El primer día de rastrillaje no arrojó resultados

La Policía Federal, el GEOF y la Prefectura participan del operativo, que recorrerá 800 km
Gabriel Di Nicola
(0)
9 de septiembre de 2017  

ESQUEL.- No había amanecido en esta ciudad cuando la caravana de camionetas de la Prefectura Naval y la Policía Federal salió hacia la estancia Leleque, a unos 95 kilómetros de distancia, para comenzar con los rastrillajes en el río Chubut, en busca de pistas que permitan resolver la desaparición de Santiago Maldonado. Pero la primera jornada fue negativa. No se halló nada de importancia para la causa.

Así comenzó el operativo que había ordenado el día anterior el juez federal de Esquel, Guido Otranto. Se trata de un rastrillaje que puede durar varios días, porque será una búsqueda a lo largo de más de 800 km. Hoy continuará el procedimiento.

Otranto ordenó un exhaustivo rastrillaje en ambas márgenes del río Chubut y aguas abajo de donde se sitúa el predio ocupado por la comunidad mapuche en Leleque, de manera de descartar la posibilidad de que el cuerpo de Santiago Maldonado se halle en ese extenso curso que serpentea a lo ancho de la provincia de Chubut.

"Vamos a rastrillar lugares que ya fueron observados. Buscaremos indicios que nos permitan encontrar a Maldonado", anticipó a LA NACION una fuente de la investigación.

Sólo de la Policía Federal Argentina (PFA) hay más de 200 uniformados. Se suma personal del Grupo Especial de Operaciones (GEOF) y de todas las delegaciones del sur del país. También participan del operativo de rastrillaje integrantes de la Prefectura Naval.

Desde horas tempranas de la mañana un helicóptero con cámara de la Policía Federal sobrevoló la zona cercana al río Chubut. La intención era grabar desde las alturas y, después, que especialistas analicen las imágenes.

La base de operaciones del personal de las fuerzas de seguridad está en la estancia Leleque, propiedad de Luciano Benetton. Una guardia de dos uniformados de la Policía Federal impedía la llegada de extraños a las orillas del río Chubut.

"Los rastrillajes se reiniciaron con un helicóptero con cámara, equipos de comunicaciones, drones y personal de Bomberos", sostuvieron a LA NACION fuentes oficiales.

Maldonado está desaparecido desde el 1° de agosto. Ese día, según testigos y allegados, participaba de una protesta mapuche que luego fue desalojada por la Gendarmería. En la causa no se descarta aún ninguna hipótesis, aunque testimonios incorporados al expediente sostienen que el joven fue llevado por la fuerza de seguridad.

Ayer, fuentes judiciales informaron a LA NACION que se confirmó que el teléfono celular que utilizaba Maldonado para comunicarse con su familia, según últimos informes de geolocalización, no tiene ningún movimiento (entradas salientes, mensajes enviados) desde el 31 de julio pasado, el día que, según testimonios, el joven desaparecido visitó el predio ocupado por la comunidad mapuche Pu Lof en Resistencia, en el departamento de Cushamen. Para las fuentes judiciales, sería otro indicio que ubica a Maldonado en la escena del desalojo encabezado por la Gendarmería nacional.

En Esquel hay dos causas por el caso Maldonado. Una está caratulada como desaparición forzada y está delegada en la fiscal federal Silvina Ávila, con la colaboración de la Procuraduría de Violencia Institucional (Procuvin). El otro expediente es el trámite del habeas corpus, que está a cargo del juez Otranto.

Los investigadores judiciales esperan para las próximas horas los resultados de los peritajes genéticos que se hicieron sobre los cinco cabellos y la soga manchada de sangre que se obtuvieron cuando se allanó el Escuadrón 35 de la Gendarmería, en Esquel.

Hay otros peritajes pendientes también en manos de especialistas de la Policía Federal Argentina: se trata de los estudios de geolocalización hechos sobre los teléfonos secuestrados a personal de la Gendarmería nacional. Son más de 60 equipos, según dijeron fuentes judiciales.

"La intención es reconstruir los movimientos de todo el personal que participó del operativo desalojo", agregaron los informantes. Se intentó hacer el mismo peritaje con los vehículos de la Gendarmería nacional, pero no se pudo hacer porque ninguno tenía GPS instalado.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.