0

Cómo serán las condiciones de alojamiento del contador de los Kirchner en el penal de Marcos Paz

Víctor Manzanares, al salir de Río Gallegos
Víctor Manzanares, al salir de Río Gallegos Fuente: LA NACION - Crédito: Horacio Córdoba
Víctor Manzanares quedará detenido y a la espera de una definición del pedido de excarcelación planteado por su defensa
Sol Amaya
0
21 de julio de 2017  • 19:24

Víctor Manzanares, el contador detenido en Río Gallegos por presuntas maniobras con fondos embargados a la familia Kirchner , llegó a Buenos Aires hoy al mediodía para presentarse ante los tribunales de Comodoro Py y notificar los delitos que se le imputan.

Vestido con casco y chaleco antibalas, y bajo un fuerte operativo de seguridad, luego de su paso por los tribunales, Manzanares fue trasladado al Complejo Penitenciario Federal II de Marcos Paz.

Allí permanecerá durante 72 horas en el módulo de ingreso, protocolo que se sigue con todos los detenidos que entran por primera vez a un penal federal.

Durante esos primeros días se le hace una evaluación, que incluye unas 90 preguntas, además de una serie de estudios, para determinar su estado de salud, si tiene problemas mentales, afecciones previas o tendencia suicida.

Una vez terminada esta evaluación y en función de la clasificación que esto determina, será trasladado a un pabellón.

Según informaron a LA NACION fuentes del Servicio Penitenciario Federal, Manzanares estará bajo el sistema de Intervención para la Reducción de Índices de Corruptibilidad (IRIC), el mismo régimen que siguen, por ejemplo, Lázaro Báez , José López y Ricardo Jaime en la cárcel de Ezeiza.

La normativa penitenciaria considera internos admisibles bajo este sistema a "aquellos que reúnan dos o más de las siguientes características":

  • Alto poder económico o adquisitivo
  • Vinculación destacada con grupos de criminalidad organizada nacional o trasnacional
  • Internos procesados o condenados por delitos de corrupción, de criminalidad económica o de crimen organizado y crimen organizado trasnacional (lavado de activos, cohecho, tráfico de influencia, entre otros)
  • Capacidad fundada de influir o infiltrarse en las altas esferas gubernamentales o de poder político
  • Capacidad de corromper o de influir, a través de dinero o recurso a la intimidación o violencia, en el desempeño del personal
  • Personas privadas de su libertad que fueran funcionarios públicos al momento de su detención o que lo hayan sido con anterioridad, siempre que hayan tenido acceso a altos niveles de gobierno

El penal de Marcos Paz
El penal de Marcos Paz Fuente: Archivo

Cómo se forman los agentes que trabajan con el IRIC

El personal penitenciario que trabaja en las áreas donde están alojados los internos bajo el sistema IRIC está especialmente capacitado para tal fin, explicaron fuentes del SPF.

Estos agentes se forman con el Programa de Capacitación Intensivo de Prevención de la Corrupción. El objetivo es instruirlos sobre la problemática de la corrupción, "adoptando una actitud proactiva, a través de la incorporación de herramientas conceptuales y de responsabilidad que detentan como funcionarios públicos, reforzando su compromiso y actitud ética".

Algunos de los contenidos de este programa son: moral y ética; lucha contra la corrupción; corrupción en el sistema de justicia criminal y en el ámbito penitenciario; los riesgos derivados del alto poder económico y del crimen organizado; la importancia de la lucha contra la corrupción; buenas prácticas de prevención y lucha contra la corrupción en contextos de encierro, entre otras temáticas relacionadas.

Por: Sol Amaya
0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.