Rugby Championship: los Pumas y Sudáfrica, protagonistas de una relación estrecha y de una paridad creciente

Es un aliado histórico del rugby argentino, que en los últimos dos años, gracias al conocimiento que adquirió al enfrentarlos repetidamente, consiguió resultados positivos
Alejo Miranda
(0)
15 de agosto de 2017  

Tomas Cubelli y Pablo Matera ya se entrenan en Sudáfrica
Tomas Cubelli y Pablo Matera ya se entrenan en Sudáfrica Fuente: LA NACION - Crédito: Villarpress

PORT ELIZABETH.- Por sexta vez en dos años, los jugadores del seleccionado pisaron tierra sudafricana. Cuatro como Jaguares, dos como Pumas. La relación entre el rugby de este país y el argentino es estrecha desde las mismas raíces de éste. Sudáfrica fue un aliado invalorable para el ingreso de la Argentina en el escenario internacional en 1965, y volvió a serlo para su despegue con el apoyo para el acceso al Rugby Championship y al Super Rugby.

Los Pumas llegaron el lunes a esta ciudad costera, donde las palmeras denotan el clima tropical que reina incluso en pleno invierno, donde el paisaje muestra barcos encallados en el puerto y le da un marco peculiar a los jóvenes que se les atreven al Océano Índico sin más que sus tablas de surf. Conocida también como “La Bahía”, Port Elizabeth es la capital de la provincia Eastern Cape y una de las más pobladas del país, con 1.100.000 habitantes.

Se espera mucho viento en la llamada “windy city” para el sábado próximo, día del inicio del Rugby Championship 2017 para los Pumas, que jugarán el partido número 12 ante los Springboks de los últimos seis años, uno menos de los que habían jugado en el centenar anterior. No sólo es el rival al que más enfrentó en esta era en la que se codea con las potencias, sino que también ante el que mejores resultados obtuvo: dos victorias y un empate. Una coyuntura a la que los propios sudafricanos contribuyeron en gran medida.

En 1932, Junior Springboks (una suerte de Sudáfrica B) fue el segundo equipo en visitar la Argentina en una gira de dos partidos, historia que se repitió en 1959. Seis años después se concretó la primera gira internacional del seleccionado argentino, naturalmente hacia Sudáfrica, Gracias a la gestión de Danie Craven, emblemático presidente de la IRB. Con la asistencia invaluable de Izak van Heerden a la conducción de Guastella y Camardón, los Pumas (como fueron bautizados desde entonces) consiguieron su primer gran impacto mundial al vencer 11-6 a Junior Springboks en el Ellis Park de Johannesburgo.

También la Argentina les supo dar una mano a los Springboks. Cuando estaban imposibilitados de jugar internacionalmente a causa del Apartheid, los enfrentó bajo el disfraz de Sudamérica XV ocho veces en cinco años entre 1980 y 1984. Entre ellas se dio el histórico triunfo 21-12 en Bloemfontein (1982), con una memorable actuación de Hugo Porta, autor de todos los puntos. Desde entonces Hugo se convirtió en una deidad en estas tierras, a punto tal que fue embajador entre 1991 y 1996.

La llegada del profesionalismo, del que la Argentina se mantuvo al margen por 15 años, abrió una brecha con las potencias que los propios sudafricanos ayudaron a subsanar al permitirle al primer equipo rentado de la Argentina, los Pampas XV, participar en la Vodacom Cup, tercera liga profesional de este país. Quince de los 26 jugadores que están alistándose para el partido del sábado pasaron por esa experiencia que incluía vivir cuatro meses en Sudáfrica: “Venimos compitiendo desde hace mucho tiempo con los sudafricanos, los conocemos bien. Nos sentimos cómodos acá, sabemos con qué nos vamos a encontrar. También sabemos a lo que juegan, cómo competirles y lo que podemos dar nosotros”, explicó Ramiro Moyano, uno de los Pampas de la primera hora al que finalmente le llegó la hora en los Pumas.

Y tras el bronce en 2007, cuando quedó en claro que los Pumas necesitaban una competencia anual con las potencias, Sudáfrica fue el que más fuerza hizo por la incorporación al Tri-Nations. Lo mismo ocurrió cuando la Argentina bregó por incorporarse al Super Rugby. Los sudafricanos apoyaron, favorecidos por la posibilidad de ver reducidas sus horas de vuelo, y los Jaguares pasaron a integrar la Conferencia Sudafricana, por lo que en los dos primeros años jugó 18 de 30 partidos ante equipos de este país.

Tantos enfrentamientos provocaron un conocimiento del que los argentinos sacaron provecho. Ganaron en Durban en 2015, 50 años después del éxito del 65, y en el año pasado repitieron en Salta. “Nos gusta jugar contra Sudáfrica. Siempre que entramos a esos partidos lo tomamos como un clásico”, aceptó Matías Orlando, autor de un try memorable un año atrás. “Esperemos que se repita la historia de 2015”.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.