Gerónimo Venegas: un sindicalista histórico que se alineó con Macri

Nicolás Balinotti
(0)
27 de junio de 2017  

Fuente: LA NACION

Gerónimo "Momo" Venegas , el sindicalista más cercano al presidente Mauricio Macri, murió anoche a los 75 años, víctima de una enfermedad. Estaba en Necochea, su ciudad natal, con su familia.

Venegas formó parte de la dinastía de dirigentes sindicales que hicieron culto a la perpetuidad. Asumió en la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (Uatre) el 28 de diciembre de 1991, y condujo el gremio con puño de acero hasta ayer mismo. Se mantuvo firme al frente del sindicato a pesar de que arrastraba un cáncer que lo venía debilitando desde hacía tiempo.

Venegas ganó protagonismo con la llegada de Macri al poder. Fue el único sindicalista que apoyó abiertamente al ex jefe de gobierno porteño en su campaña camino a la Casa Rosada. Fe, la fuerza política que fundó Venegas, integra la coalición oficialista Cambiemos en la provincia de Buenos Aires. El 1º de mayo pasado montó un acto en Ferro en apoyo del Presidente.

Fue compinche de Hugo Moyano desde la juventud sindical en Mar del Plata, pero la política bifurcó su amistad. Compartían ocasionalmente un palco en el segundo piso del estadio de Independiente, aunque el vínculo se enfrió a partir de los alineamientos con el poder.

Venegas tomó distancia del camionero cuando éste fue aliado del kirchnerismo. Habían retomado la relación hacía algunos años, pero el vínculo se volvió a enfriar cuando el ruralista impugnó el año pasado el triunvirato de mando de la CGT por considerarlo irregular y fraudulento.

Venegas siempre se definió como un peronista de pura cepa. En su despacho hay fotos y bustos de Perón. Una imagen con el traslado del féretro del general ilustraba el fondo de pantalla de su computadora. Era el jefe de las 62 Organizaciones Peronistas, el brazo político que supo tener la CGT.

Durante el kirchnerismo se sintió víctima de una persecución. En su pulseada contra el sector agropecuario y en tren de combatir el trabajo no registrado, la administración kirchnerista se alzó en 2011 con una caja millonaria del Registro Nacional de Trabajadores Rurales y Empleadores (Renatre), un ente que estaba controlado por las entidades rurales y la Uatre. Cuatro años más tarde, y ya con Macri como presidente electo, la Corte Suprema de la Nación falló para que el control del organismo y de los fondos volvieran a las manos del sindicato. Venegas celebró.

Su peor hora fue en 2011, cuando el juez Norberto Oyarbide lo encarceló por la causa denominada "mafia de los medicamentos", una trama que roza a más de 50 dirigentes sindicales y cuyo desenlace aún es incierto. La detención de Venegas, por entonces, causó estupor en la CGT, aunque provocó algo inédito para la época: ubicó a los sindicalistas en la misma vereda. Pese a las diferencias, el "Momo" siempre fue valorado en el mundillo sindical. Incluso en la actualidad, cuando apostó por Macri e impugnó a la CGT unificada.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.