Un tesoro de comedias oculto en el inagotable universo de Netflix

Casi el 18% de la producción original de la plataforma de streaming está dedicado al género; consagrados, imperdibles y rarezas, de Louis C. K. y Ellen DeGeneres a nuevos exponentes
Natalia Trzenko
(0)
25 de julio de 2017  

Dave Chappelle
Dave Chappelle

Es un mal cada vez más extendido para el que la psicología moderna aún no tiene respuestas. Ni formas de nombrar el sentimiento de angustia y vacío existencial que sobrecoge a los espectadores cuando terminan de ver una serie que los fascinó. Sin nuevos capítulos que aparezcan en pantalla a la cuenta de diez ni una futura próxima temporada que esperar aunque sea en el futuro lejano, el público empieza a buscar respuestas cada vez más difíciles de encontrar. Ante el desesperado pedido de auxilio de los aficionados a las plataformas de streaming, ante el grito de ayuda del "¿y ahora qué veo?" que retumba en las redes sociales, la solución puede estar más cerca y a mano de lo que muchos imaginan. Siempre y cuando les interesa la comedia y, más precisamente, el stand up. Aunque sean pocos los que piensen en el género cuando se pongan a buscar en el catálogo de Netflix, lo cierto es que el servicio cuenta con casi setenta especiales de producción propia que abarcan un arco tan amplio y diverso de comediantes y estilos que puede satisfacer a conocedores y neófitos en el tema. Y aunque no reciban la atención de sus series originales lo cierto es que para el gigante del streaming, el stand up es uno de los terrenos principales donde batallar por el liderazgo de la nueva era de los contenidos televisivos.

Si hace unos años para un comediante experimentado en el arte de hacer reír con su habilidad para escribir e interpretar relatos y puntos de vista humorísticos sobre la vida, la cultura, la política y el mundo en general el éxito se traducía en tener su propio especial en HBO y tal vez una sitcom creada a su imagen y semejanza, hoy el ascenso social entre los humoristas-especialmente los norteamericanos- es estar disponible para los suscriptores globales de Netflix. Para lograr convertirse en el lugar del stand up por excelencia la plataforma conformó casi el 18 por ciento de su catálogo de contenidos originales con especiales encabezados por figuras consagradas como Louis C. K., Dave Chappelle, Amy Schumer y ya anunció que los próximos en sumarse serán Ellen DeGeneres, Jerry Seinfeld y Chris Rock, al que le habrían pagado cuarenta millones de dólares por pasarse de HBO a su escudería.

Colin Quinn: The New York Story
Colin Quinn: The New York Story

Claro que parte del atractivo de programar stand up es que resulta comparativamente económico respecto de las producciones de ficción, ya que para realizarlo se precisa poco más que un buen despliegue de cámaras y un público dispuesto a pasarla bien con su comediante favorito. Que no siempre es famosísimo. Al menos en términos internacionales.

Como la oferta de stand up en Netflix es tan amplia como variada, aquí sigue un repaso por algunos de los contenidos que más se destacan, los más nuevos, los imperdibles y unas cuantas rarezas para aquellos espectadores de paladares exquisitos o lo suficientemente desesperados por probar nuevas formas de entretenerse hasta el punto de conocer y probar un género que hasta ahora evitaban.

Consagrados

Louis C. K. 2017. En cada entrevista que realiza, además de demostrar su pesimista modo de ver el mundo, el comediante insiste en que, más allá de haber escrito, dirigido, editado y protagonizado una serie y de haber participado en varias películas, su prioridad siempre es el stand up, punto de origen y de llegada de su éxito y reconocimiento. Para ello se propone estrenar material nuevo cada año y de eso se trata este especial, en el que aparece de elegante traje para hablar de su mirada sobre el aborto, el suicidio y la religión. Los temas livianitos para pasar el rato, está claro, no son la especialidad de Louis C. K.

