Película perfecta para... encontrar belleza en la nostalgia

María Fernanda Mugica
(0)
25 de agosto de 2017  

En una casa en las afueras de Buenos Aires, tres hermanas jóvenes transitan el duelo por la muerte de la abuela con la que vivían. La premisa de Abrir puertas y ventanas , la ópera prima de Milagros Mumenthaler, es pequeña en términos de trama, pero resulta una excusa suficiente para que la directora nos revele de una forma sutil, pero poderosa, la intimidad de estas chicas en distintos momentos del camino hacia la adultez.

Retratar en el cine la belleza de la nostalgia y de los momentos cotidianos no es una tarea fácil. No se consigue con efectos especiales ni ruidos que distraigan al espectador. Para lograrlo se necesita una mirada sensible como la de Mumenthaler, quien también escribió el guión, con situaciones y diálogos que tienen detrás mucho más que lo explícito. A eso se le suma el talento de actrices como María Canale, Martina Juncadella y Ailín Salas, que encarnan con sorprendente soltura y naturalidad a las hermanas.

Abrir puertas y ventanas

Hoy, a las 21, en el Museo de Bellas Artes.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.