Un hotel lleno de sorpresas

El colmo del diseño: pasar la semana de la feria en el hotel Nhow, donde cada objeto es de autor, colorido y juguetón y el arte se manifiesta de las maneras más irreverentes. Y todo en cambio sostenido, para mantenerlo siempre joven, siempre fresco
Mariana Kratochwil
Inés Marini
(0)
29 de junio de 2017  • 10:56

Como la casa de Paola Navone en la nota anterior, Nhow Milano también está en el barrio de Tortona. Si ella remodeló un taller mecánico, acá la transformación a cargo del estudio de Matteo Thun se dio en la antigua fábrica que General Electric tenía en la zona. Ambos casos representan lo que fue un cambio importante en la ciudad. “El hotel abrió en 2006, pero su modo de presentarlo hace que siga pareciendo nuevo. Pocos años atrás abrieron muy cerca de aquí instituciones como el Mudec (Museo de las Culturas), Base y Armani/Silos; así que lo que en su momento pareció una movida audaz, fue acertadísima”, nos explica Elisabetta Scantamburlo, su directora de arte. No son muchos los hoteles que tienen un cargo semejante, pero es una seña particularísima de éste, con una estructura ideal para alojar muestras contemporáneas y convertirlo en punto de visita interesante al margen de cualquier evento atado a lo temporal. “Organizo dos grandes muestras al año, elijo sus temas, los aproximadamente veinte artistas y diseñadores que participarán de cada una y, junto con ellos, las montamos en los espacios comunes, en un relato que se va ampliando y completando al recorrer nuestros cuatro pisos”.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?