Ignacio Guido Montoya Carlotto habló del 2 por 1: "Es terrible para quienes nos tocó ser víctimas de esta historia que liberen a esta gente"

El nieto de Estela de Carlotto dijo que la decisión de la Corte Suprema es "una gran decepción" y un "retroceso"
(0)
6 de mayo de 2017  • 11:56

Ignacio Guido Montoya Carlotto, nieto de la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto , quien recuperó su identidad en 2014, se refirió al fallo de la Corte Suprema de Justicia que consideró que es aplicable la ley conocida como del 2 por 1 a un ex paramilitar sentenciado por torturas y desapariciones. "Sentí una gran decepción, una sensación de retroceso", sostuvo.

"En mi caso particular me toca más como ciudadano que como víctima de terrorismo, lo vivo un poco así. Es un gran retroceso en todo sentido, no sólo con los delitos de lesa humanidad, sino porque va a impactar negativamente en el campo de la Justicia", aseguró.

"Es terrible para quienes nos tocó ser víctimas de esta historia que liberen a esta gente. Pero más allá de eso, los represores y torturadores están en el triste podio de los criminales más temidos de Argentina. Pienso que si se los beneficia con esa condonación de la condena a la mitad, qué queda para los demás...", planteó.

En diálogo con radio FM La Patriada, consideró que el fallo del máximo tribunal "afecta a todos". Consultado sobre si la resolución está relacionada al cambio de gobierno, Montoya Carlotto contestó: "Algo debe haber, no puedo hacer esa lectura, yo creo en la independencia de poderes, justo sucede ahora y entonces este fallo no sé si es responsabilidad de este momento político pero sí le recae a este momento político".

"Quienes están ahora gobernando van a tener que lidiar con esto lo hayan provocado o no", agregó. "Esto es materia juzgado, no deberíamos estar volviendo a hablar de esto", concluyó.

El fallo de la Corte

Entre 1994 y 2001 rigió en la Argentina el 2 por 1, que computaba por dos cada día que una persona estaba presa en prisión preventiva, sin condena, por encima de los dos años. Esta ley pretendió acortar los plazos de detención sin condena, pero no lo logró y se derogó. Hoy, la mitad de los detenidos sigue en prisión preventiva sin condena.

El miércoles último, la Corte Suprema benefició a Luis Muiña, condenado a 13 años de prisión por haber participado del secuestro y torturas a cinco personas en 1976, con el 2 por 1. El máximo tribunal consideró que se debe aplicar la ley penal más benigna y en la práctica dio por cumplida su sentencia, porque pasó preso poco más de nueve años.

El fallo fue dividido: la mayoría del tribunal estuvo integrada por los jueces Elena Highton de Nolasco , Carlos Rosenkrantz y Horacio Rosatti , en tanto que Ricardo Lorenzetti y Juan Carlos Maqueda votaron en disidencia.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?