0

Steve Reich, de estreno

René Vargas Vera
0
28 de abril de 2017  

Musicaquantica / Actuación de musicaquantica - voces de cámara y orquesta / Dirección: Camilo Santostefano / Con: Ensambles de Percusión del Conservatorio Astor Piazzolla, de Vientos del Instituto Superior de Arte del Teatro Colón, de Cuerdas 440, y los pianistas Florencia Caruso, Alberto Biggeri, Nicolás Ravelli y Manuel Margot / Conciertos del Mediodía, organizado por el Mozarteum Argentino en el teatro Gran Rex / Nuestra opinión: buena

El concierto de anteayer, en el Rex
El concierto de anteayer, en el Rex

Si nos tentásemos por ensayar, siquiera, una conjetural definición de lo cuántico, este esbozo resultaría insoportablemente abrumador por sus complejidades y sus infinitas bifurcaciones. Otro riesgo implicaría dejarnos llevar por el intento de explicar la intrincada maraña de influencias que se entretejen en cualquier composición musical a través de una concepción cuántica del sonido. Una tercera temeraria propuesta sería desentrañar los pasos que fueron dando los compositores norteamericanos en su irrefrenable impulso por lanzarse a la riesgosa tarea de innovar la música. Si descartamos al gran sabio Leonardo Da Vinci y su precursora cosmovisión de la energía; la ley de la relatividad de Einstein que hizo tambalear los postulados de la ciencia sobre el universo y hasta ocupándose en refutar, con experimentos mentales, la mecánica cuántica; la teoría de la física cuántica, de Max Planck, aplicados a la electrónica, la informática y hasta la computación y otros ámbitos de estados cuánticos, vamos llegando a esta azarosa experiencia que nos ofrece MusicaQuantica (sic)-Voces de Cámara y orquesta, dirigidos por Camilo Santostefano.

Si bien las relaciones de lo cuántico con la música han ocurrido en el arte de los sonidos, fue esta insólita designación la que nos ha tentado para dilucidar el término que, en este caso concreto es apenas el bautismo de un grupo en el que lo "cuántico musical" no es otra cosa que ¡minimalismo!

En efecto: en esta apertura de la temporada de Conciertos del Mediodía organizados por el Mozarteum Argentino, el soporte estético de la obra The Desert Music, del compositor norteamericano Steve Reich, en versión del director de orquesta Alan Pierson, contiene las características de la música minimal, de la que Reich es, junto con su compatriota Philip Glass, uno de los más conocidos desde mediados de los años 60, que también cultivó la música electrónica con pianos, cinta, percusión y diversos efectos sonoros.

Lo curioso es que, que en este arte reducido a la repetición obsesiva de pocas notas y tentativas frases musicales, de estructura primaria y simpleza formal, estático y elemental en armonía, ritmos e instrumentos, Santostefano ha sumado tres ensambles: de percusión, de bronces y flautas, y de cuerdas, más coro, para expresar unos doce poemas del William Carlos Williams.

Basta con escuchar los primeros minutos de estas agotadoras incursiones sonoras, empezando por los interminables détaché (o staccato) del arco de los violines, una suerte de paroxismo vivaldiano, y siguiendo con la obstinada y recurrente percusión sincopada, para considerar a Reich como un epígono tardío del delirio innovador de creadores norteamericanos, cuyo insigne profeta fue el inspiradísimo Charles Ives, y cuyos émulos fueron el franco-norteamericano Edgar Varèse y John Cage. Este desierto de Williams quedó así poblado de climas tímbricos contrastantes y sin pausa durante unos cincuenta minutos (que bien pudieron ser diez) con pasajes armónicos disonantes que rozan la atonalidad, a lo largo de sus siete alternancias "rápido-lento-moderado" según el programa de mano. Un moto perpetuo en el que lo más humano son las voces humanas.

Santostefano fue certero en aglutinar, más allá de lo metronómico, la masa vocal-instrumental.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.