En qué anda Carlos Mata, el galán de la telenovela Cristal

Carlos Mata junto a Jeannette Rodríguez, los protagonistas de la exitosa telenovela Cristal
Carlos Mata junto a Jeannette Rodríguez, los protagonistas de la exitosa telenovela Cristal Fuente: Archivo
El actor y cantante venezolano tuvo su momento de gloria a mediados de los 80, de la mano de Jeannette Rodríguez y Maricarmen Regueiro
(0)
26 de agosto de 2017  • 00:26

Carlos Mata tenía su título de arquitecto y soñaba con dedicarse a las artes plásticas. La idea de convertirse en un galán de telenovelas nunca se le había cruzado por la cabeza, aunque sí había coqueteado desde muy chico con la música: estudió violín, aprendió a tocar la guitarra eléctrica y, a los 19, formó una banda junto a un grupo de amigos, sin mayores pretensiones que las de divertirse y conquistar algunas chicas en su Venezuela natal.

Pero sus composiciones se cruzaron en el camino del gerente general de un sello discográfico que vio algo en él, y lo invitó a grabar su primer disco. Por entonces, él se acercaba a los 30 años y ya había dado el salto de las comedias musicales a sus primeros trabajos en la floreciente industria televisiva venezolana de comienzos de los 80.

El éxito llegó por partida doble: por un lado, grabó la canción principal de la exitosa telenovela Topacio -"Que por qué te quiero", de 1985- y, meses después, se convirtió en el protagonista masculino de Cristal, el culebrón que lo haría famoso en los más recónditos puntos del planeta, como Kenia, Israel o Turquía. También en la Argentina, donde la historia de la joven huérfana devenida en exitosa modelo se convirtió en toda una sensación.

Fragmento de la telenovela Cristal

5:54
Video

"Ya era bastante popular, digámoslo así", recordó Mata hace algún tiempo y agregó: "Pero a mí ni me interesaba protagonizar, porque venía del teatro y eso de ser galán me producía un prurito raro. Para mí, era la antítesis de la actuación. Eso de levantar la ceja y andar por ahí perfectamente peinado no iba conmigo". Sin embargo, terminó cediendo y convirtiéndose en uno de los galanes más reconocidos de los 80, gracias al culebrón que lo unió a Jeannette Rodríguez.

El éxito de Cristal empujó a la dupla a volver a unirse en pantalla para La dama de rosa, que no logró alcanzar el mismo nivel de popularidad de su antecesora. En 1988, probó suerte con Maricarmen Regueiro en Señora, que tuvo muy buena recepción y también se convirtió en un clásico de la época.

En 1990, Mata publicó Cautivo, otro disco que se volvió muy popular gracias al éxito "Déjame intentar". Tres años después, el actor se instalaría en la Argentina para protagonizar la telenovela Déjate querer, junto a Catherine Fulop.

Carlos Mata - Déjame intentar

4:11
Video

Pero, poco a poco, se fue alejando del éxito. Según él mismo cuenta, fue una decisión muy personal la que lo llevó a dar un paso al costado. "Dejé los discos y las giras a pesar de estar de número uno en el Billboard. Y lo hice por razones estrictamente familiares. Vivía montado en un avión y ya tenía dos hijos, estaba por nacer el tercero, así que paré", aseguró. "¿Que si me arrepiento? Por una parte, sí, porque lo dejé por una causa perdida: mi matrimonio. Pero también pude vivir cosas maravillosas: estar más cerca de mis hijos y estudiar cine en Nueva York. Lo mejor es que nunca me creí nada del éxito. Ser cantante es como ser plomero. Creer fielmente en eso me permitió no convertirme en un imbécil arrogante como he visto muchos".

Por estos días, Mata actúa ocasionalmente. Uno de sus últimas participaciones fue en El señor de los cielos, la serie de Telemundo que recorre la vida de un narcotraficante mexicano y está protagonizada por Rafael Amaya y Carlos Villalobos.

Contando los días para el estreno de este martes próximo 20 de junio 10pm/9c por #ESDLC

A post shared by Carlos Mata (@carlosmatareal) on

Además, el actor dedica gran parte de su tiempo libre a la pintura y mantiene una activa militancia desde las redes sociales en contra de Nicolás Maduro, a raíz de la crisis en la que está sumida Venezuela. "Inevitable la petición de tomarme esta foto en Paseo Reforma, México DF. Sólo para decirles que los quiero así de grande. Gracias #México Las alas son el deseo de mi corazón: volar a Venezuela y estar físicamente acompañándolos en la lucha. Dentro de poco, Dios mediante", escribió recientemente en Instagram.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios