Hablemos de la amistad en la literatura y en la vida

Crédito: Latinstock
Daniela Chueke
(0)
20 de julio de 2017  • 21:17

¡Feliz día del amigo a todos los integrantes de este hermoso Club de Lectura! Hoy nos tocaría compartir un cuento, pero les soy sincera, no pude elegir ninguno. Estuve leyendo novelas románticas el fin de semana. Me mandaron varios libros de Megan Maxwell, una escritora española líder en ventas de este género y me dejé llevar porque venía de leer 7 casas vacías de Samantha Schweblin y necesitaba reponerme de su intensidad.

La historia de Hasta que salga el sol (M. Maxwell, Planeta) trata del amor, por supuesto, y de la amistad de un grupo de treintañeras que viven en Benicassim, una zona de playa.

Me quedé pensando que salvo en este género, o en el juvenil e infantil, la amistad no suele ser un tema que haya fundado grandes historias en la literatura. ¿Me equivoco? ¿Alguien recuerda alguna obra que refleje una gran amistad?

Hay algunos ejemplos emblemáticos, como Don Quijote y Sancho Panza, Batman y Robin (si incluyéramos en literatura a los cómics y hay muchos argumentos en la discusión literaria para afirmar que lo es), pero no muchos más.

En cambio, de amores y desamores está hecha toda la literatura universal.

Un homenaje a la amistad es El Principito. Según el zorro, quien le revela a este niño de otro planeta los secretos de la amistad, esta no es otra cosa que domesticar y domesticar es crear lazos. ¿Puede haber una definición más acertada que esa? Para mí no. Amamos lo que conocemos y conocemos lo que cuidamos. Quizá por eso se habla de que el perro es el mejor amigo, no porque el animal sea fiel, sino porque al cuidarlo, estamos generando un lazo especial, de amistad.

" ¡Si quieres un amigo, domestícame! -¿Qué debo hacer? -preguntó el Principito. -Debes tener mucha paciencia -respondió el zorro-. Al principio te sentarás un poco lejos de mí, así, de esta manera, sobre la hierba. Te miraré de reojo y tú no dirás nada. El lenguaje es fuente de malentendidos.
" ¡Si quieres un amigo, domestícame! -¿Qué debo hacer? -preguntó el Principito. -Debes tener mucha paciencia -respondió el zorro-. Al principio te sentarás un poco lejos de mí, así, de esta manera, sobre la hierba. Te miraré de reojo y tú no dirás nada. El lenguaje es fuente de malentendidos. Crédito: OHLALA

En poco tiempo este Club va a dejar de funcionar acá en Ohlalá. Una etapa que se cierra. Siento que generamos una amistad en estos años, alrededor de los libros y de tantas conversaciones que fuimos compartiendo.

Hemingway

Nos quedan un par de encuentros, así que les propongo, en esta conversación comentar un cuento de Ernest Hemingway, Colinas como elefantes blancos para ver cómo aplica en este relato, así como en toda su obra, su famosa "Teoría del iceberg". Según el escritor, todo relato debe reflejar tan sólo una parte pequeña de la historia, dejando el resto a la lectura e interpretación del lector, sin evidenciar lo que se halla sumergido en el fondo.

Espero que pasen un excelente día y semana. Que puedan celebrar con sus afectos o con un buen y querido libro (A veces lo elijo por sobre los encuentros con personas, no sé si eso es bueno, jaja).

Entonces mi propuesta para hoy: hablemos de amistad, de amigos en la literatura, de citas sobre la amistad y de qué es para ustedes la amistad. ¿Tienen amigos entrañables a los que quieren homenajear? Y, al mismo tiempo, leemos el cuento propuesto y lo comentamos hasta el jueves. Les parece? Gauchi perdone pero con los Hermanos Karamazov por el momento (y eso que está en la lista de los indispensables) imposible que entre en el Club. Cuéntenos qué va considerando mientras tanto.

Recuerden que pueden contactarme a clubdelecturaohlala@gmail.com, twitter @danielachueke y mi nueva cuenta de Instagram (si me seguían antes vuelvan a esta, porque la otra fue pirateada) @daniela.chueke.

¡Cariños!

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.