‘Mario on tour’: La gira de Mike Amigorena sale mal

Un loser de manual redescubre lo importante de la vida en una película rutera
Diego Brodersen
(0)
29 de agosto de 2017  • 13:38

Mario on tour

Mike Amigorena, Iair Said, Leonora Balcarce. Dirigida por Pablo Stigliani - 2 estrellas

Lejos del tono dramático de corte social de Bolishopping, su ópera prima, el realizador Pablo Stigliani cuenta con el reconocible rostro de Mike Amigorena como principal vehículo de su segunda película. Su Mario es un loser de manual: separado de su mujer (y de su hijo adolescente), sus sueños de cantautor están muertos, y sobrevive económicamente a duras penas con algunos shows eventuales en casamientos y fiestas de 15 como imitador de Sandro. Película rutera a la usanza convencional –con paradas obligadas en la Costa Atlántica–, el periplo al interior del país a bordo de su auto, acompañado por su hijo y su manager (Iair Said en plan sidekick cómico), se transforma, finalmente, en un viaje de (re)descubrimiento y sanación para los quebrados vínculos filio-parentales.

Lo previsible en Mario on tour no quita cierta sensibilidad y buen ritmo, aunque la confianza en los aspectos menos estridentes y más sutiles del relato parece estar en lucha constante con la necesidad de apelar a denominadores comunes de la comicidad televisiva. Ese equilibrio es su principal mérito: el cine nacional con veleidades masivas no siempre logra escapar del lodo de la ñoñez y la superficialidad.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.