Teatro ejemplar para personas con capacidades diferentes

Marco Polo propone funciones distendidas e inclusivas
Leni González
(0)
4 de agosto de 2017  

Massini y Chiesa
Massini y Chiesa

Cuando la directora y productora Carla Calabrese vio en Londres las "relaxed performances" de musicales como Mamma mia! y Matilda, supo que tenía que adoptar esa idea para Buenos Aires. En realidad, no entendía cómo a nadie se le había ocurrido antes organizar "funciones distendidas", es decir, adaptadas a niños y adultos con capacidades diferentes

"En Gran Bretaña, son las ONG las que se encargan. Acá es la producción de la obra", dice Calabrese, cabeza de Stage Company y directora, junto con Lino Patalano, del Maipo. "Desde 2015 hicimos cuatro funciones distendidas con Shrek y ahora se viene la primera de Marco Polo", anuncia la directora de ambos musicales. Porque este domingo, a las 14, a mitad de precio, todas las familias que quieran podrán disfrutar de la obra que protagonizan Franco Massini, Mariel Percossi, Mariano Chiesa, Pablo Sultani y Mariano Condoluci, en el Maipo.

"Todas las familias" quiere decir exactamente eso. Porque hay muchas que no pueden acceder a una sala "normal". Las funciones distendidas vienen a abrir esas puertas que parecen tan amables, pero no lo son por igual para todos. ¿De qué modo? Con sutiles modificaciones para que personas de todas las edades con capacidades diferentes puedan integrarse al público sin sentirse observadas, rechazadas ni asustadas por un ambiente hostil para ellas. En especial se benefician chicos y grandes con trastornos de espectro autista, Asperger, TGD, trastornos de aprendizaje y de psicomotricidad, los hipersensibles al ruido o la luz o con necesidades especiales de comunicación. "Es la primera vez que me siento nadando con la corriente y no en contra", le dijo un papá emocionado a Carla Calabrese al salir de la función con su hijo en brazos. Es así de simple y no hace falta más que voluntad de hacer por parte de las producciones. Lamentablemente, todavía ninguna acompañó esta iniciativa. "Todos terminamos llorando al ver a esos chicos y, sobre todo, las caras de esos padres. Es algo tan chiquito, no cuesta nada, sólo organizarse. Armamos un instructivo para las empresas para que todos puedan hacerlo", dice Sebastián Prada, director asistente de Marco Polo. El instructivo (buscarlo en thestagecompany.com.ar) es una lista de recomendaciones, asesorada por especialistas, sobre cómo acondicionar la función sin por eso cambiar la obra. Por ejemplo: es ideal que el show no dure más de una hora y media, sin intervalos; la luz de la sala debe permanecer encendida; hay que suavizar las luces de escena y evitar sonidos estridentes; facilitar un sector exclusivo para el cómodo ingreso de sillas de ruedas y un lugar de descanso para quienes quieran salir un rato de la sala, y, por supuesto, una fundamental, la actitud tolerante a movimientos o ruidos producidos por el público durante la función. "La difusión que necesitamos no es por interés económico. Queremos que se aproveche esta posibilidad y que se multiplique", dice Prada, vocero comprometido de la alegría sin fronteras.

Marco Polo

(función distendida)

Pasado mañana, a las 14

Teatro Maipo, Esmeralda 443.

Entradas, desde $ 125 (mitad de precio del resto de las funciones).

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?