La primera habitación: Shumi Gauto y Vero Mariani muestran los espacios de sus bebés

¿Qué muebles no pueden faltar? ¿Cómo aprovechar los m2? ¿Hay que pensar en un espacio para los primeros meses o para los primeros años? Ideas e inspiración en los cuartos de Jazmín y Haru.
Romina Metti
(0)
21 de junio de 2017  • 00:50

Un bosque encantado: la habitación de Jazmín

Vero Mariani es la creadora de Alma Singer, licenciada en publicidad, productora de contenidos y bloguera de decoración. Hace menos de tres meses, ella y Pablo recibieron a Jazmín, su primera hija. “Hace un par de años me compré una revista australiana que amo, llamada Frankie, que siempre viene con un poster de regalo. En esa edición vino con uno de objetos de campamento y aventura, que por estilo de ilustración y colores, me recordó a la película “Moonrise Kingdom” de Wes Anderson, una de mis favoritas suyas. Cuando vi esa lámina sentí inmediatamente que quería guardarla para mi futuro hijo/a, y que la temática general sea de bosque. Esa lámina define la onda que quise darle al cuarto, y es también mi gran deseo para nuestra hijita: que podamos darle las herramientas necesarias para que viva esta vida con alegría, independencia y disfrute al 10000%, ¡y que valientemente se vuelque a la aventura!”, cuenta Vero.

El dormitorio de Jazmín fue diseñado contemplando el uso y las necesidades hasta sus cinco años: “La cuna fue clave: Iara y Mariela de Éclat Furniture muy generosamente nos la quisieron regalar y nos dijeron que elijamos el modelo que quisiéramos. Nos volcamos por la cuna Ben: el diseño original es colecho, pero como no tenemos espacio en nuestro cuarto para una así, las chicas la adaptaron para hacerla tamaño cuna americana (1,40m x 80cm) y le sumaron debajo tres cajones por lado. En un futuro, esos cajones se pueden desprender y volver a armar como cajoneras o mesitas de luz. Nos vinieron bárbaro para guardar paquetes de pañales, cambiadores, algodón y cosas relacionadas con la higiene y los paseos de Jazmín”.

Como el cuarto no tenía placard, la cómoda con cambiador fue clave: también diseñada por Éclat, los cajones están pensados para guardar ropa y frazadas. “Como cambiador tiene el tamaño ideal y entra perfecto el cambiador de Cosa Bonita, que siempre quise tener porque es plastificado (¡clave para los derrames jajaja!) y porque tiene aletas de 10 cm para contener a la beba. También fue importante tener un velador para iluminar el cuarto con luz más suave, así de noche Jazmín no se desvela demasiado al cambiarle el pañal y también al darle el pecho en la mecedora. Esa mecedora me encanta, es muy cómoda :) Fue hecha y tapizada por Gime de Club Atrezo ”.

Entre los detalles que hacen del cuarto de Jazmín un espacio único, están el mural ilustrado por Eri de ZetanFeliz y pintado por Vani de TOC Taller; una biblioteca colgante que fue de su abuela y los muñecos, libros y objetos regalados que fueron completando la ambientación “bosque scout” buscada: “Por mi blog, tengo el placer de conocer a muchos emprendedores y diseñadores que hacen cosas con sus manos, por eso en el cuarto hay mucho de todo eso. El momento que más disfruté del armado fue cuando dije “listo, ya está terminado. Ahora es de Jazmín”. Muero por ver cómo lo vivirá y lo irá adecuando a sus gustos :)”.

Montesorri a medida: el cuarto de Haru

Shumi Gauto fue una de las voces de “Su atención por favor” hasta el año pasado, cuando decidió dejar parte del aire (aún sigue en Radio Metro los domingos por la noche) para dedicarse a la actuación. A dos meses de recibir a Haru, su bebé con Joaquín, abre las puertas de su dormitorio para compartir cómo será su pequeño mundo. “Yo siempre supe que iba a querer un cuarto en el que se aplicaran algunos aspectos básicos de la filosofía Montessori: las cosas a la altura del bebé, la cama al nivel del piso, poca información y de materiales nobles. Pero sobre todo: que los libros, los juguetes y los cuadritos quedaran a la altura de Haru. Joaco, mi marido, estuvo de acuerdo, y ahí empezamos a buscar. Lo más hermoso es que nos ocupamos los dos de todo: él es muy Mc Gyver así que pintó, lijó, pegó zócalos y todo lo que hizo falta”, cuenta Shumi.

