Encuentro cercano con Tini, antes de su show en el Rex

Por primera vez, la cantante trae al escenario de la calle Corrientes, las canciones de su nueva etapa post Violetta
Dolores Moreno
(0)
1 de julio de 2017  

Tini, apropiándose del escenario del Rex
Tini, apropiándose del escenario del Rex Crédito: Marcelo Gómez

Tini Stoessel está sobre el escenario cantando, pero siente que su voz "rompe un poco" y habla con los técnicos del show. Está en el Gran Rex, en la prueba de sonido de Got Me Started Tour, su primera gira como cantante solista, después de Violetta, que comenzó anoche y hoy tendrá una nueva función, a las 16.30.

La sala está casi vacía: algunos productores, el director del espectáculo y su familia la observan desde las butacas. También está Pepe Barroso Silva, su novio español, que viajó para acompañarla. Lejos de estar tranquila, Tini siente que, a pesar de haber cantando en este mismo espacio 77 veces, lo de ahora es diferente: por primera vez lo hace sin estar respaldada por Violetta, el personaje que la convirtió en quien es hoy. Por eso, en medio del ensayo no puede evitar las lágrimas. "No había nadie, pero me imaginé a todo el mundo. Fue increíble, ya estoy emocionada y ni siquiera arrancó -dice un rato después, en el camarín-. Es la primera vez que voy a subir al escenario con mi show. Y yo arranqué acá. Estuve en este mismo camarín que estamos hablando. Tenía 15 años y volver, ahora, después de cinco, y con todo lo que viví, es muy emocionante", confiesa.

Martina -de jean, botas negras, una polera y un rodete- tiene que volver a escena, aunque aún no sea la hora señalada. La sala está oscura. No hay vestuario, pero está acompañada por ocho bailarines, cuatro coristas, dos guitarristas, un bajista, un pianista, un tecladista y un baterista. Repasa parte de una de las coreografías. Bien arriba, con pasos ajustados, chasquidos y humo, Tini hace de corrido su show. No hay gente, pero ella nunca pierde la sonrisa angelada. Canta en inglés, en español, hace temas pop, vuelve a las baladas. Detrás, imágenes de su paso por Violetta y de su niñez ilustran el espectáculo. En estos cinco años si hay algo que aprendió Stoessel es a apoderarse del espacio.

Rapea y luego vuelve a su dulce voz en el tema de Frozen. "Vamos Tini", se escucha desde el público. Tini ríe. Su padre, el productor Alejandro Stoessel, se para adelante para hacer videos. Sube al escenario y la graba mientras ella canta un tema solo acompañada de un guitarrista. "Papá, con esta cara", lo reta mientras él hace un primer plano de su hija.

Su madre también da vueltas por el teatro, termo y mate en mano. En el medio de la sala hay un chico sentado, flaco, rubio y atento a lo que ve. Es Pepe, su novio. Se conocieron durante el rodaje del video de "Great Scape", uno de los temas del primer disco solista de Tini. "Es la tercera vez que viene, estuvo en la Argentina para el video, nos conocimos ahí, vino en Año Nuevo", dice y habla de los rumores de casamiento que surgieron después de una nota que dio días atrás. "Siempre le ponen un poquito de picante para que tenga color. Me preguntaron si fantaseaba con eso y la verdad es que siempre fantaseo. De ahí a que suceda, en tres años o cinco, puede ser, no sé. Fantasear, fantaseamos, porque estamos juntos", contesta. Pepe la mira a través del espejo del camarín y cruzan miradas cómplices mientras sus padres hacen chistes. "Me parece que Pepe adelantó el vuelo", bromea Stoessel padre.

"Mi vida cambió por completo", dice la cantante
"Mi vida cambió por completo", dice la cantante Crédito: Marcelo Gómez

Es tiempo de bises en el ensayo. Ya hubo humo y hasta un tema donde ella queda suspendida en el aire. "Se agregó una función más el 14 de octubre, porque las entradas volaron y estoy feliz". Aunque reconoce que esta nueva etapa tuvo sus momentos difíciles. "Tenía un poco de vértigo, esa sensación de no saber qué iba a pasar, ahora, sin la protección del personaje. Un poco de miedo o intriga".

Tini cuenta que aprendió inglés un poco en el colegio, otro por los viajes, pero sobre todo por la música que escuchó. Tiene dos referentes, uno histórico, Michael Jackson, y otro, actual, Beyoncé. Dice que cuando fue el atentado de Manchester después del concierto de Ariana Grande, ella acababa de volver de Europa. "Me angustié mucho. Quedé como en shock porque se metieron con gente tan chica... pero al mismo tiempo lo que se quiere es generar miedo y creo que nosotros tenemos que seguir con nuestras vidas, un poco más precavidos, pero sin dejar de hacer las cosas que nos gustan y nos hacen bien", remarca. Además cuenta que en Europa se tomaron muchas precauciones, pero que ella intenta no pensar en eso y concentrarse en disfrutar de lo que más la gusta hacer, cantar. Fue en el viejo continente justamente donde Tini arrancó su gira en esta nueva etapa. Visitó nueve ciudades. "Fueron increíbles, lo mejor que me pasó en la vida. La verdad es que nosotros hicimos giras por todo el mundo durante años. Llegamos a hacer más de 400 shows con Violetta, en estadios en los que tocan mis referentes musicales", cuenta.

Entre la gira europea y la latinoamericana, estuvo trabajando en nuevas canciones y viajó a Los Angeles, donde se reunió con los productores de "Despacito" para grabar algunos temas. "Creo que la persona va creciendo y lo hace en todos los sentidos: con los gustos, con la forma de ser, así me pasa a mí con la música. Así que anduve con géneros nuevos que me encanta haber tocado porque no los había hecho antes", asegura aunque no quiere adelantar exactamente en qué ritmos innovó.

Se pone la polera y la madre cuestiona el look. "¿Vas a ir con una bufanda?". "Voy a ir abrigada, con un tapado", contesta. Aunque es muy unida con su familia, la cantante hace tiempo que toma decisiones sola y tuvo que aprender a mantener relaciones a distancia. Desde los 15 que vive de gira. "Mi vida cambió por completo, pero yo sabía que esto es lo que más amo hacer en el mundo y hay que acostumbrarse. Pero siempre que tengo la posibilidad, me llevo alguna amiga, viaja mi familia, viene mi novio a visitarme. También es lindo compartir todo lo que te pasa fuera de tu país con una persona que vos amás", detalla.

Después relata sus días. "Cuando se acerca un estreno, el artista no duerme", dice. "Cortamos con la gira hace dos meses y cambiamos muchas cosas del show: los vestuarios, los músicos eran europeos y ahora son argentinos, cosas de la coreografía. Además hay un invitado especial que es Sebastián (Yastra). Hubo que ensayar bastante. Por eso, antes de un estreno no se duerme", asegura, entre risas y agrega: "Sí, soy exigente".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.