Qué dejó el último Salón del Automóvil

Concept cars, eléctricos y decenas de lanzamientos animaron el último Salón del Automóvil de Buenos Aires. La exposición mostró el buen momento que atraviesa el sector en el país.
(0)
1 de agosto de 2017  • 12:28

Por Ariel Basile

La octava edición del Salón Internacional de Buenos Aires sacudió la agenda del sector y las marcas concentraron buena parte de sus lanzamientos del año en esta muestra que, en pleno auge de venta de autos cero kilómetro, estuvo a la altura de los grandes autoshows del mundo.

Entre el 10 y el 20 de junio en el predio de La Rural de Palermo se exhibieron 77 novedades de todas las categorías y más de 500.000 personas fueron testigos de un evento que levantó la vara respecto de años anteriores. Un reflejo del buen momento que atraviesa el mercado automotor, excepcional si se lo compara con otros sectores en los que el consumo sigue en declive.

Así, las automotrices tiraron la casa por la ventana (como quien dice): además de sus últimos modelos, trajeron concept cars de reciente lanzamiento en Europa y Estados Unidos, autos ecológicos, y emularon la estética general de los stands de ferias como París, Detroit o Ginebra. La razón: una serie de políticas a favor de las empresas que se tomaron en el último año y medio, como la libertad para importar productos o la baja del llamado impuesto interno a los autos de lujo, y más de 450.000 patentamientos en el primer semestre (alza del 33,4% con respecto a 2016) llevaron a que la oferta en el mercado local no parara de ampliarse. Promociones y financiación tentadora en las marcas generalistas; explosión fenomenal del universo premium; boom de pick ups 4x4 traccionadas por sectores como el agro y la minería. Aspectos que pese a la luz de alerta en la producción le dieron brillo a un Salón del Automóvil que esta vez sí tuvo vuelo internacional.

Chicos

Si el recorrido va de lo terrenal al lujo, se debe comenzar por las novedades para el segmento de los chicos, donde se impone una trilogía: Renault Kwid, Nissan Kicks y Fiat Argo.

El Kwid es la apuesta fuerte de la marca francesa para el segmento B. Se trata de un modelo desarrollado en el centro de Brasil, y equipa un motor de tres cilindros de bajo consumo de 66 CV y el sistema Media Nav de conectividad con GPS. El compacto de la japonesa Nissan, el Kicks, es un SUV chico, pensado para entornos urbanos, con motor 1,6 de 120 CV y caja manual de cinco marchas. Se destaca por su equipamiento, en especial, en materia de seguridad. Por su parte, el Argo tendrá su debut en los concesionarios a principios de septiembre, tras su aparición en mayo en Brasil, donde se fabrica. El hatchback llegará para reemplazar al Punto y las versiones más equipadas del Palio. En el Salón se vieron tres variantes, una de ellas con el motor 1,3 Firefly.

De moda

La tendencia que se ve en todos los salones está ligada al mundo de los SUV, y Buenos Aires no fue la excepción. Se trata del segmento de mayor ascenso, con un público que se vuelca masivamente a estos vehículos que dan versatilidad de uso.

Además de Kicks y Ecosport, hubo primicias en el plano de los medianos y grandes. Para resaltar: los Peugeot 3008 y 5008. Ambos modelos, que se lanzarán antes de fin de año, reflejan la nueva línea estética de la marca. El 3008, elegido Auto del Año 2017 en Ginebra, tiene un cambio de silueta: abandona las líneas de monovolumen para plantarse como auténtico SUV.

Se conoció la versión brasileña del Jeep Compass, que también desembarcará en Argentina los próximos meses. Se vieron tres unidades, todas con un motor 2,4 de 183 CV. Mención especial para el Citroën C4 Cactus, ya a la venta en nuestro país. Difícil de encasillar en un segmento, aunque este auto competirá con varios SUV compactos. Su estética rupturista comienza en el exterior con los airbumps laterales, una especie de bolsa de aire que refuerza el diseño y protege la carrocería. Vienen en cuatro colores y permiten aligerar el peso, de apenas 1.050 kg. El C4 Cactus incorpora el motor más moderno de PSA, el Pure Tech de tres cilindros de 110 CV.

