Los gobernadores se unen para evitar que la Corte apoye a Vidal

Piden que el reclamo bonaerense por el Fondo del Conurbano se resuelva en el ámbito político y no por vía judicial
Lucrecia Bullrich
(0)
7 de septiembre de 2017  

Manzur y Schiaretti, en el encuentro de mandatarios provinciales
Manzur y Schiaretti, en el encuentro de mandatarios provinciales Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio

En alerta máxima por la posibilidad de que un fallo de la Corte Suprema se convierta en una pesadilla para sus finanzas y su futuro político, casi todos los gobernadores reclamaron ayer al máximo tribunal que no resuelva el reclamo de la provincia de Buenos Aires por el Fondo del Conurbano hasta que el tema se discuta en el Congreso o entre ellos y el Gobierno.

Dieciocho gobernadores y tres vicegobernadores se reunieron ayer en la Casa de la Provincia de San Juan en la Capital Federal y acordaron un documento en el que le pidieron "respetuosamente" a la Corte que "no tome resolución alguna hasta tanto se dé el debate entre la Nación y las provincias y el Congreso".

Traducción: los caciques provinciales necesitan evitar que la Corte dicte una medida cautelar por la que Buenos Aires empezaría a cobrar de inmediato unos $ 10.000 millones anuales mientras resuelve la cuestión de fondo: es decir, si corresponde eliminar el tope al Fondo del Conurbano por anticonstitucional y si la provincia tiene derecho a reclamar la deuda hacia atrás. Si tuviera aval para exigir el retroactivo, María Eugenia Vidal recibiría unos $ 53.000 millones. El Fondo del Conurbano está congelado desde 1996.

Los gobernadores están seguros de que, en caso de tener que ponerse al día con Vidal, Mauricio Macri recurrirá a los fondos que hoy se coparticipan con las provincias, por lo cual todos los distritos sufrirían recortes importantes. Creen que la Corte fallará en favor de Buenos Aires porque el reclamo tiene bases sólidas. Sin embargo, quieren que la discusión se traslade al ámbito político. Apuntan en particular al Congreso, donde el Gobierno va a necesitar el consenso de las provincias para aprobar el presupuesto y las prórrogas del impuesto al cheque y la emergencia económica, además de para avanzar con la reforma tributaria.

Vidal, en cambio, confía en recibir buenas noticias de la Corte. Así lo hizo saber a varios intendentes con los que habló en los últimos días.

El gobernador de Santa Fe, el socialista Miguel Lifschitz, uno de los voceros de la reunión, expuso esa vertiente del reclamo conjunto y vinculó la posibilidad de perder parte de la coparticipación -$ 6500 millones en el caso de su provincia- con la gobernabilidad. "Se generaría un problema de gobernabilidad y se pondría a las provincias en situación de quebranto", alertó.

El cordobés Juan Schiaretti dio por hecho que los gobernadores volverán a reunirse por el tema, aunque no antes de las elecciones de octubre. Y reclamó que en lugar de recortar la coparticipación se revisen los subsidios que reciben la provincia y la ciudad de Buenos Aires. "Estamos hablando de $ 75.000 millones extras, que es más que lo que Buenos Aires reclama por el Fondo [del Conurbano]. Hay que poner ambas cosas en la balanza", advirtió. Además, condenó la desaparición de Santiago Maldonado. "Es inadmisible que en democracia desaparezca una persona", dijo.

Además de la representación de sus pares ante los medios, Schiaretti y Lifschitz compartieron transporte. El cordobés mandó el avión de su provincia a buscar al santafecino, que estaba en Rafaela.

La asistencia fue casi perfecta: estuvieron representadas 21 provincias. Sólo faltaron el vicegobernador de Chubut, Mariano Arcioni, que tuvo problemas para viajar, además de María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta.

Además de Lifschitz y Schiaretti, a la Casa de San Juan llegaron el anfitrión, Sergio Uñac, Carlos Verna (La Pampa), Gildo Insfrán (Formosa), Rosana Bertone (Tierra del Fuego), Lucía Corpacci (Catamarca), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Domingo Peppo (Chaco), Hugo Passalacqua (Misiones), Juan Manzur (Tucumán), Juan Manuel Urtubey (Salta) y Sergio Casas (La Rioja). También, Alberto Weretilneck (Río Negro) y Omar Gutiérrez (Neuquén), y los vices de Alicia Kirchner (Santa Cruz), Alberto Rodríguez Saá (San Luis) y Claudia Ledesma (Santiago del Estero).

La postal sumó fuerza política con la presencia de los radicales Ricardo Colombi, gobernador de Corrientes, y de su par de Jujuy, Gerardo Morales. También estuvo el mendocino Alfredo Cornejo, aunque llegó tardísimo, cuando en el amplio patio colonial de la casa sólo quedaban Uñac y Lifschitz. Se perdió la foto, pero estampó su firma en el documento común.

Fue un almuerzo extendido, Duró tres horas mientras circulaban las empanadas de carne, los chorizos y el vacío. Después del postre -pera al vino, selección de dulces y frutos secos- llegaron el champagne para el brindis y la melodía compartida: todos le cantaron el feliz cumpleaños a Urtubey, que ayer sumó 48.

Sin debate en Corrientes

Los insultos entre militantes obligaron a suspender el debate de candidatos a gobernador de Corrientes, previsto para anteanoche en una escuela. Se frustró, así, el intercambio entre los candidatos macristas Gustavo Valdés y Gustavo Canteros y los opositores Carlos "Camau" Espínola y Eugenio "Nito" Artaza (Corrientes Podemos Más).

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?