Game of Thrones: muerte en la nieve

Otro capítulo heroico para Jon Snow
Otro capítulo heroico para Jon Snow Crédito: Gentileza HBO
En el penúltimo episodio de la temporada, el plan desesperado de Daenerys Targaryen y Jon Snow se cobra varias víctimas; hay spoilers
Dolores Graña
(0)
21 de agosto de 2017  • 00:01

Es una lección que Game of Thrones ya impartió en incontables oportunidades: el heroísmo es peligroso. Puede salvar tantas vidas como condenarlas, según lo determine el resultado final de la aventura que emprende el héroe. En "Death is the Enemy", penúltimo y estremecedor episodio de la séptima temporada, quedaron en claro ambas posturas, en una trama que se centró en el Norte y terminó por definir que la lucha por los Siete Reinos es al menos secundaria dada la amenaza que les espera a todos en la persona del Rey de la Noche. A continuación, spoilers.

Sobre el tema del heroísmo, es difícil refutar el argumento de que si Jon Snow no se hubiera querido lucir delante de Daenerys demorando innecesariamente su subida a Drogon hasta que ella debió abandonarlo a su suerte, sin dudas no habría que lamentar la pérdida de Viserion, asesinado por el Rey de la Noche y su brazo impar (y luego resucitado de entre los muertos como el nuevo arma de destrucción masiva de su ejército).

Aunque el propósito de la misión era sensato –capturar a un zombi de hielo "vivo" y llevarlo a King's Landing, de modo que Cersei Lannister pudiera ver con sus propios ojos la amenaza que constituye– su ejecución puso en peligro innecesario al Rey del Norte. Su falta de cuidado ante la naturaleza irremplazable de su función es compartida por la Madre de Dragones, que no duda en salir junto a sus tres "hijos" a rescatar a la partida y a Jon cuando un cuervo (acaso demasiado veloz) le informa que sólo Gendry ha logrado regresar al Muro para pedir ayuda. Los expedicionarios esperan rodeados en el hielo por miles de soldados zombis. "No se manda a la persona más importante del mundo al lugar más peligroso del mundo", explica con hipérbole Tyrion a su soberana para tratar de convencerla de que no emprenda el rescate. No tiene mayor sentido: "No me quedaré aquí haciéndote caso y no haciendo nada. Ya lo hice una vez".

Daenerys al rescate
Daenerys al rescate Crédito: Gentileza HBO

Previamente, por el camino hacia las huestes de los Caminantes Blancos, esta suerte de Doce del Patíbulo Polar encontró un oso polar zombi, una partida de "soldados" entre los que consiguen su especimen para llevarse de vuelta al sur y, sobre todo, momentos muertos para conversar de lo que les importa. Así, Tormund le relata al Perro su sueño de criar "gigantescos monstruos que dominarán la Tierra" junto a Brienne. La temporada anterior, Brienne derrotó a Clegane, y el conocimiento de primera mano de El Perro lo hace dudar de las reales posibilidades de que la historia de amor se concrete.

Jon Snow –por su parte– se ofrece a devolver a Jorah Mormont la espada que el padre de éste le regaló cuando era parte de la Guardia de la Noche. Mormont la rechaza, argumentando que sus acciones pasadas le hicieron perder el derecho de empuñar a Longclaw. Jon necesitará el acero valyrio para el último capítulo de la temporada. Beric y Thoros, por otro lado, discuten con Jon por qué son las únicas dos personas que el Señor de la Luz trajo de regreso de la muerte. Snow dice no haber sentido ni oído nada, ni saber para qué volvió. Tal vez aquella frase del juramento de la Guardia de la Noche, "soy el escudo que resguarda los reinos de los hombres" deba bastar. Todos asienten.

Mientras tanto en Winterfell, Arya y Sansa siguen escenificando sus odios de la niñez gracias a la maquiavélica mente de Littlefinger. Desesperada por no perder la lealtad de sus vasallos –y a su peligrosa hermana de su vista– Sansa decide enviar a King's Landing (a la reunión de todos los candidatos al trono y sus aliados más cercanos que ocupará buena parte del próximo y último episodio) a Brienne de Tarth. La mano de Petyr Baelish vuelve a notarse, sacándose de encima a la "guardaespaldas" de las hermanas Stark.

Sansa y Arya, enfrentadas
Sansa y Arya, enfrentadas Crédito: Gentileza HBO

No es ocioso que haya sido Viserion, así bautizado en honor al megalómano hermano mayor de Daenerys, quien haya caído en la batalla contra los Caminantes Blancos. Sólo quedan en pie dos ejemplares: Drogon, el dragón que la reina entrenó y Rhaegal, cuyo nombre homenajea al que sabemos verdadero padre de Jon Snow. Por un momento en el hielo pareció que éste escaparía en el dragón sin montura luego de que la Khaleesi partiera sin él. Pero no ocurrió, seguramente porque esa escena formará parte de un capítulo posterior.

Por ahora, para quienes no logren recuperarse de la impresión de que tía y sobrino parecen muy encaminados a solidificar una relación más allá de lo estratégico, la penúltima escena del episodio dejó en claro que, salvo que su parentesco les sea revelado pronto, la promesa de ella de poner a sus ejércitos y dragones al servicio de la guerra venidera, y la de él de jurarle lealtad en cuanto pueda ponerse de pie y arrodillarse, son el comienzo de un improbable romance cuyas consecuencias son difíciles de predecir. Salvo que uno sea Bran Stark.

La advertencia de Daenerys a Jon de que los dragones "son los únicos hijos que tendré" y la admonición previa de Tyrion de que piense en un sucesor antes de ser coronada tampoco son referencias aleatorias. La profecía que recibió tras la muerte de Khal Drogo, de que no tendría más descendencia, puede no ser verdad, o sus consecuencias anularse por virtud de la magia presente en Westeros. Por lo pronto, no habrá respiro en la última entrega de la temporada para descubrirlo.

Game of thrones - Temporada final

00:46
Video

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?