Durante sus primeros meses de vida, Haru va a compartir habitación con sus papás, pero su cuarto está pensado para sus próximos pasos: “El colchón al nivel del piso da mucha seguridad porque evita caídas. Nos queda mucho por hacer, como sumarle los móviles a la cama casita, armar el piso de goma eva (que conseguimos uno en tonos grises, beige y amarillos: lo mandamos a traer de afuera, ¡los de acá son demasiado estridentes!) o incorporar un espejo con barra al nivel del suelo para que Haru pueda ver sus movimientos”.

Entre las cosas que no podían faltar, Shumi le entrega el podio a la cama casita: “Apenas llegó, quise cambiarme de cuarto. ¡Es el sueño del niño! Tampoco podía faltar el Gato Meditador de Haru: son los muñecos de tela bordados que hago a mano hace un año y que vendo por encargo. Me enamoro de cada gatito y al de nuestro bebé le puse una dosis extra de amor y dedicación (#GatosMeditadores). Ahora andamos a la búsqueda de una mecedora para amamantar en ese espacio”.

El cuarto de Haru tiene los pisos de parquet originales en roble claro. Las paredes fueron pintadas de blanco y terminan con un metro de empapelado en color maíz hasta el piso, separados con zócalos también pintados para “enmarcar la zona en donde Haru iba a sentirse cómodo”. Entre los muebles hay piezas de pino y laca blanca ( woodmarket.com.ar y www.tiendafestival.com) y toda la blanquería y accesorios textiles como acolchados, contendores para juguetes, chichonera, cambiador y almohadones (www.cosabonita.com) fueron elegidos en una misma estampa para evitar el exceso de información visual. Los cuadros ( www.monoblock.tv) fueron colocados sobre el empapelado y, sobre la cómoda, las letras del nombre de Haru con luces Led ( gatostore.com/es/), que además de ambientar sirven para iluminar de noche. La etapa más esperada del proyecto fue la de llenar las bibliotecas: “Los dos somos muy amantes de los libros y fue emocionante imaginar a Haru eligiendo sus cuentos y libros favoritos. De hecho, ya estamos encargando más estantes porque no van a entrar”.

Inspiración escandinava

La diseñadora industrial Irina Iurcovich y la arquitecta Viviana Botbol son las mentes creativas y estratégicas detrás de Tori: cuentan que “siempre se arranca con el catre, en el que duermen hasta los 6 meses. En general, las primerizas prefieren armar el cuarto con todo para los siguientes meses y años”. Escuchando la experiencia de muchas mamás, crearon una mecedora más chica que las tradicionales, muy cómoda y con un diseño sobrio, para después poder reubicar en otros espacios de la casa: mide 0.62 x 0.60x 0.80, tiene patas de lenga maciza y viene con tapizado a elección.

Lo mismo les pasó con uno de los modelos de sus catres: escuchaban que para las mamás resultaban muy pesados e incómodos por ser fijos, entonces crearon uno desarmable y liviano para poder mover por la casa.

Tienen un modelo de cuna funcional con cajonera que resuelve todo el espacio en dos metros, además de ser convertible en cama de una plaza. Para completar la habitación con espacios de guardado divertidos y funcionales están la estantería “Casita” y la cajonera “Tom”, que también puede usarse como cambiador.

Estilo francés

Alexia Baralia es decoradora de interiores y creadora de La Blancherie. Entre los imprescindibles para el primer cuarto del bebé pone en el top 3 la cuna, el cambiador y la mecedora. ¿Pero qué pasa cuando el espacio es reducido? “El invento de la cuna funcional es práctico, ya que te permite tener cuna con cambiador y carrito abajo. Incluso, te permite que el bebé duerma con su hermanito en la misma habitación”, explica.

Para sus primeros meses, la marca ofrece todo lo necesario para ambientar el dormitorio: mobiliario, ropa de cama, jugueteros, peluches, móviles, cambiadores, almohadones y niditos de contención. “Todas nuestras líneas están pensadas para el confort del bebé y la practicidad de la madre”, agrega Alexia. Para los meses en los que el bebé comienza a tener más autonomía y a moverse solo, ofrecen espacios de guardado para procurar un dormitorio seguro y organizado, andadores para estimularlos y mesas con sillas para que puedan jugar con sus hermanos u otros bebés.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.