Cinco obras para recordar a Piazzolla a 25 años de su muerte

Ástor Piazzolla
Ástor Piazzolla Crédito: Archivo
Con su sonido, el genial bandoneonista marcó a las generaciones futuras del tango
(0)
3 de julio de 2017  • 15:58

Su música cruzó el universo de lo erudito y lo popular para darle forma al sonido futurista del tango. Ástor Pantaleón Piazzolla , nacido el 11 de marzo de 1921, en Mar del Plata, dejó un legado cercano a las mil obras, que resultan un testamento al que músicos de distintas generaciones y géneros acuden con frecuencia para captar el sonido contemporáneo de Buenos Aires. Sus comienzos como arreglador de Aníbal Troilo, sus incursiones en la orquesta típica y sus formaciones emblemáticas como el Octeto de Buenos Aires y el Quinteto, sus cruces con artistas del jazz como Gerry Mulligan, marcaron un camino en el sonido del tango contemporáneo. Polemizó con los tangueros tradicionales, dejó grandes himnos cantados como "Balada para un loco" con letra de Horacio Ferrer y se hizo universal con clásicos como "Adiós Nonino", "Libertango" y la operita "María de Buenos Aires". Astor Piazzolla tenía 71 años cuando falleció, tras las secuelas producidas por una severa trombosis cerebral que lo tuvo en coma a lo largo de dos años.

"Adiós Nonino". En 1959, Astor Piazzolla andaba de gira por Centroamérica cuando recibió la noticia de la imprevista muerte de su padre, don Vicente Piazzolla, a quien apodaban Nonino. Llegado a Nueva York, de vuelta de esa gira, en un momento de profunda tristeza y de angustias económicas, el músico compuso esta obra que definió su estilo y, además, colocó su figura musical como una de las más importantes del siglo XX.

"Libertango". Publicada por primera vez en 1974 en Milán, la obra nació como un instrumental pero se hizo mundialmente conocida a través de la versión cantada que hizo la exótica Grace Jones en inglés y que fue lanzada en su disco Nightclubbing de 1981. El director Román Polanski también la utilizó como banda de sonido de su film Frenético de 1988.

"Oblivion". Creada por Astor Piazzolla, durante su estancia en los Estados Unidos, la composición atrajo la atención del director de cine Marco Bellocchio y la incluyó como motivo principal en la banda sonora de la película Enrico IV, estrenada en 1984. La obra tuvo con el correr del tiempo una versión cantada con letra de Horacio Ferrer, que fue estrenada por la cantante italiana Milva. Por este tema, el bandoneonista, director, compositor, fue nominado en febrero 1993 para los premios Grammy Awards del año 1992, en la categoría de "mejor composición instrumental", a título póstumo.

Las cuatro estaciones porteñas.Son consideradas como una de las composiciones fundamentales en la obra de Piazzolla. No fueron compuestas todas juntas, como sí lo fueron Las Cuatro estaciones de Vivaldi; sino que fueron compuestas por separado. "Verano Porteño" fue compuesto en 1964; "Otoño Porteño", en 1969; "Primavera Porteña" e "Invierno Porteño", en 1970. Tampoco fueron concebidas como una suite y muy pocas veces Piazzolla las interpretó como si se tratara de una obra única. Las cuatro estaciones fueron escritas para el Quinteto Nuevo Tango, una de sus mejores formaciones: bandoneón, violín, piano, guitarra eléctrica y contrabajo.

"Años de soledad". Esta composición -incluida en el disco Reunión cumbre, grabado en 1974 junto al saxo barítono de Gerry Mulligan (Miles Davis y Chet Baker)- se transformó en un clásico del repertorio de Piazzolla. El encuentro entre el bandoneonista y esta leyenda del jazz, le dieron a la obra de Piazzolla una repercusión mundial. Este es uno de los trabajos claves de su discografía. También marca una de las épocas de búsqueda sonora en las que incursionó el bandoneonista, incorporando elementos de la música de Buenos Aires con el jazz y otras influencias, en formaciones como el octeto electrónico.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?