Para 2018 está pensado el desembarco en los concesionarios del Chevrolet Equinox, que hizo su primera aparición en Sudamérica durante el Salón. Este mediano es el segundo modelo de la marca más vendido en Estados Unidos luego de la Silverado y, en estas pampas, complementará el porfolio de SUV que actualmente está conformado por Tracker, Captiva y Trailblazer.

Por el lado de Volkswagen, exhibió la Tiguan con tercera fila de asientos. Estará disponible a partir de noviembre, proveniente de México. Habrá desde una versión 4x2 de 1,4 litros de 150 CV, hasta un nivel R Line 2.0 TSI de 220 CV y tracción 4 Motion. La marca alemana también exhibió el Atlas, un SUV grande sin planes aún de llegar al país.

Más cerca de las minivan está la Toyota Innova, próxima a desembarcar en Argentina, también con tres filas de asientos. En el plano del lujo: DS7 Crossback, que se había conocido en marzo en Ginebra e hizo en Buenos Aires su presentación formal en la región.

Deportivos

Los más tierreros pudieron disfrutar de la gran pelea de los muscle car americanos, que despiertan pasiones en estos pagos. Al Ford Mustang se le sumó una versión Shelby GT 350R con motor V8 de 500 CV y la presencia estelar del GT, con 600 CV.

A pocos pasos se exhibía en el stand de FCA el Dodge Challenger SRT Hellcat, concebido para las carreras de cuarto de milla, nuestras “picadas”, con propulsor 6,2 litros de 717 CV.

El modelo que completa la compulsa tuvo un condimento extra, ya que durante el Salón se realizó su lanzamiento comercial: el Chevrolet Camaro con motor V8 6,2 litros de 461 CV, con caja automática de ocho velocidades.

La apuesta por la potencia también vino desde Japón y se instaló en el stand de Honda. Por un lado, la firma asiática trajo la opción más radical del Civic, denominada Type R, con motor turbo 2,0 litros de 324 CV, tracción delantera y elementos de competición como alerones, tomas de aire, butacas, pedalera. También estuvo el NSX, con una mecánica híbrida compuesta por un motor V6 biturbo de 573 CV, que combina tres motores eléctricos y caja de cambios de doble embrague de nueve marchas.

Entre las alemanas premium, Audi puso en lo alto tres deportivos que ya se pueden comprar en aquí. El RS3 2,5 litros TFSI de 400 CV, que acelera de 0 a 100 km/h en 4,1 segundos; el TT RS, que necesita solo 3,7 segundos para llegar de 0 a 100; y el R8 V10 Plus de 610 CV y 560 Nm de torque. Mercedes-Benz, por su parte, dio luz verde durante la muestra al Clase E Coupé y al C 63s Coupé AMG, que comenzarán a venderse durante este semestre. El primero tiene motor V6 de 333 CV, transmisión automática 9G Tronic. El segundo es una variante con elementos de competición del Clase C, con motor V8 y una exuberante potencia de 510 CV.

En este rubro no se puede dejar de mencionar la Ferrari California T, 488 GTB y F12 Berlinetta, o los Lotus (marca británica que anunció su llegada al país) Elise 220 Sport y un Evora 410 Sport. Y el más llamativo: el Pagani Zonda Revolution de Pablo Pérez Companc, de 800 CV y valuado en más de US$ 2 millones.

En materia de híbridos, las miradas apuntaron a Toyota, líder en esta tecnología. Por un lado, anunció la rebaja del precio del Prius, que pasó de US$ 62.000 a poco menos de US$ 39.000, en sintonía con los medianos convencionales bien equipados. La japonesa también exhibió el SUV C-HR híbrido. Por otro lado, en cuanto a la propulsión a hidrógeno, se destacó el Mirai, el primer vehículo de su tipo fabricado en serie en el mundo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?