Babasónicos: testigos de una época

Dárgelos y una imagen de aquella noche mágica en el Teatro Colón
Dárgelos y una imagen de aquella noche mágica en el Teatro Colón Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli
La banda cierra mañana el segundo festival Provincia Emergente, en el Estadio Único de La Plata
Gabriel Hernando
(0)
24 de junio de 2017  • 00:01

Babasónicos nunca fue una banda muy adepta a los atajos ni al tránsito por senderos veloces, sencillos y huérfanos de obstáculos. Muy por el contrario, siempre prefirió desplazarse por los áridos y escarpados terrenos de la experimentación, la búsqueda constante, el cambio como método para no repetirse y una incesante curiosidad. En definitiva, la reinvención y la sorpresa como modos de desarrollar su carrera.

Fiel a su estilo, a la hora de celebrar sus 25 años de trayectoria conservó ese perfil tan personal, evitó caer en clichés y se mantuvo lejos de los lugares comunes a través de la edición de Impuesto de fe, un CD + DVD grabado en vivo en los Quarry Studios de México, frente a un público selecto y en donde ofrecieron versiones de sus clásicos y algunos estrenos. ¿La instrumentación? Orgánica y acústica, hecho quele otorgó a su repertorio una fragilidad y una desnudez inéditas, desprovisto de la distorsión y la combustión rockera que suelen envolver a sus habituales performances.

No conforme con ello, y como una manera de redoblar la apuesta, durante el año pasado la banda emprendió una gira de presentación de ese material por teatros de la Argentina y de América latina que concluyó con una función inolvidable en el Teatro Colón. Aquel histórico paso por el primer coliseo argentino, que contó con una ambiciosa puesta en escena a cargo de Sergio Lacroix, quedó ahora inmortalizado en Repuesto de fe, otro CD + DVD en vivo en el que el grupo vuelve a desgranar gran parte de su derrotero musical con reversiones despojadas.

Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli

Antes de cerrar la tercera y última jornada del festival Provincia Emergente el próximo 25 de junio en el Estadio Único de La Plata, y tras la notable repercusión de Movimiento Babasónicos (la muestra fotográfica de Martín Bonetto que tuvo lugar en La Usina del Arte) y la reciente obtención de dos Premios Gardel 2017 en las categorías Mejor DVD y Mejor Diseño de Portada por Impuesto de fe, Adrián Dárgelos (voz), Mariano Roger (guitarra) y Diego “Panza” Castellano (batería) nos contaron todos los pormenores de su nueva producción discográfica registrada en el Colón, en el marco de un ciclo de conciertos que organiza LA NACION.

“Llegamos al Colón bastante adiestrados porque veníamos tocando en teatros de otra escala pero también con muy buena acústica. Además, el espacio se prestaba mucho para esta música que estamos haciendo, que maneja mucho clima, mucho silencio y, tal vez, mucho dramatismo. Y eso no sólo es por la acústica sino por lo que el teatro provoca en la gente, que está sentada, más expectante y algo abrumada quizás por el entorno. Así que el Colón fue el cenit de todo eso. Lo que más nos gustó de nuestro paso por allí fue que nos apropiamos de alguna manera del lugar y no nos intimidamos por el peso y la carga histórica que posee. Para nosotros fue una experiencia muy interesante conocer tantos teatros y también es algo irrepetible porque, de hecho, no sé en cuántos teatros más vamos a volver a tocar. Nuestro show tradicional no es para recintos con butacas sino para que el público esté parado y bailando. Lo tomamos como una ventana que se abrió y que quedó plasmada para siempre a través de estos CD y DVD”, explica Mariano Roger sobre las vivencias de haber tocado en la sala número uno de la Argentina. A lo que Adrián Dárgelos agrega: “ Decidimos grabar este disco porque no sabíamos si íbamos a tener otra oportunidad de tocar en el Colón y porque nuestro show no condice con un ámbito de esas características. Por eso creo que este álbum registra un momento histórico de la banda que se remarca aún más por haber sido grabado en uno de los escenarios más paradigmáticos y emblemáticos de la música del mundo”.

-¿Resultó difícil arribar al listado final de temas de Repuesto de fe? No solo incluyeron los hits...

