El plan de Marvel para dominar el universo de los superhéroes

Guardianes de la galaxia 2 apuntala el destino que el estudio planea desde hace nueve años: el espacio ya no será la última frontera ni Los Vengadores, las únicas estrellas de su panteón
Juan Manuel Domínguez
(0)
5 de mayo de 2017  

Zoe Saldana, Karen Gillan, Chris Pratt y Dave Bautista, en una escena de Guardianes de la Galaxia, Vol. 2
Zoe Saldana, Karen Gillan, Chris Pratt y Dave Bautista, en una escena de Guardianes de la Galaxia, Vol. 2

Cuando Marvel lanzó al mundo su ópera espacial Guardianes de la galaxia, en 2014, no esperaba ni remotamente la ansiedad global que sus renegados espaciales generaron. Todos amaban a Star-Lord, el ladrón con walkman que convirtió en estrella a Chris Pratt . Y, por supuesto, no olvidar el amor a su banda de sonido de oldies que todos adoran. Lo mismo ocurre con Groot y Rocket Racoon.

Decir que algo que ocurre en el Universo Cinematográfico de Marvel (MCU, por sus siglas en inglés) es inesperado suena a subestimar al estudio hollywoodense más exitoso de los últimos quince años. Sus meticulosos planes a la hora del marketing han implicado que, desde su primer superpaso –Iron Man (2008)–, el estudio empezara a construir un entramado de films superheroicos interconectados, que emulaba los modos de la historieta a la hora de unir, mostrar juntos y disfrutar de la sinergia de los superhéroes.

Pero aunque parezca imposible, es cierto: Marvel no esperaba el éxito de Guardianes de la galaxia, la primera película sin el Iron Man de Robert Downey Jr., que llegaba a recaudar 800 millones de dólares en la taquilla global.

Guardianes de la galaxia Vol. 2, estrenada ayer en nuestro país, no sorprenderá a sus responsables si consigue sumarse al club de los billonarios (en inglés, aquellos títulos de la franquicia que superan los mil millones de dólares en ganancias) al que Marvel ya aportó tres socios: Los Vengadores, Iron Man 3 y Avengers: Era de Ultrón. La flamante película de James Gunn constituye un cambio: es y será un éxito comercial y sentimental (lo segundo traducido, por supuesto, en toneladas de merchandising). Eso deja en claro una atractivo no tan secreto de los films de Marvel: puede que la compañía le haya costado a Disney 4000 millones de dólares, pero sus personajes y el desarrollo que les ha dado el cine valen oro para la industria (Disney ya ha triplicado su inversión inicial). Lo que es más importante: sus fieles fanáticos incluyen al menos tres generaciones, de adultos a niños.

Trailer de Guardianes de la Galaxia II

2:15
Video

¿Cuál es el plan maestro de Marvel? Es simple y no lo es tanto: aquellas imágenes poderosas que los efectos digitales hacían posibles serían encarnadas por estrellas que adoraban los uniformes apretados que vestirían en pantalla.

Así es cómo Robert Downey Jr . llegó a ser uno de los actores mejor pagos de Hollywood, y cómo actores principiantes ahora sólo circulan por alfombras rojas ( Chris “Capitán América” Evans, Chris “Thor” Hemsworth o Tom “Loki” Hiddleston ). Ese sentido de travesura comunal, de disfrute global por presenciar una y otra vez la odisea de un grupo de salvadores, se refleja en una pantalla que se reparte en bromas que mezclan caracterización dramática con apocalipsis.

Kevin Feige, cerebro del plan del Universo Cinematográfico de Marvel en el cine, suele hablar de “fases” a la hora de agrupar los distintos films de la compañía, unidos temáticamente por un arco narrativo. Actualmente estamos en la fase 3, que comenzó con Capitán América: Civil War y concluirá con Avengers 4 (ver aparte). Cada una de estas fases implica el fin de una era y el comienzo de otra. Y Guardianes de la galaxia Vol. 2 genera una nueva pregunta: ¿adónde va el universo Marvel?

