Un sueño de blanco

Diana Fernández Irusta
(0)
1 de septiembre de 2017  

Crédito: Enrique Villegas

Bien mirada, toda ciudad es un enigma. A veces sus secretos apenas se intuyen; otras asoman con la radical contundencia de lo inasible. Si no, esta esquina del barrio de Villa Devoto: los ecos de la tarde sobre una vereda; el Fiat 147 arrumbado en la otra, casi a despecho de la esquina, indolentemente atravesado sobre la senda peatonal. Imposible aventurar desde cuándo permanece allí; difícil saber si la pintada sobre el parabrisas es reciente, o cuánto duró el evidente despojo al que fue sometido. Ese vehículo alguna vez parte de rutas, calles y tránsito, y hoy apenas es un declinante y chamuscado montoncito de chatarra. Y el moño. El blanco de esas cintas de papel, tan enteras, tan a contramano del óxido, la mugre, el abandono del resto. ¿Quién habrá engalanado de fiesta y de boda el auto maltratado? ¿Con qué pase de magia el sueño de un futuro se adueñó de ese dechado de puro pasado?

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.