Mariano Roger: -El proceso inicial fue una exploración de todo nuestro repertorio. Elegimos un universo de 35 canciones aproximadamente sin necesidad de ser tan rigurosos a la hora de pasar por todos nuestros discos, porque descubrimos que no funcionaban para la dinámica del show. En algún punto fue algo misteriosa y aleatoria la elección porque todo dependía de cómo iban quedando las reversiones. Hubo algunas canciones en las que eso no lo conseguimos y por ende quedaron afuera y otras que sí, generándose un filtro natural hasta la selección final. En definitiva, la versión tenía que sorprender más que el tema original para ganarse un lugar.

Adrián Dárgelos: -Este es un disco de buenas canciones más allá de si son o no hits. Creo que la selección de temas tuvo que ver con mostrar más a las melodías, disparar perfiles de sutilezas estéticas propias de la banda prescindiendo de si las canciones eran más o menos conocidas.

-En ambos álbumes las canciones lucen remozadas, con nuevos arreglos y bañadas por una intimidad poco frecuente. ¿Qué les dejó a ustedes como músicos el hecho de embarcarse en estos proyectos donde se reencontraron con su obra pero desde otra óptica?

Diego “Panza” Castellano: -Creo que descubrimos un concepto nuevo basado en desnudar a las canciones, llegando al silencio y tocando lo mínimo indispensable para lograr el entorno sonoro ideal donde ellas se sostengan. Yo desde la batería toco muy poco y el protagonista es el silencio, generando más espacio para las sutilezas y para los juegos entre los instrumentos sin necesidad de estar tocando todos juntos al mismo tiempo. Al principio fue un aprendizaje difícil pero cuando nos acostumbramos a bajar el touch todo fluyó naturalmente.

Dárgelos: -A mí me dejó la satisfacción de poder alcanzar algunos momentos interpretativos bastante únicos y de goce en algunas canciones, como en“Su ciervo”, por ejemplo, que de ser un tema muy rockero pasó a ser algo folk, que permite que la letra se luzca de otra manera.

-¿Puede que toda esta experiencia sonora repercuta en las características del próximo álbum de estudio?

Dárgelos: -No lo sé. Mariano dice que todo este período nos va a dar cierta destreza en el futuro porque entramos en otro nivel, en otro juego como banda integrada y que quizás, utilizado de otra manera, nos puede llevar a una nueva forma de encarar nuestra música. Igualmente, yo creo que debemos hacer algo diferente y divertido para nosotros, desapegarnos de todo el pasado para alcanzar algo totalmente nuevo, aunque no es fácil dejar de ser uno mismo.

Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli

Roger: -Casualmente ahora estamos debatiendo eso. Uno de los temas es cuánto vamos a capitalizar de todo lo que aprendimos en torno a instrumentar de otra manera. Tal vez eso lo podemos aplicar a cierta situación más eléctrica o más ortodoxa dentro de nosotros o quizás tomemos una línea diferente, en donde ni se note que atravesamos toda esta experiencia más íntima y sutil. Lo estamos estudiando.

-¿Qué sintieron al verse reflejados en la muestra fotográfica Movimiento Babasónicos que funcionó como una retrospectiva visual de gran parte de su trayectoria?

Dárgelos: -Es ver plasmada tu fantasía. Los viajes, las giras, llegar con tu música a lugares inimaginables y ver tantas fotos de Gabo (Gabriel Manelli, bajista de la banda fallecido en 2008) es algo muy emotivo para nosotros. Más que espiar nuestra intimidad estas fotos nos acompañan como testigos de una época.

-¿Cerrar el festival Provincia Emergente en el Estadio Único de La Plata supone un regreso al lado más rockero y salvaje de Babasónicos?

Roger: -No. Vamos a hacer el mismo show acústico de la gira que empezó el mes pasado en el Gran Rex y que luego de pasar por varias provincias argentinas terminará en México durante julio. De todos modos, ya probamos este formato de conciertos en festivales, como el Vive Latino, y funcionó muy bien. Es muy interesante el contraste que se genera entre el tono intimista y suave del show con un ámbito tan gigante como el de un gran estadio con tanto público. Eso también tiene su magia y toca otras fibras.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.