Suscriptor digital

Venezuela, en su hora más difícil

(0)
1 de agosto de 2017  

Desoyendo los llamados de la comunidad internacional y actuando con una brutal represión contra manifestantes que causó la muerte de más de un centenar de personas desde que comenzaron los incidentes, encarcelando a los opositores sin más trámite que su mera voluntad y utilizando a los militares como jueces de los civiles que se atreven a levantar su voz contra el abuso, Nicolás Maduro llevó a cabo las elecciones para la Asamblea Constituyente con el único objetivo de consolidar una dictadura, eliminar la Asamblea Nacional, acabar con las libertades democráticas y cercenar derechos.

Los comicios se realizaron mediante reglas diseñadas para garantizar la mayoría chavista. Una de las tareas de la Asamblea resultante será establecer nuevas formas de democracia participativa y protagónica, lo cual, según la oposición, significará un nuevo sistema electoral sectorizado que privilegiará el voto oficialista y consolidará un poder judicial entregado a la causa chavista.

El presidente Maduro ha decidido atornillarse al poder y ha llevado al país al abismo económico.

Con la espuria y deslegitimada decisión de convocar a la Asamblea, se entregarán poderes omnímodos a quienes tienen a su nación postrada, abatida por las necesidades y las carencias. Lo que entonces puede suceder en el futuro en esta Venezuela donde la fractura social tardará años en cerrarse no es auspicioso.

Las manifestaciones de protesta de la oposición mantienen paralizada buena parte del país, mientras sigue el aislamiento internacional de un gobierno al cual no le importa el derramamiento de sangre. Tan sólo durante la votación de anteayer la represión del gobierno ocasionó la muerte de al menos 14 personas.

Sólo queda esperar que no se produzca una explosión de violencia más grave y que la sociedad venezolana, junto con las debilitadas instituciones democráticas que aún subsisten en el país y la parte no contaminada de las fuerzas armadas, pueda restablecer el orden, el diálogo y la plena vigencia del sistema republicano.

Es de desear, asimismo, que la comunidad internacional se manifieste enérgica y firmemente respecto de la situación venezolana sin demoras ni ambigüedades. En este sentido, debe celebrarse la decisión de varios países de la región, entre ellos la Argentina, Colombia y Brasil, además de Estados Unidos y el Parlamento Europeo, de calificar de ilegítima la elección de constituyentes y de no reconocer sus resultados, toda vez que la inacción y el silencio forman parte de una actitud cómplice e inaceptable.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?