Tras la muerte de su padre, Máxima y Martín Zorreguieta retomaron sus compromisos y su vida oficial

Vestida con una falda de seda y una blusa haciendo juego de Natan, que combinó con sandalias y sobre al tono y pendientes de Miriam van Kampen, la reina de los Países Bajos participó sonriente del 650° aniversario de Bartholomeus Gasthius, donde tomó el té con los ancianos que allí residen.
Vestida con una falda de seda y una blusa haciendo juego de Natan, que combinó con sandalias y sobre al tono y pendientes de Miriam van Kampen, la reina de los Países Bajos participó sonriente del 650° aniversario de Bartholomeus Gasthius, donde tomó el té con los ancianos que allí residen. Crédito: Getty Images
Mientras la Reina visitaba un hogar de ancianos en Utrecht, a trece mil kilómetros de distancia su hermano participaba de un torneo de snow polo en Cerro Bayo
(0)
8 de septiembre de 2017  • 12:04

El jueves 10 de agosto, los cuatro hermanos Zorreguieta-Cerruti se reunieron en Buenos Aires para despedir a su padre con una emotiva ceremonia celebrada en el cementerio Memorial, de Pilar. La reina de Holanda tomó la palabra en nombre de su familia y repasó algunos de sus recuerdos más personales junto a su papá. Y, sobre el final, Martín cantó “My Way” y “What a Wonderful World” en su honor. Los menores, Juan e Inés, muy emocionados, no hablaron. Tras la ceremonia, todos regresaron a sus hogares (sólo Inés vive en Buenos Aires). Máxima se refugió en la villa “Eikenhorst”, una exclusiva propiedad a 43 kilómetros de Ámsterdam, cobijada por el rey Guillermo Alejandro y sus tres hijas; él en Villa La Angostura, su lugar en el mundo. Juan voló a Viena, mientras que Martín –“Zorro” para quienes lo conocen– retomó sus compromisos en Villa La Angostura.

La Reina, que la semana pasada ya se había mostrado bastante recuperada en su visita al centro Jessehof, en la localidad de Delf, esta semana tuvo su primera actividad oficial: participó del 650° aniversario del Bartholomeus Gasthuis, en Utrecht, una entidad que recoge ancianos sin hogar. Al mismo tiempo, pero miles de kilómetros al sur, Martín participó de la novena edición del Torneo Cerro Bayo, el único de snow polo que se juega en altura, y se consagró campeón junto a Pablo Llorente.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.