Roberto Murchison: "Donde hay Sociedades corruptas se genera más pobreza"

El CEO del Grupo Murchison y presidente del encuentro anual de ACDE dice que las empresas pueden hacer su aporte para la inclusión de los grupos vulnerables
Silvia Stang
(0)
25 de junio de 2017  

La falta de trabajo afecta en la Argentina al 9,2% de las personas económicamente activas que viven en los centros urbanos. El dato, correspondiente al primer trimestre de este año y difundido días atrás por el Indec, adquiere mayor gravedad cuando se lee prestando atención también a otra estadística: en el 21,5% de los hogares se sufre la pobreza, es decir, no se reciben ingresos suficientes para acceder a una canasta básica de bienes y servicios. Esos índices tienen una directa vinculación con los que revelan la realidad del amplio segmento de la economía que es informal, donde muchas veces hay actividades de subsistencia y con trabajo precario. Roberto Murchison, CEO del Grupo Murchison (prestador de servicios de operaciones portuarias), dice que las inversiones de las que por lo general se habla -y de las que es optimista respecto de su llegada- no alcanzarían para solucionar el problema del grupo más vulnerable de la población. Y agrega que las empresas tienen su responsabilidad en la tarea de lograr una sociedad inclusiva, con aportes posibles como la capacitación y el compartir know how con las pymes.

Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno

Murchison presidirá el encuentro anual de la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresas (ACDE), que este año llevará por lema "Trabajo e inclusión: desafíos frente al crecimiento y la innovación", y que se hará en forma conjunta con el congreso de Uniapac Latinoamérica, la entidad regional de directivos cristianos.

-El eje del debate será el trabajo y la inclusión. Para que se genere empleo hacen falta crecimiento e inversión, ¿cómo ve esos temas en el país hoy? ¿Preocupa que se demore la reactivación?

-Creo que se han dado pasos importantes para lograr inversiones, entre ellos la resolución del conflicto con los holdouts; eso puso a rodar la posibilidad de conseguir financiación. Pero son procesos lentos, y eso se suma a los tiempos de aprobación de los planes de inversión de las empresas. Creo que van a venir las inversiones. Gran parte del desafío es lograr la inclusión de un segmento de la sociedad que no está económicamente activa, y yo no tengo tan claro que este flujo de inversiones vaya a generar suficiente empleo para ese segmento. Por eso, hay que trabajar en dinamizar a las pymes, a la economía que hoy no está integrada a la cadena de valor más activa.

-En el crecimiento de la pobreza y del número de los excluidos del mundo laboral, ¿ve una responsabilidad del empresariado?

-Parece un poco pesada la palabra responsabilidad... Claramente es un problema de la dirigencia argentina y ahí incluyo a todos los dirigentes, políticos, empresariales y gremiales. Por la pobreza que se ha generado en los últimos 30 años, alguna responsabilidad le cabe al sector empresarial, en cuanto dirigencia.

-Un tema que incluyeron para el debate en ACDE es el de la corrupción y su vínculo con el trabajo y la pobreza; ahí está uno de los costados de la responsabilidad.

-Nos preocupa que a veces no se tiene del todo claro lo que causa la corrupción; queda como que uno se llevó la plata que era de otro, pero es mucho más complejo que eso. Donde hay sociedades corruptas, en general es donde unos pocos se quedan con lo que es de muchos; se destruyen trabajos y se genera más pobreza. En ámbitos académicos la relación entre corrupción y pobreza se estudia mucho, pero no estoy del todo convencido de que el ciudadano haga la relación entre la existencia de corrupción y de pobreza. Si lo hiciera, habría más condena social.

-¿Qué acciones se pueden encarar desde el empresariado para mejorar la calidad de vida de la población más vulnerable?

-Creo que donde hay más para trabajar en una mejora de la calidad de vida del 30% que está en la pobreza es en el acceso a servicios como la educación, vivienda, transporte; esos servicios son responsabilidad del Estado, más allá de las ayudas que puedan dar las empresas. En la tarea que el empresariado debería ver formas creativas de trabajar con el Gobierno es en la de incorporar al blanco a toda la economía que está en negro, e integrarla a las cadenas productivas; eso puede implicar trabajar en capacitación y aportar know how para la gestión.

-Muchas veces se dice que quienes cobran planes no quieren trabajar para no perderlos; ¿está de acuerdo con esa afirmación?

-No tengo un estudio sobre el tema; sí he escuchado que pasa en el interior, en la zafra, en tareas de temporada. Si pasa mucho o pasa poco lo desconozco. Ahora el Gobierno sacó un plan que permite emplear a la gente que tiene planes sin que los pierda. Hay que trabajar en el aspecto cultural o comunicacional, porque sigue habiendo temor y es lógico. También hay una realidad de generaciones que no han trabajado, y hay que volver a inculcar la cultura del trabajo.

-¿Cree que la inflación limita la posibilidad de reactivación? ¿Cuáles son sus expectativas?

-No tengo duda de que la inflación tiende a la baja. Y entiendo que se está saliendo de la recesión. Una razón por la que cuesta salir está en el nivel de productividad, algo que en parte tiene que ver con los costos, pero son varias las razones que hacen que el proceso sea lento. La inflación es un impuesto a la pobreza; las clases baja y media baja sufren un montón y no tienen herramientas para resguardarse. Ese es el problema principal, porque las empresas y quienes trabajan bajo relación de dependencia están bastante resguardados y saben cómo manejarse. Y un tema es que la inflación termina enmascarando un montón de problemas: la discusión anual pasa por la inflación y no por un montón de aspectos que hacen a la productividad, temas que quedan bajo la alfombra por esta especie de ceguera que nos genera la inflación.

-Esa falta de atención a otros temas, ¿puede afectar la relación entre los empleos que van a quedar a futuro y las tareas que van a poder ser hechas por máquinas... ¿Cómo ve el futuro del trabajo?

-Hay dos posturas sobre ese tema. Hay gente muy dramática que ve todo muy negro. Yo lo veo más como una continuidad de los 200 años que ha tenido la humanidad de ir automatizando procesos. La velocidad a la que se dan los cambios hace repensar algunos temas: hay un paradigma que indica que la gente se educa en el primer tercio de su vida y en los siguientes dos tercios ejerce una profesión, pero con esta velocidad del cambio ya no es así y hay que educarse toda la vida, porque se va a ejercer más de una profesión. Y eso puede ser bueno, pero hay que preguntarse cómo va a ser la educación, quién la va a dar, cuándo, si vamos a tener que dedicar parte del día laboral a educarnos... El debate tiene otras aristas en el mundo, como el de la necesidad de un salario universal, pero eso tiene que ver con la visión más catastrófica. Y yo no creo que sea el caso.

MINI BIO

Cargo

Es CEO del Grupo Murchison (operaciones portuarias) y preside este año el encuentro de ACDE

Encuentro

El evento será los días 29 y 30 de este mes y se debatirá el tema del rol de las empresas frente a la realidad social del país

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.