Ariana Grande en Argentina: sin miedo pero con ansiedad, los fans esperaron por el comienzo del show

Con el recuerdo del atentado en Manchester aún muy fresco, los seguidores de la joven cantante palpitaron desde temprano un recital muy particular
(0)
5 de julio de 2017  • 20:11

El atentado ocurrió sobre el final del concierto que Ariana Grande brindó el 21 de mayo, en Manchester. Fueron 22 los muertos y 59 los heridos, números tan dolorosos como inexplicables. que pusieron en duda la continuidad del tour mundial que la cantante llevaba adelante.

Sin embargo, ella entendió que había que seguir: luego de brindar un multitudinario show benéfico en la misma ciudad de la tragedia, Ariana Grande cumplió con los compromisos asumidos en el tramo europeo y enfiló hacia su próximo destino, Sudamérica. Y allí estaba Argentina, el lugar por el que ya había pasado en 2015 y con el que buscaba reencontrarse, algo más madura y con nuevo disco.

Desde muy temprano, las cercanías del DirecTV Arena, en Tortuguitas, se vieron muy concurridas. Por un lado, estaba el fuerte operativo de seguridad; por otro, la peregrinación de los fanáticos, que llegaban hasta allí desde distintos lugares del mapa. Algunos, inclusive, decidieron acampar para asegurarse una mejor ubicación.

A medida que avanzaba la tarde, ambas posiciones se hicieron cada vez más pobladas: chicas con orejitas de gato, padres con niñas ansiosas por ingresar al estadio, chicos con detalles de purpurina y remeras con fotos de Ariana Grande. El control de seguridad era muy estricto y nadie que no tuviese entrada estaba autorizado a traspasar las vallas que marcaban el primer control. Muchos adultos no tenían ticket, y por eso eligieron "puntos de encuentro" para ubicarse con facilidad con sus hijos una vez terminado el recital.

“Me puse a llorar todo el día cuando fue el atentado. Me puse mal por ella y por la gente. Tenía miedo de venir pero quise apoyarla. Es mi ídola”, contaba Fabiola, de 10 años, que llegó hasta Tortuguitas acompañada por su mamá. "Ninguna de las personas que están acá tienen miedo. Venimos a verla y disfrutarla”, sostuvo una adolescente que había viajado desde Merlo junto a un grupo de amigos.

La brigada antiexplosivos fue la encargada de revisar de punta a punta el estadio antes de que se produjera la apertura de puertas, a las 18. Los perros especialmente entrenados fueron también parte del paisaje, al tiempo que casi 200 efectivos de la Policía de Buenos Aires realizaban los controles correspondientes en todas las vías de acceso al predio. "Teniendo en cuenta los antecedentes ocurridos en su recital de Manchester, se adoptaron recaudos para evitar cualquier tipo de incidente”, le dijo a LA NACION el comisario mayor Horacio Piazzale, jefe departamental de seguridad de Pilar.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.