Un respiro

Violeta Gorodischer
Violeta Gorodischer PARA LA NACION
(0)
27 de abril de 2017  

Fuente: AFP - Crédito: Abd Doumany

La pose no parece espontánea. A lo mejor alguien le dijo que se apoye ahí, contra esa pared acribillada de balas. A lo mejor un ojo profesional detrás de la lente percibió que ese celeste despintado de fondo engamaba a la perfección con el pantalón turquesa y la remera del mismo tono que la muralla. La estetización de la guerra suele dar lugar a debates que el chico desconoce, ajeno como está, en este segundo, a la violencia con la que convive en Douma, la ciudad rebelde en las afueras del este de Damasco, la capital siria. Es un instante mágico, el de la pose: transformarse en otro para un otro; crear la imagen de uno mismo que viajará hacia innumerables retinas. Aun sin ser consciente de la operación, el chico tiene un respiro: no piensa, ahora mismo, en lo que pueda pasar en las próximas horas. No siente miedo. No corre. No grita. Se queda ahí, obediente, casi un juego en esos paréntesis de calma que también son parte de la vida cotidiana en medio de la guerra.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?