Cinco series sobre intrigas palaciegas

Dolores Graña
(0)
4 de agosto de 2017  

The Crown - Trailer

2:52
Video

The Crown

10 episodios. 1 temporada.

Disponible en Netflix

Cuando uno piensa en intrigas palaciegas tiende a pensar en tiempos pretéritos, pero algunos de los soberanos que impulsaron las artimañas o fueron víctimas de ellas siguen en el trono, como Isabel II, una monarca a la que esta ficción presta un inestimable servicio dramático. En primer término, por la milimétrica composición de Claire Foy , que se parece muy poco a la reina, salvo en lo que importa: la realidad de un ser humano. En segundo lugar, por la astuta pluma de Peter Morgan, quien sabe encontrar -tras décadas de "mitologizar" a la familia real- sentimientos genuinos en los que pareciera no haber terreno fértil para subsistir.

Los diez episodios cubren los turbulentos años que van desde el casamiento de la entonces princesa de Gales con el ambicioso Mountbatten (Matt Smith) y su inesperado ascenso al trono tras la muerte de Jorge VI (Jared Harris) hasta 1955, cuando, ya sin el apoyo de Churchill, Isabel pierde el sostén de su esposo y el afecto de su rebelde hermana ( Vanessa Kirby ). La ficción es una gran oda al costo moral de la circunspección que identificamos con la jefa de gobierno británico. Su segunda temporada llegará en noviembre próximo. Menos mal.

Mark Rylance y Demian Lewis en Wolf Hall
Mark Rylance y Demian Lewis en Wolf Hall Fuente: LA NACION

Wolf Hall

6 episodios. 1 temporada. Disponible en Netflix

Si The Crown encuentra emociones en seres que percibimos como incapaces o desdeñosos para con ellas, Wolf Hall opera como comprobación fáctica de la peligrosidad de los sentimientos. Reinos enteros pueden sucumbir ante un capricho amoroso o cabezas rodar ante la expresión pública de una ira cabalmente justificada. Por supuesto, ambos fenómenos han sido comprobados en incontables ocasiones. Y volverán a ocurrir. Nadie está a salvo ante el poder, mucho menos quien lo detenta.

Peter Kosminsky dirige con mano sombría esta demoledora adaptación de las biografías noveladas de Hilary Mantel sobre Thomas Cromwell (Mark Rylance), un hombre "moderno" de orígenes humildes, aguda inteligencia y -lamentablemente- emociones. Contemplamos fascinados su ascenso meteórico a principal consejero de Enrique VIII (Damien Lewis) gracias a la arquitectura legal que construye para que su soberano pueda divorciarse de su reina española, transformarse en cabeza de la flamante Iglesia de Inglaterra y casarse con Ana Bolena (Claire Foy, otra vez magnífica), pero querríamos dejar de mirar cuando sus astucias y artimañas le impiden ver su destino.

Fuente: LA NACION

Roma

22 episodios. 2 temporadas. Disponible en HBO Go

Los doce años transcurridos desde el estreno de esta serie -producida por HBO y la BBC, por lo que ahora probablemente sea el costo de animar a uno solo de los dragones de Daenerys Targaryen en Game of Thrones – no han sido lo considerados que se merece esta creación altamente recomendable de Bruno Heller y el inimitable John Milius.

Suerte de eslabón perdido en la búsqueda de la cadena premium de un producto de calidad similar pero de estética diametralmente opuesta a Los Soprano, Roma es violenta, explícita y despareja, pero siempre atrapante, y puede vanagloriarse aún hoy de tener en pantalla a los mejores actores británicos que el dinero norteamericano era capaz de adquirir (muchos de los cuales serán reconocibles para los espectadores, como Indira Varma, Lindsay Duncan, James Purefoy o Tobias Menzies). La apuesta de la ficción es "democrática": dos soldados rasos de una legión romana (interpretados por Kevin McKidd y Ray Stevenson) se ven envueltos en la Historia con mayúsculas, y a través de sus ojos y sus acciones se vuelven tan contemporáneas como eternas las luchas de poder que acompañan al ascenso de Julio César, su caída y el comienzo del imperio.

Trailer de The Young Pope

1:53
Video

The Young Pope

10 episodios. 1 temporada. Disponible en Fox Play

Así como hay series que reconfortan con su previsibilidad, otras nos entregan exactamente lo que esperamos de ellas: sean pésimos valores morales, grandes actuaciones, recursos de producción superlativos o vueltas de tuerca suficientes pero no perturbadoras (la malevolencia de los Underwood en House of Cards sería un ejemplo que podríamos citar en esta misma selección). Pero hay otras ficciones que se niegan a complacernos. Prefieren confundirnos, enojarnos o hacernos replantear los preconceptos con los que nos sentamos a descubrirlas. Simplemente, avanzan.

Este prolegómeno sirve para advertir al lector que si bien esta inclasificable serie de Paolo Sorrentino -uno de los estrenos del año, claramente- se centra en la figura del joven Papa del título, el norteamericano Lenny Belardo ( Jude Law , en el papel consagratorio de su carrera) y lo que ocurre cuando se convierte en Sumo Pontífice ( spoiler alert: intrigas palaciegas, puñaladas rastreras, proclamas apocalípticas y algunas escenas de alto surrealismo), no necesariamente es lo único -o lo más significativo-que se cuenta allí. Para ser fieles al arrojo de la propuesta, digamos que Dios (y el diablo, agregaría Sorrentino) están en los detalles.

Lucy Worsley, presentadora de Empire of the Tsars
Lucy Worsley, presentadora de Empire of the Tsars Fuente: LA NACION

Empire of the Tsars

3 episodios. 1 temporada.

Disponible en Netflix

Si luego de recorrer las cuatro ficciones previas el espectador operaba bajo la convicción de que la realidad nada puede hacer frente a la ficción, una última propuesta puede ubicar las cosas en su justo lugar. Esta fastuosa serie documental de la BBC recorre los sucesos de los trescientos años de reinado de los Romanov en Rusia pero también la vida cotidiana de sus súbditos, y cómo los enormes cambios que produjeron en sus dominios -y el poder absoluto que detentaban- resultaron en su violenta desaparición en 1917.

Con un tono ameno, pero culto, una producción que no escatima recursos ni acceso a todas las sedes del poder zarista (desde el Kremlin hasta el palacio de Catalina la Grande en San Petersburgo) y la participación de especialistas que iluminan las aristas de un mundo largamente sepultado en este centenario de la Revolución Rusa, la serie es un espléndido ejemplo de las virtudes de la divulgación histórica. Buena parte de sus méritos reside en su presentadora, la muy simpática historiadora Lucy Worsley , que no sólo sabe de intrigas palaciegas por su formación académica: es la curadora de los palacios reales de Gran Bretaña.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.