Liga Mundial: el examen de Bulgaria se superó con varias notas alentadoras

Argentina festejó su primer triunfo en la Liga Mundial ante Bulgaria
Argentina festejó su primer triunfo en la Liga Mundial ante Bulgaria Crédito: FIVB
En su segundo partido en el torneo, Argentina se impuso por 3-2 (25-23, 23-25, 20-25, 25-21 y 15-12); este domingo el rival será Francia, desde las 10.10
Fernando Czyz
(0)
3 de junio de 2017  • 12:42

Desde que conoció su programa de partidos para esta nueva temporada de la Liga Mundial, la selección argentina de vóleibol apuntó al duelo de ayer frente a los búlgaros como el examen para evaluar este plantel en ensamble, y el triunfo por 3-2 ante Bulgaria (25-23, 23-25, 20-25, 25-21 y 15-12) dejó varios puntos positivos para el cuerpo técnico, de cara a las exigencias que vienen.

Hubo una derrota lógica el viernes ante el anfitrión, Rusia, y hoy el boletín de Julio Velasco tendrá otra prueba exigente ante Francia (desde las 10 -hora argentina-) en la jornada final del grupo C1, que se disputa en la ciudad de Kazán.

No obstante, el análisis ya muestra señales positivas en la conformación de un plantel que amalgama la experiencia de la vieja legión, que lleva más de un lustro reunida, y la frescura de los nuevos talentos, que se incorporan, ya sea por edad o por cosechar una nueva oportunidad con la camiseta albiceleste.

En el juego, el conjunto argentino encontró variantes para lograr el triunfo ante un rival, que tiene un juego más físico y potente sumado a un plantel con un promedio de altura superior.

En nombres propios, el jugador más saliente de esta gira es Gonzalo Quiroga que, con 12 puntos ante los rusos y 16 frente a los búlgaros, demostró estar a la altura de estos duelos de la elite del vóleibol.

Gonzalo, hermano de otro jugador de selección como Rodrigo, tuvo su punto alto en la victoria de ayer los tres puntos de bloqueo (sobre cinco en total) que consiguió en el mano a mano ante el experimentado Tsvetan Sokolov.

Para el armado, la apuesta de Julio Velasco por el repatriado Maximiliano Cavanna resultó un abanico de variantes de ataque tanto por las puntas, por el centro como desde zaguero con la tradicional pipe. Ante las ausencias de Luciano De Cecco, por descanso, y de Nicolás Uriarte, por decisión técnica, Velasco optó por darle más minutos a Cavanna sobre el capitán en la gira, Demián González.

Junto con Quiroga, para el puesto de receptor punta la apuesta de continuidad tuvo dos nombres: Nicolás Bruno y Cristian Poglajen, este último además fue máximo anotador en el éxito ante Bulgaria con 19 tantos.

En busca del mesías de opuesto (Velasco dixit) la decisión fue apuntar a las dos extremos de la franja etaria: de titular, el juvenil Germán Johansen (21 años), con buenos pasajes frente a los búlgaros, y de recambio desde el banco el experimentado Santiago Darraidou (36).

El ataque por el centro y el fortalecimiento del bloqueo con los centrales tuvo puntos altos y bajos en estas dos presentaciones ante Rusia y Bulgaria con tres jugadores para dos puestos: Sebastián Solé, Pablo Crer y Martín Ramos.

Por último, en la recepción sigue siendo el más sólido el líbero Alexis González, aunque los receptores-punta deberán encontrar regularidad para garantizar una pelota limpia para el armador.

Tras el examen de hoy ante Francia, el cuerpo técnico completará el informe de la primera semana de competencia para luego trasladarse a Teherán, donde el partido ante el local Irán aparece como el gran objetivo para repetir un triunfo en un calendario que incluye duelos ante Serbia y Bélgica.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.