Spider-Man, de regreso a casa: lo mejor y lo peor de la película

El joven elenco del nuevo Spider-Man
El joven elenco del nuevo Spider-Man
Repasamos los puntos más interesantes de este nuevo largometraje sobre el arácnido y lo que menos nos gustó; ¡pueden leer tranquilos no hay spoilers!
Martín Fernández Cruz
(0)
11 de julio de 2017  • 00:06

Por tercera vez en menos de veinte años, Spider-Man llega al cine con protagonista nuevo , una historia diferente para contar y un elenco renovado. Totalmente incorporado al universo cinematográfico de Marvel, este nueva versión de Peter Parker (Tom Holland) se codea con Tony Stark (Robert Downey Jr.) con la aspiración de formar parte de Los Vengadores. Y frente a esta nueva película del arácnido, destacamos qué es lo mejor y lo peor de Spider man: de regreso a casa.

Lo mejor

Spider-Man: con un pie puesto en lo moderno

0:30
Video

Con un pie puesto en lo moderno… Queda claro que la intención de este film no solo es salir a la conquista de un público infantil /adolescente, sino también convertir a Spider-Man en la nueva gran estrella del estudio y hacer que éste héroe sea el nuevo Iron Man (en términos de taquilla, obviamente). Frente a la inminente partida de Robert Downey Jr. y Chris Evans (Capitán América), Marvel Studios se propone convertir a Peter Parker en el centro de una nueva etapa de la franquicia. Y por este motivo la película tiene un tono que la acerca al público más joven: su rutina de colegio y sus problemas como estudiante. Para este Spider-Man es tan importante evitar alguna clase como combatir el crimen. Así, el director Jon Watts y su equipo de guionistas eligen hacer foco en este aspecto del personaje, renegando de varios ítems clásicos que se remontan a la versión sesentosa del héroe. Ni Peter Parker es fotógrafo, ni trabaja para el Daily Bugle ni debe sufrir al irascible J. J. Jameson; no, éste protagonista es un tímido alumno de secundario sediento de grandes aventuras.

Otro de los aspectos más interesante del film es justamente cómo se desentiende de tener que explicar otra vez que a Parker lo picó una araña, etc, etc, etc. Con el origen ya narrado en varias oportunidades, los productores de este film acertadamente consideraron que era redundante una vez más contar el por qué de sus poderes (una decisión inteligente que bien podrían enterarse los que cuentan en cada película de Batman cómo murieron sus padres). Es más, en Spider-Man: de regreso a casa tampoco sabemos qué pasó con el tío Ben, si Peter fue indirectamente responsable de su muerte o si simplemente falleció por causas naturales. Si en el futuro se revelan o no estas cuestiones, es una incertidumbre, pero que de momento hayan decidido omitir esa parte para saltar directo a la acción y a construir un nuevo mundo para el personaje es uno de los grandes aciertos de la historia.

Spider-Man: Trailer de TV

0:30
Video

…y el otro en lo clásico. Claro que más allá de ciertas libertades que se toma la película y que hasta puedan parecer sacrílegas para el fan más ortodoxo, eso no quita que su representación de Peter Parker conserve algunos rasgos clásicos como la imprudencia del héroe por su falta de experiencia, su búsqueda por pertenecer a grandes grupos (en los comienzos del cómic, Spider-Man buscaba afiliarse a Los cuatro fantásticos convencido de que ahí ganaría un sueldo) e incluso esa casi ridícula doble vida en la que es un hábil justiciero y también un tímido adolescente.

La película recupera el espíritu de las primeras historias de Stan Lee y Steve Ditko en las cuales el centro de la acción, más que las batallas contra los estrafalarios villanos, eran los problemas estudiantiles de Peter. Y si bien el film no replica necesariamente a los mismos personajes secundarios, sí pone el acento en la sólida amistad de Peter con su amigo Ned (Jacob Batalon, una verdadera revelación); el vínculo con Liz (Laura Harrier) y con otros compañeros como Flash (Tony Revolori) o incluso Michelle (Zendaya), un personaje que sobre el final cobra un peso inesperado.

Por otra parte, la dinámica con la tía May ( Marisa Tomei ) también conserva ese espíritu clásico, ya que el protagonista esconde por todos los medios su faceta heroica ante la preocupación de su tía que ignora su doble vida. Incluso desde la estética es evidente que se buscó conservar determinados rasgos del personaje.

De regreso a casa es una película que funciona porque hace de Peter el eje y aunque las peleas del arácnido no dejen de ser el espectáculo central, es su complicada cotidianidad el vínculo que termina de conquistar el corazón del espectador.

Spider Man: con un pie en lo moderno y otro en lo clásico

1:45
Video

El villano. De la gigantesca galería de rivales que tiene Peter Parker, Vulture ( Michael Keaton ) era uno de los que todavía estaba pendiente. El villano que en las historietas era un anciano dueño de un poderoso traje, en el film se convierte en un avinagrado adulto que busca sacar rédito de la súper chatarra que quedó desperdigada por el universo Marvel para convertirla en poderosas armas disponibles para el mejor comprador. Tecnología correspondiente al ejército Chitauri ( Los Vengadores 1) o piezas rotas del ejército de Ultrones ( Los Vengadores 2) son codiciados tesoros que Vulture busca para acrecentar su fortuna. La rivalidad entre Peter y su némesis, repitiendo la fórmula establecida en la primera Spider-Man de Sam Raimi, va mucho más allá de la simple pelea heroica, ya que se convierte en un conflicto estrictamente personal gracias a una inesperada vuelta de tuerca que se plantea en el film y que le otorga una entrada triunfal en el Olimpo de los mejores malos del cine de superhéroes.

Lo peor

Qué fue lo peor de Spider-Man: de regreso a casa

1:43
Video

La duración. Cuando se estrenó Sandy Wexler, la última comedia de Adam Sandler, algunos críticos remarcaron su larga duración 131 minutos… 12 más que El Ciudadano y si bien con Spider-Man no sucede lo mismo, es innegable que sus 133 minutos también resultan extensos. La costumbre actual de muchos tanques cinematográficos de pasar las dos horas de duración, llama la atención y en varios casos se traduce en historias demasiado estiradas. A pesar de alternar con eficacia escenas de acción con otras centradas en la rutina del personaje, el primer acto de la película entorpece el ritmo y genera gran ansiedad por parte del espectador que quiere ver al héroe sumergido enteramente en la batalla contra Vulture.

Spider-Man: de regreso a casa - Lo peor de la película

1:43
Video

Un riesgo... Mucho se habló sobre el exceso de protagonismo que podría tener Iron Man en De regreso a casa porque una de las tramas centrales de la historia es la de Tony Stark ejerciendo de mentor del joven héroe. La referencia a todo lo que sucedió en los dos films de Los Vengadores y en Civil War refuerzan esta peligrosa idea del universo cinematográfico de Marvel cerrando puertas sobre sí mismo e impidiendo que un espectador casual pueda entusiasmarse frente una película que para entender en un 100% requiera de saber qué pasó en muchos largometrajes previos. Es una jugada peligrosa que sigue de cerca la lógica que la editorial creó en los sesenta y aunque de momento el negocio pareciera estar saliéndoles bien, con el tiempo pueda llegar a agotar a un público menos entusiasta e interesado en seguir todas y cada una de las obras que tengan el sello Marvel.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.