Vacaciones express: cuáles son los mejores destinos

Desde no hace mucho tiempo, los argentinos nos volvimos fanáticos de la costumbre de hacer varios viajes cortos y frecuentes a lo largo del año.
(0)
4 de julio de 2017  • 17:58

Según el último informe del Ministerio de Turismo de la Nación, en casi todos los amantes de las escapadas (el 99,7%) surge un patrón: seis de cada siete noches (86,3%) y tres de cada cuatro pesos gastados (74,9%) del total anual, corresponden a personas que se movilizan dentro del país.

Un viaje relámpago puede tener formas diversas. Pero la experiencia diferente, original y hasta extrema es la madre de todos los deseos. Si es poco, que sea espectacular. Ese parece ser uno de los conceptos que subyacen en el Escapes Hotel Program, uno de los servicios exclusivos que The Platinum Card de American Express ofrece a sus socios.

¿Cuántas veces deseamos extender el último día de esa estadía tan especial? A la hora de las escapadas, ser socio de The Platinum Card tiene beneficios que amplían la experiencia y la vuelven realmente única, como late check out, hasta las 16, lo que significa -casi- un día más de diversión, además de tarifa preferencial, upgrade de habitación y desayuno sin cargo.

Los destinos y propiedades entre los que se puede elegir son una verdadera colección de hospedajes enclavados en paisajes escenográficos.

Desde Ushuaia (Arakur), El Calafate (Eolo Patagoniaís Spirit) y Bariloche (Llao Llao Hotel & Resort, El Casco Art Hotel), hasta Salta (Design Suites), Mendoza (Park Hyatt) o Iguazú (Loi Suites), pasando por la Costa Atlántica (Ville Saint Germain Apart Hotel & Spa CarilÛ, Sheraton Mar del Plata, Costa Galana), o carca de la ciudad (Sheraton Pilar, Sofitel Buenos Aires y Sofitel La Reserva Cardales).

En total son una treintena de destinos posibles, incluyendo Chile (Atacama, Isla de Pascua, Torres del Paine, Valle de Millahue) y Uruguay (Carmelo, Colonia, Montevideo, José Ignacio, Punta del Este).

Y la promesa que encierran de incursionar en placeres terrenales y espectaculares es lo más impactante. Hay palacios con cien años de historia, refugios sustentables ultramodernos en el medio de la selva, paraísos del fly-fishing, campos de golf legendarios, spas con técnicas ancestrales, casinos cinco estrellas, playas privadas, vinos y gastronomía de la tierra, excursiones por glaciares, lagos, dunas, monumentos de civilizaciones enigmáticas, entre muchas otras propuestas.

Es que, por sobre todas las cosas, el nuevo placer se basa en un factor fundamental: el tiempo. Ese bien tan preciado del que los más afortunados pueden disponer para viajar, dormir, comer o dedicarse a vivir lo que se les antoje, sin un mínimo desperdicio y un máximo disfrute.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?