Suscriptor digital

Wilson Severino, ídolo histórico de Atlas e hincha de River: una despedida emotiva, a puro abrazo

Wilson Severino y su emotiva despedida
Wilson Severino y su emotiva despedida Fuente: Archivo
El delantero, retirado hace un año, volvió para jugar un rato por la Copa Argentina y se fundió en un abrazo con todos en la noche salteña
(0)
15 de agosto de 2017  • 23:28

Ídolo histórico de Atlas, Wilson Severino se hizo reconocido como uno de los protagonistas del reality "Atlas, la otra pasión". Es cordobés, tiene 37 años, de padre brasileño y madre salteña; empezó a jugar en Central Ballester en 2004, pasó San Martín de Burzaco, pero cumplió la mayor parte de su trayectoria como delantero de Atlas, en la Primera D, donde anotó 109 goles en 258 partidos.

Encargado del área de deportes de la Unión Ferroviaria, tiene tres hijos; dejó de jugar hace un año, pero cuando se enteró que Atlas iba a jugar contra River por la Copa Argentina, le propuso a Maxi Ambrosio, el presidente de Atlas, y al DT César Rodríguez, un breve regreso: a modo de despedida, jugar un rato contra el club del que es hincha, más allá de que supo admirar a Juan Román Riquelme.

Con la venia del técnico y del presidente, Severino se entrenó durante las últimas dos semanas. Con el partido ya definido, Rodríguez lo hizo entrar a falta de cinco minutos para el final. El delantero no pudo contener la emoción: en medio de las lágrimas, se abrazó con el entrenador, y a poco de entrar en el campo de juego, con Leonardo Ponzio , el capitán de River. "Mucho tiempo fui referente de mi equipo, y por eso entiendo a los que cumplen esa función en otros equipos. Por eso fui a abrazarlo", comentó sobre esa situación particular.

Aunque sólo disputó unos minutos, su emoción y su historia se convirtieron en uno de los ejes de la noche en Salta. Tan emocionado estaba Severino que le costó responder durante la entrevista post-partido, y abrazó también al cronista. "Se va un guerrero del ascenso. Se lo dedico a todos los que la luchan todos los días, que trabajan para llevar el pan a su casa y luego buscan hacerse un lugar en el mundo del fútbol", agregó luego de hablar de sus amigos y compañeros de la Unión Ferroviaria. Y se fue, envuelto en los aplausos, luego de cumplir un sueño, en una noche que jamás olvidará.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?