Anita Martínez: "Soy bastante ermitaña y no busco enamorarme"

Anita Martínez, en Mahatma
Anita Martínez, en Mahatma
La actriz nos habló sobre la estresante situación que vivió en el verano por las amenazas de muerte que recibió, a raíz de su oposición a las carreras de galgos; además, nos contó sobre su hijo, quien cree que tiene un futuro sobre las tablas y cómo disfruta de su soltería
Hernán Rizzone
(0)
29 de junio de 2017  • 00:33

Durante el último verano, Anita Martínez tuvo sensaciones encontradas. Por un lado, disfrutó de la temporada teatral en Villa Carlos Paz con la obra Mahatma. Pero, por el otro, vivió momentos estresantes por los ataques que sufrió en las redes sociales y por una protesta que ocurrió en la puerta del teatro, a raíz de su lucha por los derechos de los animales. Su férrea oposición a las carreras de galgos le trajo más de un dolor de cabeza. Incluso, recibió amenazas de muerte y vivió con custodia policial. Ahora que el tiempo pasó y la situación está más calma, conversó con LA NACION sobre este difícil momento que experimentó; su rehabilitación post operación de la rodilla por el accidente que sufrió en "Bailando por un sueño", el año pasado, y también nos habló sobre su rol como madre de un niño de nueve años, que busca su lugar sobre las tablas. Además, aunque tímidamente, nos abrió las puertas de su corazón. Una actriz que derrocha simpatía, buena onda y sinceridad.

-Tu posición en contra de las carreras de galgos provocó que recibieras amenazas de muerte, ¿sentiste miedo por lo que estaba pasando?

-No sé, estaba tranquila con mí actitud. Mucha gente nos acompañó en esta lucha a favor de los animales y el tema se puso en discusión. Hice todo para protegerme y también hice lo mismo con mis seres queridos.

-La escalada de violencia llegó a las redes sociales y hasta hubo una protesta frente al teatro, en Villa Carlos Paz..

-Sí, fue así, es verdad. Casi todo el verano he tenido custodia policial.

-¿Se puede hablar de la “mafia galguera”?

-Se habla de mafia y hoy por hoy es ilegal y las carreras de galgos están prohibidas.

-Justamente Marcelo Tinelli dejó afuera este año de “Bailando por un sueño 2017” a Fabio Moli por este tema...

-Sí, pero también el repudio de la gente ha sido importante. Si bien no hablé con Tinelli, por ejemplo, su hija Candelaria también se puso a la carrera de galgos.

- Cambiando de tema, vos que vas de la tele a las tablas y viceversa, ¿sos de ver televisión?

-Sí, pero poco por todas mis actividades. Me encanta que haya espacios de humor. Me parece piola que Campi tenga su ciclo porque es un talentoso.

-¿Creés que el humor tiene el espacio que le corresponde en la pantalla chica?

-Es una discusión eterna. Tal vez, haya los ciclos que tienen que estar y punto. Claro que para los humoristas siempre hacen falta más envíos de esta naturaleza. La rotación de gente sería algo piola porque hay mucha gente talentosa sin trabajo.

-Recién decías que no tenés ni tiempo de ver televisión, cómo te organizás con todas tus actividades y tu vida como madre...

-[Risas] Con Lorenzo, que tiene nueve años tenemos un vínculo hermoso y este verano hizo el preacting en teatro. Es decir, participó de un número de unos minutos previos a la obra. Lolo hizo malabares y le encantó, aprendió enseguida y quedó fascinado.

-¿Le ves un futuro artístico?

-Creo que sí, pero hay que esperar, trato de no influenciarlo en nada. Además estudia música y juega al fútbol.

-¿Cómo te ve él a vos como artista?

-Está muy naturalizado y entiende que es el trabajo de su mamá.

-¿Sería loco pensar en que puedas ser madre nuevamente?

-[Risas] No, no, hace años que decidí no reproducirme más...

-¿Poco se sabe de tu vida amorosa?

-No ando en amores y soy bastante ermitaña. Me gusta estar en casa.

-¿Sos solitaria?

-Sí, sí, es así, la paso bien sola. Tal vez, me junto con amigas madres y charlamos de cosas nuestras.

- Pero... ¿tenés ganas de enamorarte?

-No es algo que busque. No uso redes sociale, etc, etc. [Risas].

Anita Martínez, en pleno show
Anita Martínez, en pleno show

-Volviendo al plano laboral, ¿ahora estás a full con Mahatma?

-Es un espectáculo deslumbrante con el sello de calidad que siempre propone Flavio Mendoza. Es una puesta donde los sentidos juegan un rol destacado para el espectador. En mi caso, hago humor y colaboro dentro de esta estructura increíble. Soy parte de una gran show.

-Dicen que Flavio Mendoza es muy exigente a la hora de trabajar, ¿es así?

-Sí, es cierto, porque es una artista que respeta mucho a sus colegas y esencialmente al público. No soporta que salgan mal las cosas y eso es importante y permite levantar el nivel del elenco. No tengo más que palabras de agradecimiento y admiración para Flavio.

-Además de esta obra, ¿qué otros proyectos tenés para este año?

-El año pasado me lastimé en “Bailando por un sueño” y me operé hace poco. La idea es rehabilitarme lo antes posible. Por ahí, hay algunas propuestas para hacer televisión, pero sinceramente estoy tan tranquila ahora que después veremos.

-¿Las ofertas laborales son para televisión abierta o cable?

-La propuesta es para hacer un personaje en la televisión abierta más no puedo decir... [Risas]

-Esta pausa de la pantalla chica, ¿la disfrutaste?

-La verdad disfruto mucho cuando no estoy en televisión. Ahora estoy preparando el espectáculo infantil Canciones en tranvía de María Elena Walsh para las vacaciones de invierno. Me encanta dirigir teatro porque es volver a sentirte una niña. Me gusta ayudar a componer algo.

-Cuando hablás de volver a la tele, ¿el "Bailando..." es una posibilidad o es una etapa cerrada?

-No le cierro la puerta a nada, pero el cuerpo no me da... [Risas].

-Respecto de la exposición que genera el programa, ¿qué es lo más difícil de afrontar para vos?

-Todos opinan y dicen algo de vos y tenés que estar con ganas de pasarlo. En mi caso, me costó siempre la parte de la crítica a mi trabajo. Hice lo mejor que pude, nada más.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.