Para el Santander Río, la economía argentina crecerá al 3% anual en el próximo trienio

La inflación bajaría y habría una fuerte alza del crédito; según Cristofani, se van dejando atrás las distorsiones
Javier Blanco
(0)
7 de julio de 2017  

MADRID.-La economía argentina crecerá a un ritmo promedio del 3% anual en los próximos 3 años, su tasa de inflación estará para entonces en un dígito y una sostenida demanda de financiamiento hará que el crédito al sector privado, medido en relación a su tamaño, virtualmente se duplique en ese lapso.

La proyección está incluida en el plan de negocios que el Santander- Río, filial del Grupo Santander , presentó aquí ante sus accionistas. Es decir, son los supuestos sobre los que el banco hará sus apuestas de negocios en el país y por los que su management tendrá que responder en caso de desvíos, en especial, si el optimismo deriva en menos resultados que los esperados.

El escenario explica el trabajo previo del banco en el país: viene de sumar la cartera de clientes minoristas y la red de sucursales del Citibank (un proceso de traspasos paulatinos que se cierra en unas semanas) y traerá la recientemente relanzada marca de banca digital del grupo (Openbank) en un intento por aprovechar la revolución digital que se viene en el sector para ampliar más su presencia en el mercado. Y si bien no marca un giro dramático en su plan de negocios (Santander-Río fue uno de los pocos bancos de capital extranjero que ganaron participación en crédito a privados en la última década), confirma la decisión de redoblar la apuesta.

"Vemos una economía en tránsito hacia su normalización, que va dejando atrás distorsiones, lo que abre la posibilidad de entrar en una etapa sustentable de crecimiento que podría incluso acelerarse si se avanza en las reformas -muchas de ellas ya previstas- para bajar la carga impositiva y mejorar la productividad y competitividad", explicó ayer aquí en una charla con periodistas argentinos Enrique Cristofani, presidente del Santander-Río, en el marco de un seminario que el grupo organizó para la prensa latinoamericana.

Incluso arriesgó números: "Cada punto que el país logre bajar a la carga tributaria le agregará un punto al crecimiento", dijo, recordando que parte de una presión que ronda el 40% promedio y supera en 15 puntos el promedio de la región.

Para Cristofani, todo debe ir acompañado por el diseño de políticas que permitan a los hoy excluidos del mercado laboral su progresiva reinserción "dotándolos de habilidades".

El pronóstico del banco, en lo que hace a su negocio en sí, incluye una sostenida expansión del crédito liderada por las financiaciones en dólares a las empresas, y los préstamos hipotecarios y prendarios, a partir del impulso que la indexación por UVA tendrá a medida se consolide la tendencia a la baja en la inflación.

"Ya hoy estamos colocando US$ 500 millones por mes en préstamos entre empresas de primera línea", dijo, en alusión a exportadoras que recién ahora comenzaron a notar que tienen crédito en esa moneda "barato y disponible" en el país. "Este cambio llegó para quedarse como derivación de los ingresos derivados del blanqueo", insistió, antes de conceder la posibilidad de que esa vía de financiamiento, en el caso de las cerealeras, esté aportando a la reticencia que muestran a liquidar billetes pese a la persistente escalada del dólar.

Cristofani dio la bienvenida a "la volatilidad cambiaria", pero recordó que los planes de negocios del banco no contemplan desbordes cambiarios, sino "una tendencia real a la apreciación del peso" para los próximos años.

En el caso del crédito en pesos, la tracción mayor la esperan por el lado de los hipotecarios "una demanda que ya es sostenida y se irá incrementando progresivamente a medida que la gente vea la caída tendencial de la inflación, más allá del mal humor natural que generan los rebotes puntuales" y confió en que ese fenómeno se podría replicar y con mayor intensidad con los préstamos prendarios "si logramos que se revise la alícuota de Ingresos Brutos que hoy se aplica en línea con la reducción del 8 al 1,5% ya hecha para los hipotecarios".

A esta se sumaría una progresiva recuperación en la demanda de préstamos por parte de las empresas que "vendrá de la mano del impacto que la baja de la inflación tendrá en la actividad y en el precio de las tasas de interés".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?