El futbolista que fue compañero de Beckham, ganaba 700.000 dólares al año y ahora asumió un voto de pobreza

Mulryne, en su nueva faceta
Mulryne, en su nueva faceta Crédito: BBC
A los 39 años y lejos del deporte profesional, el irlandés Philip Mulryne se convirtió en sacerdote, aceptando un estilo de vida opuesto a sus días en Manchester United
(0)
11 de julio de 2017  • 23:59

Philip Mulryne nació en Belfast, Irlanda, y fue descubierto por el Manchester United a sus 14 años cuando jugaba en el equipo de fútbol de su parroquia, el St Oliver Plunkett. Coincidió en el equipo inglés con estrellas como David Beckham y Ryan Giggs, llegó a ganar unos 700.000 dólares al año, salía con modelos y participó de 27 encuentros internacionales con la selección de Irlanda del Norte hasta su retiro en 2008.

Su continuidad dentro de la cancha se dio en Norwich City, en paralelo con sus años más relevantes en el conjunto nacional. Hasta finales de la década pasada, Mulryne fue jugador profesional. La vida que tiene ahora, a los 39 años, es muy (pero muy) distinta.

Fue un cambio drástico desde que el final de su carrera estuvo marcado por lesiones, escándalos de evasión de impuestos y una expulsión disciplinaria de la selección.

Mulryne, en la selección
Mulryne, en la selección Crédito: BBC

En 2009, el comportamiento de Mulryne dio un giro de 180 grados. Empezó su formación para convertirse en sacerdote de la iglesia Católica en el seminario diocesano Saint Malachy en Belfast. Para ello estudió filosofía en la universidad de Queens, teología en la universidad Gregoriana, y en 2012 se unió a la orden de predicadores, conocida también como orden dominicana.

El año pasado, al hacerse diácono -el paso previo a ordenarse como sacerdote- se declaró en banca rota para asumir así su voto de pobreza. Este fin de semana, el arzobispo de Dublín Joseph Augustine Di Noia lideró la ceremonia que lo convirtió en sacerdote católico.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?