Suscriptor digital

Contrataque de campaña: Cambiemos acusará al kirchnerismo de gobernar para los ricos

Fuente: Archivo
Según un informe del Gobierno la mayoría de los US$ 81.650,8 millones que se destinaron entre 2012 y 2015 a subsidios fueron para los sectores más acomodados
Pablo Fernández Blanco
(0)
11 de julio de 2017  • 11:24

Cambiemos busca demostrar que el kirchnerismo benefició a los ricos

04:59
Video

En el octavo piso del Palacio de Hacienda se acaba de diseñar uno de los argumentos más fuertes en materia económica que esgrimirán los candidatos de Cambiemos en la campaña electoral que conducirá a las elecciones de medio término. El trabajo, compuesto por planillas de Excel y análisis cualitativos en base a una exploración de la contabilidad pública en el último mandato de Cristina Kirchner , arroja una conclusión disruptiva para la política doméstica: pese a colocarse del lado del pueblo y acusar a la gestión actual de liderar el ajuste, la ex presidenta gobernó para los ricos.

Entre 2012 y 2015 el país destinó US$ 81.650,8 millones en subsidios al gas, la electricidad, el agua y el transporte. Pero la mayor parte de esos fondos mejoraron la vida de los sectores más poderosos de la población, mientras que una porción menor llegó a los más necesitados.

En números más precisos, sostiene el paper que vio LA NACION, el decil más acomodado de la población recibió US$ 12.501,1 millones en subsidios. En cambio, el decil menos favorecido apenas arañó US$ 5.743,1 millones.

En términos crudos: en la última gestión de Cristina Kirchner, el 10% más rico de la población recibió más del doble de subsidios que el 10% más pobre.

El documento no es ingenuo. Fue hecho por un grupo de técnicos del Ministerio de Hacienda, que maneja Nicolás Dujovne. Si bien es parte de una serie de trabajos que hacen sus asesores cotidianamente, se distribuirá entre la tropa de Cambiemos para darles letra en la discusión preelectoral.

La polémica afirmación apunta a estallar uno de los puntos más fuertes del discurso opositor, según el cual Mauricio Macri , por su extracción social y su pasado empresario, tiene una gestión orientada a favorecer a los que más tienen. Es un argumento muy utilizado por el diputado Sergio Massa , el ex ministro de Transporte Florencio Randazzo y la ex presidenta Cristina Kirchner, hasta ahora la competidora más seria según las encuestas de Esteban Bullrich , el primer nombre de la boleta legislativa del oficialismo en las próximas elecciones.

En parte, la discusión por los subsidios sirve para apuntalar a la tropa propia en casi cualquier debate, dado que los principales rivales formaron parte del último gobierno.

Además, Cristina Kirchner centralizó la discusión con el Gobierno en torno a la economía, y dejó al margen otras cuestiones relacionadas con la inseguridad o la corrupción, por ejemplo.

Los sectores más ricos de la población lideraron su participación en subsidios en casi todos los servicios: electricidad, trenes, aviones, distribución de gas por redes y agua (el trabajo de Hacienda toma en cuenta en ese punto una investigación del Centro de Estudios Distributivos Laborales y Sociales (CEDLAS). Sólo quedaron relegados con respecto a los sectores de menores recursos en colectivos y gas envasado (garrafas y tubos), algo comprensible debido a que las zonas más acomodadas reciben el servicio a través de distribuidoras, como Gas Natural Fenosa y Metrogas, mientras que el denominado GLP suele ser la herramienta para calefacción y cocina de los más pobres.

Algo similar ocurre con el avión. La gestión kirchnerista destino subsidios millonarios a mantener en pie Aerolíneas Argentinas. Es difícil pensar que los miembros de los sectores menos favorecidos hayan toma alguna vez un avión en esos años, algo que es más frecuente para la población de mayores recursos.

Diversos sectores de la política, académicos y economistas criticaron al kirchnerismo por su política de subsidios, base del déficit fiscal con el que dejó el poder en 2015. Lo novedoso del paper de Hacienda es que se sirvió de la gigantesca base de datos del Estado para ponerle cifras a esas acusaciones y construir un discurso de tónica proselitista en las vísperas de la campaña.

Más allá de los exorbitantes números macroeconómicos, esa receta electoral incluye ejemplos más cercanos para la gente de a pie. Sostiene, por caso, que "si se hubiera subsidiado el gas, la electricidad, el transporte y el agua solamente al 50% más pobre de la población se habrían ahorrado US$ 49.163 millones entre 2012 y 2015. Y con ese ahorro se habría podido duplicar el tamaño de la red nacional vial, o más que duplicar el número de escuelas primarias, o multiplicar por seis el número de jardines de infantes de la Argentina".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?