Informe malbec: una guía para descubrir sus secretos

Dos expertos cataron 551 etiquetas de entre 68 y 3000 pesos para trazar un mapa estilístico de esta cepa
Sebastián A. Ríos
(0)
29 de abril de 2017  

Joaquín Hidalgo y Alejandro Iglesias en Soil
Joaquín Hidalgo y Alejandro Iglesias en Soil Crédito: Santiago Cichero

Son 36 las botellas que, vestidas de negro para ocultar sus etiquetas y numeradas, ocupan buena parte de la larga mesa que domina la sala de cata de la vinoteca Soil. Pero sólo hay dos personas en la sala, y muchas copas servidas en espera. De un lado, el sommelier Alejandro Iglesias toma nota del vino que acaba de catar; del otro, el periodista especializado Joaquín Hidalgo hace lo suyo. Cada tanto cruzan alguna palabra; discuten, concuerdan. El asunto que los reúne desde hace semanas en maratónicas sesiones de cata es elaborar una suerte de mapa gustativo y estilístico del malbec argentino, al que han dado en llamar Informe malbec, y para el cual habrán de probar 551 muestras de etiquetas de entre 68 y 3000 pesos.

"Nos pusimos a catar los malbec para entender la diversidad gustativa del vino y poder generar un sistema de interpretación sencilla para el consumidor; es decir, algo que le sirva para entender qué compra cuando compra malbec. Pero también para identificar los mejores en cada rango de precio", explica Joaquín, a pocos días de finalizada la tarea. El Informe malbec fue publicado días atrás con motivo del día mundial de la cepa insignia argentina en www.vinomanos.com, plataforma para enófilos desarrollada por Joaquín y Alejandro. Este último completa: "Hicimos el informe considerando el paladar local y al consumidor por sobre todos los parámetros. Quisimos que le sirva al enófilo local, ya que en definitiva es la interpretación de dos argentinos que consumen a diario estos vinos".

202.700 pesos es el costo que suman las 551 muestras evaluadas, provenientes de 190 bodegas de Mendoza, San Juan, Salta, Catamarca, Río Negro, La Pampa y Neuquén. "Si querés saber con precisión cómo es el malbec necesitás invertir ese dinero", ironiza Joaquín, aunque en sus palabras hay bastante de verdad: para hablar de malbec (como de cualquier otra variedad) hace falta probar con método y, por supuesto, a ciegas, para evitar que los cantos de sirenas del marketing nublen el entendimiento.

"Catamos entre 20 y 40 vinos por jornada -cuenta Joaquín-. Para hacer los 551, necesitamos 18 días. A cada vino lo probamos, describimos cada uno por su cuenta e hicimos un «tagueo»: lo definimos en tres palabras cuyo universo es acotado. Cada cinco vinos, parábamos y conversábamos sobre los puntajes y los tags. Aunque los puntajes no fueron muy dispersos, catamos de dos maneras diferentes. Alejandro siempre busca qué puede tener ese vino de diferente, de único y es exhaustivo en su observación. Yo, en cambio, cato al revés: buscando a qué se parece y, si tiene algo diferencial, qué es".

De esa mixtura de miradas surge el informe que ya se encuentra online en forma gratuita en Vinómanos, y del que es posible extraer varias conclusiones útiles para los amantes del malbec, y más útiles aún para quienes quieren asomarse a esta variedad tinta de la que la Argentina es su principal productor. Entonces, ¿qué podemos decir del malbec? "La conclusión más importante es que hay grandes grupos -responde Joaquín-. Por ejemplo, hay malbec de zonas frías y malbec de zonas templadas y calientes, que tienen un correlato gustativo. Observamos que entre los primeros, la frescura y el paso apretado (como es de esperar) se cumple, mientras que los sabores maduros y el buen cuerpo se verifican en los de zonas templadas y cálidas. El corte entre unos y otros está en torno a los 1000 metros de altura" a la que se encuentran plantadas las vides.

En el medio, completa Joaquín, "hay una ancha avenida que, estilísticamente, es entendible para el consumidor no especializado. Pero que no está indicada en la etiqueta. Esa avenida se conforma con vinos de Luján de Cuyo, Maipú y San Patricio del Chañar. Hay otras rarezas, de viñedos de altura, onda Gualtallary, Los Árboles, San Pablo, la nueva parte de los Valles Calchaquíes. Entre ellos, se juega la dispersión de la variedad".

Alejandro señala un cambio interesante en los descriptores de aromas y sabores que hoy es posible encontrar en el malbec: "Es notable cómo cambió el lenguaje detrás de la cepa -afirma-. Hace cinco años los descriptores más utilizados eran mermelada, estructura, taninos, madera, «vino para esperar», mientras que hoy la frescura, la jugosidad, los tonos herbales y balsámicos, cuerpo medio, las flores y la fruta son los principales. Esto pone al malbec es un plano más sencillo y fácil de beber, lo que curiosamente es su verdadera complejidad. El famoso menos es más".

"Hay un estilo contundente en los vinos de hasta 300 pesos, donde se ve la mejor relación precio calidad, mientras que la Alta Gama, antes imponente y voluptuosa, hoy persigue la elegancia desde la delicadeza y ligereza", agrega Alejandro, y Joaquín concluye: "El malbec tiene mucho para enamorar aún, mientras crece la disponilibildad de estilos y gustos".

Los 3 elegidos de Iglesias

  • Traslapiedra Malbec 2016 ($ 400) Complejidad en un vino que combina sutilezas con intensidad
  • Altos Las Hormigas Terroir Luján de Cuyo 2016 ($ 312) Tensión y frescura desde la zona más tradicional del malbec
  • Tinto Negro Finca La Escuela 2013 ($ 390) Da todo: volumen, sabor y frescura en sintonía con el concepto del terroir

Los 3 elegidos de Hidalgo

  • Dedicado Tupungato Malbec 2014 ($ 500) Excelencia en un estilo moderno de paladar suelto y lleno de sabor
  • Ayni Malbec 2015 ($ 450) Un tinto perfecto, jugoso y con taninos de tiza
  • Foster Edición Limitada 2009 ($ 460) El clasicismo de un terruño (Luján de Cuyo) y una elaboración, madurados con la guarda en botella

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?