Una casa que refleja el carisma de su dueña

¿Qué puede decir más del universo creativo de un artista que su propia casa? En lo de la celebrada arquitecta y diseñadora Paola Navone, carismática personalidad del olimpo del Made in Italy y espíritu desbordantemente prolífico, todo nos habla
Mariana Kratochwil
Inés Marini
(0)
1 de julio de 2017  • 11:40

Auna vigorizante caminata de distancia de la Milán céntrica –monumental, elegante y por momentos solemne–, está el barrio de Tortona o, como ellos dicen, zona Tortona, un antiguo polo de corte más industrial y fabril que, desde hace más o menos quince años, le empezó a ceder sus espacios generosos al mundo de la moda y el diseño. Acá fue que Paola Navone encontró el lugar ideal para trabajar y vivir mientras está en la ciudad (porque reparte sus días entre Milán y París, así como durante veinte años lo hizo entre Milán y Hong Kong). “Soy una persona nómade que se siente en casa donde quiera que esté; el viaje es un aspecto central de mi vida que no se contabiliza en kilómetros”, porque, como no se cansa de repetir, viajar es sobre todo un estado mental. Otros lo llamarán inspiración.

“Cuando vine a ver este taller estaba literalmente a cielo abierto (el techo se había desplomado en un incendio) y no me quise desprender de esa sensación aérea y luminosa”. Así surgió la estructura de chapa que sobrevuela el clásico dibujo a dos aguas donde se encuentra su departamento. La idea le permitió varias soluciones (como todas las ideas inteligentes): mantener una gran altura en su lugar íntimo, rodearse de un jardín que filtrara el ruido y resguardara la vista de los ventanales y subrayar la cualidad industrial de origen que equilibraría el toque lúdico y a veces barroco de sus muebles y objetos.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios