Suscriptor digital

El Gobierno apeló a la máxima cautela y asume una interpretación adversa

Avruj fue el único funcionario que opinó al respecto; en la Casa Rosada admiten que no le conviene políticamente
Mariano Obarrio
(0)
4 de mayo de 2017  

Claudio Avruj:

12:18
Video

Luego del fallo que incomodó al Gobierno, la estrategia de Mauricio Macri fue exhibir máxima cautela y tomar distancia de la resolución de la Corte Suprema que declaró la validez de la ley del 2 x 1 para condenados por delitos de lesa humanidad. Aunque puertas adentro admitieron que la sentencia no favorece políticamente a la Casa Rosada.

Los funcionarios de Macri tenían orden de no opinar públicamente. El jefe del Gabinete, Marcos Peña, designó como vocero al secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj , que destacó el "respeto" a la "independencia" de poderes.

Esa línea predominó en las consultas a funcionarios. Sin embargo, un allegado a Macri admitió a LA NACION que "obviamente no conviene políticamente en este momento destapar temas urticantes". El fallo sorprendió y generó cierto malestar en la primera línea macrista.

Por un lado esgrimían elementos que demuestran que la Corte no está controlada por la Casa Rosada. "Elisa Carrió no pierde oportunidad de denunciar a Ricardo Lorenzetti y éste votó en contra del 2 x 1. Hubo un fallo dividido, más técnico que político", dijo un funcionario.

Lesa humanidad: El 2x1 de la Corte Suprema

01:25
Video

Otro recordó: "La Corte falló en contra del aumento de tarifas en 2016 y le dio un duro golpe político al Gobierno, que no obstante aceptó el fallo". Y remató: "No sólo hay que respetar los fallos si son a favor".

Por otro lado, cerca del ministro de Justicia, Germán Garavano, dijeron que "la ley del 2 x 1 es aberrante para todos los delitos", aunque no cuestionaron el fallo porque de hecho la ley existió. Aseguraron sin embago que el fallo de la Corte no será de aplicación automática para todos los casos: cada juez deberá analizar cada caso particular. "Para las organizaciones de derechos humanos debe ser un golpe", admitió un funcionario de esa cartera.

Sin embargo, subrayó otra postura oficial: "Los derechos humanos deben ser contemplados para todas las personas y si hay militares enfermos, ancianos, mayores de 70 años, mujeres, madres o embarazadas, deben tener derecho a prisión domiciliaria y es el juez quien la dispone. Tenemos para eso el programa de pulseras electrónicas".

Ese programa aplicado a ex militares traerá polémica. De hecho, la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, dijo ayer, que el fallo de la Corte es "un hecho abominable" y que Cambiemos quiere "borrar la historia". Anticipó una denuncia internacional para revertir la sentencia.

"Lo de Carlotto es un disparate. Hay que aceptar los fallos de la Corte también cuando no son a favor", insistió un allegado a Macri.

Avruj dijo que el Gobierno acatará el fallo de la Corte. "Tenemos que ser respetuosos, es un fallo del máximo órgano de la Justicia", dijo en declaraciones a una radio. "Yo acato lo que dijo la Corte Suprema de Justicia. Siempre sostuve que los derechos humanos son para todos por igual, y si los integrantes del tribunal consideraron que el marco legal permitía eso, tenemos que respetarlo", señaló. Dejó en claro así cuál es la postura oficial.

Avruj reconoció que comprendía "las consideraciones personales y sentimientos que se afectan y se hieren, mucho más cuando se trata de familiares directos de las víctimas". Y señaló: "Permanentemente estoy condenando lo que fue el proceso sistemático de desaparición, tortura y muerte". Pero subrayó que no puede "juzgar" según su "propio criterio y mover la ley", porque estaría haciendo "lo mismo que hicieron los militares".

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?