El príncipe William abre su corazón y habla sobre la princesa Diana de Gales

La viva imagen de la felicidad: los duques de Cambridge, relajados en los jardines del Palacio de Kensington mientras sus hijos, el príncipe George y la princesa Charlotte, juegan con su perro Lupo.
La viva imagen de la felicidad: los duques de Cambridge, relajados en los jardines del Palacio de Kensington mientras sus hijos, el príncipe George y la princesa Charlotte, juegan con su perro Lupo.
“Me gustaría tenerla cerca y oír sus consejos. Amaría que conociera a Kate y viera a mis hijos crecer”, dice William
(0)
30 de junio de 2017  • 15:59

Sentados relajadamente en el jardín, los duques de Cambridge y sus hijos son la imagen de la felicidad: el príncipe George juega mientras la princesa Charlotte ríe tras ver correr a Lupo, el cocker spaniel de la familia. Sin embargo, detrás de la sonrisa del príncipe William se esconde una gran tristeza, porque se acerca el vigésimo aniversario de la muerte de su madre, la princesa Diana de Gales. Es una fecha difícil porque el recuerdo de su trágico final está más vivo que nunca. El hijo mayor de Carlos de Inglaterra abre su corazón y revela cómo luchó durante todos estos años con la tristeza de haber perdido a su madre. Que se haya decidido a sincerarse sobre este tema tan importante en su vida se debe a que él y el príncipe Harry participaron en un documental de la BBC (que se transmitirá este año) sobre Lady Di y el fatídico accidente automovilístico que acabó con su vida en París. William, que tenía sólo 15 años cuando murió su madre, está decidido a reivindicar a una mujer que tocó tantos corazones en el mundo. Por eso, en la filmación, el duque de Cambridge dice: “Una de las cosas que nos incitaron a Harry y a mí a participar en este documental es que sentimos que, de alguna manera, defraudamos a nuestra madre, ya que no la pudimos proteger de lo que sucedió. Creemos que al menos le debemos veinte años de respeto. Queremos que todos recuerden su bellísima manera de ser y la gran persona que era. Hacer nuestro deber como hijos y honrar su memoria”.

MOMENTOS DE NOSTALGIA

William está casado con Kate, su hijo George está a punto de entrar a la escuela y la pequeña Charlotte es cada día más graciosa. El duque de Cambridge comenta que le habría gustado compartir esta etapa con su madre. “Me encantaría tenerla cerca y oír sus consejos. Amaría que mi madre conociera a Kate y que pudiera ver crecer a mis hijos. Me da mucha tristeza, ellos jamás conocerán a su abuela”, expresó el príncipe en una entrevista para la revista GQ.

Confiesa que hablar sobre Diana fue terapéutico, porque durante muchos años intentó no referirse al tema e incluso durante el funeral no lloró, a pesar de que lo inundaba una inmensa tristeza: “No derramar una lágrima fue una de las cosas más difíciles para mí, todos lloraban alrededor. En general, me cuesta mucho hablar de mis sentimientos, soy una persona muy reservada en este aspecto”.

UN DUELO DIFÍCIL

Sufrir el duelo por su madre no se dio de forma natural en el príncipe William. Manifiesta que estuvo “en un tipo de shock” durante muchos años. Incluso ahora afirma que no lo vivió como la mayoría de la gente y, por lo tanto, fue aun más doloroso: “Las personas que sufren la pérdida de un ser querido pueden elegir hablar de ello o no. Yo no tuve esa opción, ya que todo el mundo fue testigo de lo que pasó”. Él y su hermano Harry establecieron un vínculo mayor que el que tenían: “Algo que siempre recordaré de mi madre es que nos llenó de amor a mí y a mi hermano”, dice con emoción. “Veinte años después aún siento ese cariño todos los días”.

  • Texto: Zoe Thomas
  • Fotos: Getty Images y Agencias

HARRY ÍNTIMO: El hijo menor de lady di TAMBIÉN RECORDÓ A SU MADRE

Al mismo tiempo que William abriera las puertas de su intimidad a GQ, su hermano, el príncipe Harry (32), concedió una conmovedora –e inusual– entrevista a la revista Newsweek. En el comienzo, recordó aquel trágico 6 de septiembre de 1997 cuando acompañó al féretro de su madre, la princesa Diana, por las calles de Londres. “Mi madre acababa de morir y tuve que caminar un largo trecho detrás de su ataúd, rodeado por miles de personas que me observaban mientras millones más lo hacían por televisión. No creo que se deba pedir a ningún niño que haga eso, bajo ninguna circunstancia. No creo que ocurra hoy”, aseveró. Sin dudas, la muerte de su madre y el día de su entierro lo marcaron para siempre. Él lo admite: “Estuve a la deriva durante décadas”. En un principio, trató de evadirse: “Mi forma de lidiar con esto era meter la cabeza en la arena, negándome a pensar en mi mamá, porque me decía: ‘¿En qué me pueden ayudar? No van a traerla de vuelta’”, afirmó. Y confesó que, cuando tenía 28, y siguiendo los consejos de su hermano mayor, buscó ayuda profesional. No habló de su novia, la actriz norteamericana Meghan Markle (35), pero deslizó su ilusión para el futuro: “Estoy determinado a tener una vida relativamente normal. Y si tengo la suerte de tener hijos, quiero que ellos también tengan una vida normal”.

• “Mi madre murió cuando yo era muy joven. No quería estar en la posición en la que estaba, pero al final saqué mi cabeza de la arena, empecé a escuchar a la gente y decidí ejercer mi rol para siempre. Ahora estoy encendido y energizado y amo hacer cosas de caridad, conocer gente y hacerlos reír”.

• “A veces sigo sintiendo que vivo en un recipiente con peces de colores, pero ahora lo manejo mejor. Todavía tengo una racha traviesa también, que me gusta y es cómo me relaciono con las personas que se metieron a sí mismos en problemas”.

• “La gente se sorprendería por la vida ordinaria que William y yo vivimos. Hago mis propias compras. Incluso si fuera rey, haría mis propias compras”.

• “La monarquía es una fuerza para el bien y queremos mantener la atmósfera positiva que la Reina logró por más de 60 años, pero no vamos a tratar de llenar sus zapatos”.

• “Estamos involucrados en la modernización de la monarquía británica. No estamos haciendo esto por nosotros mismas, sino por el bien mayor de la gente... ¿Hay alguien de la familia real que quiera ser rey o reina? No lo creo, pero cumpliremos con nuestros deberes en el momento adecuado”.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?