Una casa decorada con madera y cemento

Un diálogo constante entre arquitectura e interiorismo se ve materializado en la trama orgánica de esta casa, hilada para disfrutar de principio a fin
Violeta Quesada
Magalí Saberian
(0)
11 de julio de 2017  • 10:26

“Para mí, la vida de una familia es un guión”, dice Karina Kreth. Ella se formó como arquitecta, pero trabajó casi veinte años como directora de arte en cine y publicidad antes de iniciar su etapa de interiorista y diseñadora de muebles al frente de su firma Krethaus). Esa experiencia define su particular enfoque: no pensar en términos de clientes y proyectos, sino de relatos bien sostenidos, y concretar esas historias de pe a pa: desde la idea inicial hasta la vela que aromatiza el recibidor.

En esta trama en particular –la casa de una joven familia itinerante con cuatro hijos (dos adolescentes, una niña y un bebé)– trabajó codo a codo con el arquitecto Ricardo Pereyra Iraola y un elenco que estaba definido desde la página cero: Valeria Hermida para el paisajismo, Arturo Peruzzotti para la iluminación y AVC como constructora.

El resultado es una casa donde conviven materiales nobles (hormigón a la vista, madera y cemento alisado, principalmente) y priman los escenarios concienzudamente diagramados en función de cada movimiento y necesidad de los dueños de casa.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.