0

Una situación en la que nadie dijo la verdad

Francisco Schiavo
Francisco Schiavo LA NACION
0
9 de junio de 2017  

Racing sabía en el lugar en el que se metía con la contratación de Agustín Orion, un arquero tan importante y temperamental como controvertido. El error, acaso, haya estado en no haber advertido un panorama en general, en haber evaluado las ventajas y los problemas que una persona con tanto carácter podía traerle en la cancha y en el vestuario. Ni qué decir de la fuerte identificación con Boca, otro tema que le trajo demasiados problemas. Las primeras actuaciones en Avellaneda no fueron del todo bien y la gente le hizo la cruz de entrada. Nunca iba a aceptarlo. Y no lo hizo.

Orion se fue mal de los últimos clubes en los que estuvo. Entonces, ¿qué podía pretender Racing? En San Lorenzo tuvo problemas después de un par de malos partidos, incluida una eliminación en la Copa Libertadores, bajo la dirección técnica de Ramón Díaz. En Boca se enfrentó con Juan Román Riquelme, acertó en unos cuantos partidos y falló en otros tantos. En ese zigzag el final en la Academia fue bastante previsible, sobre todo en una etapa en la que precisaba líderes después de las idas de Sebastián Saja y Diego Milito.

Ahora es inútil señalar quién estuvo mal. Racing buscó un golpe de efecto. Orion fue auténtico, con virtudes y defectos, y se expuso frente a gente que pensaba muy distinto de él. El error estuvo antes, mucho antes de esta abrupta desvinculación. Un párrafo aparte merece el DT Diego Cocca. Dijo que Orion era su arquero, días después lo sacó del equipo y, más adelante, por necesidad, volvió a convocarlo. Nadie dijo la verdad

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.