Los Rolling Stones y la banda de los de 65 y más

La mayor expectativa de vida es una bendición, pero supone un desafío económico; es clave dar un rol más activo a los mayores
(0)
30 de julio de 2017  

Mick Jagger cumplió este mes 74 años y estrenó temas musicales
Mick Jagger cumplió este mes 74 años y estrenó temas musicales Crédito: Twitter

LONDRES (The Economist).- "Nada de chistes sobre la edad esta noche", bromeó Mick Jagger, líder de 73 años de los Rolling Stones, al saludar a las multitudes en el Festival Musical Desert Trip en California, en octubre del año pasado. La edad promedio de los músicos era sólo de un año menos que la de Mick, lo que justificó su descripción del evento como el "Geriátrico de Palm Springs para Músicos Británicos". Pero en estos tiempos, los músicos de rock maduros venden entradas: el festival recaudó unos US$ 160 millones.

Hay mucha más gente de más de 70 años que antes, aunque la mayoría atrae menos multitudes que los Stones. En Estados Unidos hoy un hombre de 70 años tiene 2% de probabilidad de morir en un año; en 1940, este hito se daba a los 56 años. En 1950 sólo un 5% de la población mundial superaba los 65 años; en 2015, el porcentaje era del 8% y para 2050 se prevé que subirá al 16%. Los países ricos están envejeciendo más que los del mundo en desarrollo (excepto por China, que ya está en camino de ponerse vieja). El porcentaje de personas de más de 65 años en la OCDE va camino de ser el 16% en 2015 al 25% en 2050.

Globalmente, una combinación de caída de las tasas de nacimientos y vidas más prolongadas elevará la tasa de dependencia de los ancianos (la relación entre la gente de 65 años y más y la de entre 15 y 64 años), del 13% en 2015 al 38% para fines de siglo. Los pesimistas dicen que esto puede llevar no sólo a escasez de mano de obra sino al estancamiento económico, hundimiento de mercados de activos, demandas enormes sobre los recursos fiscales y falta de innovación. El gasto en jubilaciones y en salud, que ya es más del 16% del PBI en el mundo rico, subirá al 25% hacia el final de este siglo si no se hace algo, predice el FMI.

Desde inicios del siglo XX las tasas de supervivencia en la vejez mejoraron mucho. Más recientemente, la expectativa de vida ha estado aumentando, gracias en parte a avances médicos, tales como el reemplazo de órganos y la medicina regenerativa. La ONU estima que entre 2010 y 2050 el número de personas de más de 85 años globalmente aumentará el doble que el de los de más de 65 años, y 16 veces más que todas las demás franjas etáreas.

Las alertas sobre una "bomba de tiempo plateada" o un "tsunami gris" resuenan desde hace un par de décadas, y a menudo se han planteado en términos de inminente desastre financiero y guerra intergeneracional. Salvo que se diera un aumento de productividad de una escala totalmente improbable, es insostenible pagar jubilaciones generosas por 30 años o más a gente que puede haber contribuido un período de tiempo similar. Pero la vida más prolongada y más sana que disfruta la gente en el mundo rico (y que a mediano plazo son la perspectiva para el mundo en desarrollo) puede ser una bonanza, no sólo para los individuos en cuestión, sino para las economías y las sociedades. La clave para obtener este dividendo de la longevidad es convertir a la gente de más de 65 años en participantes económicos más activos.

Muchas de esas personas mayores hoy no son en realidad "viejas" en el sentido de estar desgastadas, enfermas e inactivas. La gente de 65 años hoy está mucho mejor de lo que estaban sus abuelos a la misma edad. En la mayoría de los países de la UE la expectativa de vida saludable a partir de los 50 crece más rápido que la expectativa de vida misma, lo que sugiere que el período de vigor disminuido y mala salud hacia el fin de la vida se comprime (aunque no todos los académicos creen en esto). Pero en la mayoría de los países la edad a la que la gente se jubila apenas cambió en el último siglo.

Cuando Otto von Bismarck introdujo las primeras jubilaciones formales en la década de 1880, pagaderas a partir de los 70 años (reducido luego a 65 años) la expectativa de vida en Prusia era de 45 años. Hoy en el mundo rico el 90% de la población vive para celebrar su cumpleaños 65, la mayoría con buena salud, pero esa fecha aún se considera el comienzo de la vejez.

Este año la cohorte principal de la generación del boom de los bebes de EE.UU. llega a los 60. Se necesita un enfoque radicalmente diferente del envejecimiento y la vida después de los 65.

Los nuevos "jóvenes viejos" tienen relativamente buena salud, a menudo siguen trabajando, tienen dinero que gastan en cosas que no son específicas a su edad, y correrán un kilómetro si se les dice "mayores". Quieren seguridad financiera pero buscan algo más flexible que los productos tradicionales de jubilación que se les ofrecen. Seguirán siendo productivos más tiempo, no sólo porque lo necesitan sino porque quieren y pueden hacerlo. Pueden agregar mucho valor económico, como trabajadores y también como consumidores. Pero la vieja idea de un ciclo de vida en tres fases -educación, trabajo, jubilación- está tan profundamente enraizada que los empleadores rechazan a este grupo y las empresas y el sector financiero no lo atienden a su medida.

Identificar una nueva fase en la vida puede producir profundos cambios institucionales. En el siglo XIX se resaltó la niñez y esto abrió el camino para leyes de protección a la niñez, escolaridad obligatoria y una cantidad de nuevos negocios. Las fases de la vida son construcciones sociales, pero tienen efectos reales.

Hacer más viables financieramente, así como productivas y disfrutables, las vidas más prolongadas, requiere repensar de fondo la trayectoria de la vida y reanalizar los supuestos sobre el envejecimiento. La longevidad es masiva y hay que planificar. El pesimismo sobre las poblaciones que envejecen se basa en la idea de que en el momento que la gente cumple 65, se pasa de ser contribuidores netos a la economía a ser receptores netos de beneficios. Pero si muchos más de ellos siguen siendo económicamente activos, el proceso será mucho más gradual y matizado. Y el mercado que atiende a estos consumidores se expandirá si las empresas responden mejor.

La forma más importante de hacer financieramente sustentable el retiro será posponerlo trabajando más años, a menudo a tiempo parcial. Pero también se puede ganar mucho mejorando los productos para la jubilación. El sector financiero tiene que actualizar el modelo de ciclo de vida en el que se basa la mayoría de sus productos y consejos. Las vidas más extendidas requieren no sólo pozos más grandes de dinero sino también más flexibilidad en cómo pueden usarse.

Al volverse cosa del pasado los planes de prestaciones definidas, a la gente hay que alentarla a guardar suficiente dinero para su retiro, por ejemplo con esquemas de adhesión voluntaria. El mayor activo de mucha gente, su hogar, podría tener un rol más importante en financiar vidas más largas. Y para los integrantes del grupo de mayor edad, cada vez más habrá tecnología ingeniosa que los ayude a aprovechar al máximo la fase final de sus vidas, permitiéndoles envejecer en casa y retener la mayor autonomía posible. Quizá, en forma sorpresiva, productos y servicios desarrollados principalmente para los jóvenes, tales como celulares inteligentes, redes sociales, hogares conectados y autos sin chofer, podrían ser de gran beneficio para los más ancianos.

Traducción de Gabriel Zadunaisky

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.