The Standups: Nikki Glaser
The Standups: Nikki Glaser

Amy Schumer: The Leather Special. Antes de convertirse en ganadora del Emmy, chica de tapa, autora de memorias y protagonista de comedias de Hollywood, Schumer era una de las voces más frescas y nuevas del stand up, un género en el que las mujeres deben pelear por cada centímetro y segundo de escenario que consiguen. En este nuevo especial la humorista habla sobre su nueva fama, las presiones que enfrenta como mujer en un medio hostil y, por supuesto, reserva buena cantidad de tiempo a discutir sus aventuras y desventuras sexuales. Dirigido por ella, el especial no tiene la efectividad ni la profundidad de otros de sus trabajos, pero para quién quiera conocer un poco más a la mujer de la que habla todo Hollywood, vale la pena

Kevin Hart: What Now? Ante 50.000 personas en un estadio de fútbol americano en Filadelfia, su ciudad natal, Hart demuestra que su ego es inversamente proporcional a su estatura. Con un prólogo en el que se lo ve como un James Bond en miniatura y en pareja con Halle Berry, el comediante que muchos conocen por las películas que protagoniza junto a Dwayne Johnson (pronto se los verá en Jumanji 2) despliega un histrionismo siempre al borde de la crispación. Los fanáticos le aplauden sus estridencias y exagerados manierismos y aunque no sea para todo el mundo, en el especial se puede vislumbrar las razones que lo transformaron en fenómeno.

Dave Chappelle. Figura misteriosa y no tan conocida como sus pares en la escena standupera, Chappelle tenía un programa de televisión que cosechaba rating y premios cuando un día decidió que, más allá de los millones que le ofrecieran para hacer una nueva temporada, él ya no estaba dipuesto a "venderse" por dinero. Doce años atrás dejó todo, la TV y el stand up, y se fue de viaje. Nada se supo de él más allá de los rumores de un colapso nervioso hasta que reapareció para realizar dos funciones de dos horas de un nuevo show de stand up que luego le vendió a Netflix, "porque necesitaba dinero", según admitió al tiempo de promocionar los especiales que lo muestran en su mejor forma. Ácido, irreverente y consciente de su lugar en el mapa de la cultura popular norteamericana.

Imperdibles

Aziz Ansari: Live At Madison Square Garden. Si vieron las dos temporadas de Master of None y no toleran la espera de una tercera que nadie, ni sus autores, tienen idea de cuándo o de si realmente se hará, una buena opción es ver este especial que muestra la esencia de Ansari y su modo del ver el mundo. Desde sus puntos de vista sobre la inmigración y los vinculos en los tiempos de redes sociales, WhatsApp y la cibervigilancia de los potenciales intereses amorosos.

Aziz Ansari: Live at the Madison Square Garden
Aziz Ansari: Live at the Madison Square Garden

Patton Oswalt: Talking for Clapping. Un nerd confeso, Oswalt suele aparecer en series como Veep y Agents of S.H.I.E.L.D, y su comedia suele estar basada en sus intereses en la cultura popular, especialmente el cine fantástico y los cómics. Claro que en este nuevo especial la familia tiene un lugar de privilegio y en los dos extremos del espectro etario. De las píldoras que toman sus septuagenarios padres a la afición -contagiosa- de su hija de seis años por las aventuras animadas de Mi pequeño Pony.

Tracy Morgan: Staying Alive. Los espectadores de la brillante serie 30Rock saben que Morgan no es un comediante especialmente sutil por su fino manejo del lenguaje. Sin preocuparse por la corrección política o los límites sociales que muchas veces complican a sus colegas, el ex Saturday Night Live dice lo que piensa de un modo entre grosero y tierno que, a la vez, es gracioso, irritante e inimitable. En este caso, al ritmo de la canción de Bee Gees que da título al especial y con un traje muy al estilo de John Travolta en Fiebre de sábado por la noche, Morgan regresa al ruedo luego de un accidente que lo puso al borde de la muerte cuando un camión de Walmart chocó la camioneta en la que viajaba con su equipo. Sin esquivarle al tema, el comediante construyó todo su show alrededor de las consecuencias físicas, emocionales y económicas del accidente. Nada parece estar fuera de los límites para él: ni el tiempo que estuvo en coma, sus familiares en la cárcel o el fanatismo religioso que lo acunó mientras estuvo internado.

