Otro encuentro con las lectoras: seguimos creando en forma colectiva

Fuente: OHLALÁ!
En el segundo encuentro de Fábrica OHLALÁ!, le dimos play al intercambio de experiencias.
(0)
21 de julio de 2017  • 00:48

Te compartimos la segunda edición de Fábrica, con la misma esencia, pero de un modo diferente cada vez. De estos encuentros ya van saliendo algunos lineamientos femeninos que nos representan y nos dan pistas de hacia dónde vamos. Cada oportunidad nos obliga a repensarnos, a no repetirnos, a ir por más, y entonces nos juntamos a cranear qué queremos compartir, qué potencial podemos encontrar en cada intercambio, cómo escucharnos más y mejor, interpretar también el feedback de nuestras lectoras: qué temas nos mueven y nos interesan hoy a las mujeres.

¿QUÉ HICIMOS?

Convocamos a otras 20 ohlaleras a nuestro estudio de fotografía –el lugar donde hacemos muchas de nuestras producciones todos los meses– para trabajar con distintos disparadores asociados a nuestro título de tapa del mes pasado. El “dale play” se convirtió entonces en nuestro leitmotiv para jugar, para animarnos a crear juntas, para darle sentido y potencia al diálogo genuino que se da cuando un círculo de mujeres se junta con un objetivo en común.

Fuente: OHLALÁ!

Arrancamos por lo más lúdico; tomamos la escenografía de nuestra última nota de calidad de vida –un grabador gigante y unos parlantes en blanco y negro– y la intervinimos grupalmente con colores. Después, trabajamos bajo los conceptos PLAY, PAUSE y STOP, indagando a nivel individual y grupal a qué aspectos de nuestras propias vidas necesitábamos darles impulso, qué otras cosas necesitan una pausa o nos conectan con el relax y el disfrute y, por último, dónde caben hoy nuestros "stops”, qué cosas ya no van más con nosotras o esas que simplemente necesitamos dejar de lado. Lo que salió de ahí fue muy movilizante para todas y nos permitió pensarnos más a nivel macro; de hecho, te proponemos que vos también hagas tu propio ejercicio en el recuadro y que lo tengas a la vista, como un post-it mental.

El diálogo que empodera

Después, como la primera vez, no faltaron las charlas sobre ciertos tópicos y nuestra manera de mirarlos –hablamos sobre el equilibrio, el poder, el sexo, la masculinidad, el trabajo, el emprender– y cada una de las fabricantes tuvo la oportunidad de compartir su “imagen de poder”, esa a la que recurrimos para hacer visibles nuestros recursos internos. Queremos que esta energía siga circulando, queremos ser cada vez más, porque estamos convencidas de que, juntas, siempre somos mucho más poderosas.

Armá tu playlist

Convertite en fabricante, escribí debajo de cada columna las palabras o ideas que te aparezcan intuitivamente (anotá lo que surja).

STOP: ¿qué cosas tenés que dejar de lado? ¿Qué no va más con vos?

PAUSE: ¿qué actividades te ponen en pausa y te invitan al relax?

PLAY: ¿qué proyectos o actitudes tuyas querés activar?

Fuente: OHLALÁ!

¿Qué te llevás de Fábrica?

Jaqueline Pérez, 35 años, emprendedora .“Fue intenso, con muchos puntos de vista, con mujeres fuertes, con sangre, emprendedoras, con ganas. Siento que somos las mujeres del futuro. Me llevo la certeza de que no estoy sola. Para mí, fue una lluvia de ideas con pasión”.

Jorgelina Paje, 32 años diseñadora. “Me divertí, jugué, pinté, charlamos, nos reímos. Es un espacio para crear (y crearnos) y me llevo la experiencia de compartir con un buen grupo de mujeres. Para mí, Fábrica OHLALÁ! es innovación y percibo este ‘salto’ que hoy damos las mujeres”.

Nahama Kvitko, 27 años, Lic. en administracón. “Me llevo la fuerza para hacer todo lo que quiero y seguir mis proyectos, y siento que me abrió una puerta para seguir desarrollándome. Me encantó estar en el lugar donde se hace la revista todos los meses. Me dio mucha alegría”.

¿Querés saber más sobre Fábrica Ohlalá ? Podés ver un poquito de lo que hacemos en este link .

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.