La respuesta la dio el propio Feige en una entrevista reciente: “Las próximas películas de Marvel tendrán lugar tanto en el espacio como en la Tierra”. A partir de Ant-Man (2015) y Doctor Strange (2016), Marvel se sacudió lo terrenal, la geopolítica y los temores que aparecen en el centro de los dos films de Los Vengadores y de la última Capitán América, y se puso hedonista.

Trivia para imprimir

Apuesta por la fantasía

El mundo visto a través de un hombre capaz de encogerse hasta hacerse microscópico y el universo visto a través de un lisérgico viaje místico son las llaves que presentan lo que vendrá: salir de las calles y de los dramas personales intensos (algo que se potencia ahora en las series de Marvel, especialmente las de Netflix) y lanzarse a lo fantástico, el tono que ha definido realmente el género desde sus inicios. Hasta ahora, las películas de Marvel sólo usaban los juguetes que les proveían los cómics: ahora aprovechan por fin también sus paisajes y “ecosistemas” narrativos.

El tráiler de Thor: Ragnarok (a estrenarse en noviembre próximo) y el de Spider-Man: de regreso a casa (que se verá en julio) dejan en claro el camino: canciones populares para definir desde el minuto cero la personalidad del relato y las ganas de jugar. La huella de Guardianes. Después de todo, Spider-Man: de regreso a casa fue un pedido de auxilio de Sony –dueño del arácnido en cine– a Marvel y reconocimiento tácito de su toque de Midas.

¿Por qué abrir ese juego a lo nuevo si Los Vengadores son “la” franquicia de Marvel? Alguien podría decir que es la respuesta a la decisión de DC Comics (aliada con Warner en el cine) de crear sus propios Vengadores, juntando a Batman y a sus superamigos en la Liga de la Justicia (llegará en noviembre próximo, tras la película en solitario de la Mujer Maravilla).

El serio fiasco de Batman vs. Superman deja en claro que Marvel sí sabe decodificar a sus reyes, Iron Man y Capitán América, y conoce su verdadero valor: alguna vez fueron los héroes clase B del cómic y hoy son sus figuras dominantes. Entonces, los planes futuros de DC no son una preocupación, incluso ahora que la compañía quiere mostrar que se sacó el lustre rimbombante y contrató a Joss Whedon, responsable de las dos primeras entregas de Los Vengadores, para llevar a su Batichica al cine.

Marvel también tiene planes hasta 2020. Y en para esas nuevas vetas y nombres propios, la magia de Doctor Strange ( Benedict Cumberbatch ), la fantasía épica con fondos estelares de Thor y la ópera espacial con corazón y banda de sonido de los Guardianes son también un reaseguro.

Chris Evans confesó que está cansado de interpretar al Capitán América, y Robert Downey Jr. le cuesta a Marvel varios millones (demasiados) por película. La llegada de Black Panther (en febrero de 2018), definido como “una película de James Bond con poderes” con un elenco de actores negros, y de Captain Marvel (con estreno en marzo de 2019, en lo que será el primer personaje femenino central de Marvel) coinciden con el que será el futuro epicentro del MCU: la tercera película de Los Vengadores, aún sin título oficial (lo tenía y fue modificado), que implica la presencia de todos los personajes de la compañía creados en el cine hasta ahora, de Iron Man a Rocket Racoon para enfrentar a Thanos, el titán loco. ¿Será ese film el principio del fin para la primera generación de héroes? Todo indica que sí.

Feige habló sobre esos tres films de 2020 y por qué no tenían título: “Nosotros sí los sabemos, pero si los contamos se enterarían de cosas que no quieren saber”. Mientras tanto, aprovechando amores y números, Marvel seguirá haciendo de la Tierra y el espacio la mejor aventura del cine de Hollywood en los últimos quince años. ¿Será así por quince años más?

Lo que viene

  • Spider-Man: de regreso a casa - 6 de julio
  • Thor: Ragnarok - 2 de noviembre
  • Avengers: Infinity War - 3 de mayo de 2018
  • Black Panther - 12 de julio de 2018
  • Ant-Man and the Wasp - Julio de 2018
  • Captain Marvel - Marzo de 2019

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.