Suscriptor digital

Cristina, atragantada con la corrupción

Carlos M. Reymundo Roberts
(0)
8 de julio de 2017  

Las nuevas revelaciones sobre casos de corrupción en la era kirchnerista, como el de la mina de Río Turbio, me suscitan dos reflexiones. La primera es que nunca entenderé la vocación autodestructiva que llevó a esta gente a dejar las huellas en todo. Son robos explícitos, transparentes, fácilmente verificables. Para descubrirlos no hacen falta investigadores: están al alcance de chicos curiosos y con la primaria completa. Ése es el problema del juez Luis Rodríguez, a cargo del expediente de la minera. Tiene la primaria, pero no es curioso. No quiere ni asomarse a las escandalosas novedades que van apareciendo. La segunda reflexión: es una lástima que este caso opaque las interesantes propuestas que presentó Cristina para luchar contra la corrupción.

Algunas las dejó escritas en el texto fundacional de Unidad Ciudadana. Otras me las hizo llegar por mail. Con inesperada humildad, admite que en la redacción de estas propuestas contó con la ayuda de Julio De Vido, Amado Boudou y Ricardo Jaime.

El plan tiene 12 puntos y se titula: "Para que desaparezca el flagelo de la corrupción". 1) No se puede llamar corrupción el enriquecimiento de funcionarios que, llegados al poder con el 54% de los votos, tienen el loable deseo de asegurar su futuro y el de sus hijos, nietos, bisnietos y tataranietos. 2) Hay que revisar el Código Penal, que hoy castiga, por ejemplo, el lavado de dinero; es decir, nuestro ordenamiento jurídico propugna el dinero sucio. 3) Se debería considerar lícito de toda licitud que gobiernos de probadas credenciales nacionales y populares puedan ir por todo a través de la compra de jueces, legisladores, empresarios, medios, periodistas, órganos de control, ONG, etc. 4) También debería ser tolerado que las obras públicas, desde un gasoducto hasta una mina de carbón, más allá de que nunca se hagan, generen un fluido tráfico de dinero y terminen premiando a ministros que tuvieron la grandeza de impulsarlas. 5) A la actividad hotelera, clave en el desarrollo de la industria del turismo, habría que beneficiarla con una normativa que le permita estar en manos de funcionarios asociados con contratistas del Estado, no presentar balances, ser pantalla de otros negocios y blanquear retornos mediante el alquiler de habitaciones que nunca se ocupan. 6) En casos de vicepresidentes de manifiesta vocación altruista, podrán quedarse con la fábrica de hacer billetes. 7) El revoleo de plata por encima de muros de conventos debe ser considerado, en todos los casos, una donación, y no se preguntará de dónde provienen los fondos. 8) Hay que prohibir que la actividad del pujante mercado informal de divisas, con epicentro en Puerto Madero, quede registrada en circuitos internos de televisión. 9) La delación premiada será severamente castigada. 10) El regalo de una ex presidenta a su hija -aun en el caso de que fueran 5 millones de dólares- no debe ser materia judiciable ni motivo de sospecha. 11) Los pozos, sótanos, cajas fuertes disimuladas en estatuas de jardín y cualquier otra forma de resguardo de ahorros son, por definición, un ámbito privado e inviolable. 12) La corrupción no desaparecerá si Macri y todos sus secuaces no terminan en la cárcel.

Cristina me comentó que también habían pensado en neutralizar a periodistas investigadores, obligándolos a trabajar en la sección Deportes. Desistieron. "Se van a hacer un picnic con el Fútbol para Todos."

Esta semana, el debate se centró en si De Vido tenía que perder los fueros para que pudiera ser detenido por el caso de la mina de Río Turbio. Discusión inútil, porque Rodríguez no lo va a indagar. ¿Expulsarlo de la Cámara? Sin votos kirchneristas, imposible llegar a los dos tercios que se necesitan. Me imagino que la defensa del ex ministro irá por el lado de que un negocio turbio y en Santa Cruz era una tentación irresistible. Acaso pueda acudir al "robo para la corona"; digamos, obediencia De Vido. Pero se expone a que le contesten que, insaciable, también se robó la corona. Igual, el suyo es un caso extraordinario. Un prestidigitador del choreo, que muestra las cartas pero no cómo las hace desaparecer. Los que le siguieron el juego de manos dicen que el secreto consistía en no firmar nada que pudiera comprometerlo. Y en usar comodines: sus subalternos. Ante tanto kirchnerista burdo, es para destacar que la corrupción haya sido elevada, en un descuido, a la categoría de magia.

Lilita Carrió lo acusa de ser el que cobraba las coimas. Se equivoca. Ese menester, el cobro de retornos multimillonarios, estaba a cargo de un señor que se llama Baratta. De Vido siempre fue un bromista.

A todo esto, Cristina no puede creer su mala suerte. Cuando tiene 50 cosas que criticarle al Gobierno, desde el aumento de las naftas hasta la inseguridad, la agenda se ha plantado en Odebrecht, el hotel Waldorf y la mina de carbón. El miércoles, la propuesta del Frente Renovador en Diputados para que no prescriban los delitos de corrupción fue aprobada por una amplia mayoría, incluido el bloque de Cambiemos, y rechazada por el kirchnerismo. Un escrache total. Pero votaron a conciencia: no creen que afanar sea delito.

Para levantarle el ánimo, Máximo le llevó a su madre el resultado de un par de encuestas que la muestran al frente. "Bien, bien -dijo ella-. ¿Pero cómo estoy en las que no pagamos?"

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?