Sarah Silverman: A Speck of Dust
Sarah Silverman: A Speck of Dust

Sarah Silverman: A Speck of Dust. El espectáculo de Silverman no se parece en nada a los de sus colegas. Aunque los elementos sean los mismos, un escenario, un micrófono y una mente brillante llevando al público de las narices, lo cierto es que el modo en que la comediante hace lo suyo es tan único como desopilante. Entre tierna y despiadada, Silverman puede contar anécdotas sobre sus padres, sus hermanas o su propia experiencia con la mortalidad con el mismo tono y sonrisa con que se cuestiona la posibilidad de matar a su perro para no sufrir su fallecimiento en el futuro. Por todo lo atrevido y punk de su estilo, lo más interesante de este especial es su inteligente juego con los limites del discurso y el metadiscurso que puede sonar a aburrido academicismo y es todo lo contrario.

Novatos

Hasan Minhaj: Homecoming King. A veces en el stand up se trata más de una cuestión de carisma y personalidad que de las historias que se tengan para contar. En el caso de Minhaj ambas cosas se combinan para hacer de su show uno de los más destacados dentro de la oferta de Netflix. Además de sus experiencias entre hilarantes y desgarradoras como integrante de una minoría en los Estados Unidos, el hijo de inmigrantes indios cuenta su experiencia en la secundaria y comparte no sólo sus tropiezos y pequeños triunfos a modo de cuento, sino que utiliza imágenes y recuerdos proyectados en grandes pantallas para que su personal y peculiar historia se transforme en un relato del que se puede reír gente de Nueva Delhi hasta Buenos Aires.

The Standups. Atenta a las preferencias de sus suscriptores y dispuesto a satisfacerlas, Netflix presentó hace pocas semanas esta serie compuesta de seis episodios de media hora protagonizados por seis comediantes en ascenso: Nate Bargatze, Deon Cole, Fortune Feimster, Nikki Glaser, Dan Soder y Beth Stelling. Cada uno cuenta con el mismo tiempo para atrapar a los espectadores y hacerse un nombre en el competitivo y poblado género.

Michael Che Matters. Actual y políticamente relevante, este especial escrito y protagonizado por un integrante del elenco de Saturday Night Live pone en escena cuestiones como las divisiones raciales y de género en los Estados Unidos y lo hace con un estilo relajado que tiene el ritmo de una buena canción pop que es imposible sacarse de la cabeza.

Rarezas

Oh, Hello On Broadway. Entre las variadas posibilidades del stand up existen experimentos que juegan con los límites del género. Éste es quizás uno de los más extremos porque transforma a dos comediantes, Nick Kroll y John Mulaney en dos personajes de ficción, Gil y George, dos viejos neoyorquinos de pura cepa que se creen artistas y, al exponer el montaje de su nueva obra, destrozan las convenciones del mundo del teatro y del arte en general con una ironía a prueba de todo. Una experiencia lúdica imperdible que además cuenta con un invitado de lujo: Steve Martin.

Colin Quinn: The New York Story
Colin Quinn: The New York Story

Trevor Noah. Cuando Jon Stewart, prócer entre los comediantes de éxito televisivo, decidió dejar el programa que lo transformó en una estrella, The Daily Show, los candidatos a sucederlo en el ciclo de humor político eran muchos y de renombre. Y sin embargo el que se ganó el codiciado puesto fue Trevor Noah, un joven comediante sudafricano que recién empezaba a hacerse conocido en los Estados Unidos. Cosmopolita y a la vez profundamente personal, su show demuestra las razones de su rápido ascenso.

Colin Quinn: The New York Story. Los espectadores de Girls, la serie de Lena Dunham, reconocerán a Quinn como Herbie, un misántropo esencialmente neoyorquino que bien podría ser uno de los personajes de este especial que es una oda a su ciudad natal y su multicultural historia. Un espectáculo teatral notable que dirigió Jerry Seinfeld, otro hijo dilecto de la Gran Manzana.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?