Suscriptor digital

Roland Garros: Lendl, Arantxa Sánchez y Agassi, ex campeones que cambiaron sus físicos

Agassi, Lendl y Arantxa Sánchez
Agassi, Lendl y Arantxa Sánchez
Los coaches de Djokovic y Murray lucen muy lejos de aquellos cuerpos trabajados y cuidados; la española cambió su dieta y sus hábitos alimenticios y luce más afinada
Claudio Cerviño
(0)
3 de junio de 2017  • 18:07

PARIS.- Hace unos días, Franco Davin, ex coach de Gastón Gaudio y de Juan Martín del Potro en las conquistas de títulos de Grand Slam de ambos y hoy conduciendo al italiano Fabio Fognini, confesaba que tenía que tener algunos cuidados en la alimentación. "La gira europea de polvo de ladrillo es mortal: pasás por Madrid, Roma y terminás en París. Si no ponés freno, la balanza vuela…", sintetizó con una sonrisa, aunque permitiéndose acompañar un café con una delicia de la pastelería francesa.

La historia de los kilos no es cuento. Puede haber excepciones por cierto: si no la observa hoy a la española Arantxa Sánchez , una de las clásicas rivales que tuvo Gabriela Sabatini y que ganó Roland Garros en tres ocasiones (también logró un US Open), luce a los 45 años una figura más estilizada. Como si su cuerpo hubiese sufrido una metamorfosis. Hace unos años confesó que al cambiar sus hábitos alimenticios pudo desarrollar una dieta diferente, remarcando también que ya no tenía que trabajar para tonificar sus músculos, por lo que se afinó naturalmente. Algo que también sucede con muchos rugbiers cuando se retiran: se desinflan.

Lógicamente también están los casos diferentes, y que quedan más expuestos en virtud de quienes son. Hacía tiempo que no se lo veía todos los días, con ropa de entrenamiento, al ex número 1 del mundo Andre Agassi (47 años), campeón aquí en 1999 (inolvidable final que le ganó al ucranio Andrei Medvedev tras estar dos sets a cero abajo). Y esta semana que pasó colaborando con Novak Djokovic dejó en claro que nada tiene que ver su cuerpo con el que supo exhibir en sus tiempos en el circuito, en los que obtuvo 8 títulos de Grand Slam. Su físico, con el tiempo, fue robusteciéndose, con un promedio de 80 kilos para su 1,83m.

Claro que más llamativo es lo de Ivan Lendl , alguien a quien conocimos en 1981 en el Buenos Aires Lawn Tennis Club, con su físico portentoso y 1,88m en tiempos en los que no abundaban las torres como hoy, enfrentando a la Argentina por la Copa Davis. Archirrival de John McEnroe en duelos memorables, precisamente le ganó acá una final clave de su carrera: la de 1984. Había perdido los dos primeros sets, tenía un historia adverso con el norteamericano, pero pudo revertirlo y ahí cambió su historia de perdedor de grandes finales, ya que arrastraba con cuatro intentos fallidos: después de ese triunfo en París ganó siete Grand Slams más. Y por esa razón fue que lo contrató el escocés Andy Murray después de algunas frustraciones: ¿quién mejor que Lendl podía explicarle el camino a la gloria sin pensar en los intentos fallidos? Hoy, con 57 años, Lendl conduce al N° 1 del mundo, sigue tan impenetrable como en sus tiempos de jugador y de golfista amateur, pero dejó en evidencia que se dedicó a los placeres gastronómicos. Sin importarle demasiado.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?