Foo Fighters se reinventa con su nuevo disco, Concrete and Gold

Dave Grohl, voz lider de Foo Figthers
Dave Grohl, voz lider de Foo Figthers
La banda liderada por Dave Grohl suena rockera, experimental y lisérgica
Gabriel Plaza
(0)
18 de septiembre de 2017  • 20:13

El 21 de junio, Dave Grohl , líder de Foo Fighters compartió con sus fans la salida de un nuevo disco en una carta que publicó en su página oficial. "¿Se acuerdan de aquel descanso que nos habíamos tomado? Bueno, mentíamos. Hemos pasado los últimos seis meses preparando de manera secreta un enorme y nuevo disco de Foo Fighters". El ex baterista de Nirvana definía el sonido de este nuevo álbum "como una caja de chocolates realmente ruidosos. Esperamos que estén hambrientos". Finalmente el disco llegó. Concrete and Gold tiene once canciones nuevas que fueron grabadas en los célebres estudios EastWest de Hollywood y que fue producido artísticamente por Greg Kurstin, el mismo que produjo los últimos discos de Sia y Adele

El nuevo álbum, según el propio Dave Grohl, "es la versión de Sgt. Pepper hecha por Motorhead". El disco tiene algo de ese espíritu, pero también del sonido iniciático y lisérgico del rock y pop de los setenta, de discos de los Beach Boys como Pet Sounds y Led Zeppelin con su potente Physical Graffiti.En Concrete and Gold, se respira ese aire en las guitarras distorsionadas que golpean de frente, capas de sonidos, una base adrenalínica, voces e instrumentos procesados, baladas y melodías pop con estribillos épicos: una combinación perfecta para una banda de rock para estadios.

El grupo que no grababa un disco nuevo desde Sonic Highways pisa diferentes territorios sónicos en este álbum y cuenta con participaciones especiales de Paul McCartney , Justin Timberlake, Lady Gaga y Jason Bonham (hijo de John Bonham, baterista de Led Zeppelin), Dave Koz y Alison Mosshart (The Kills). Sorprende desde el primer tema con el comienzo acústico y el sonido valvular de las irresistibles "T-Shirt" y "Run", tema que funcionó como el primer corte del disco. La banda suena convincente y rockera en canciones como "Make It Right" y "The Sky Is A Neighborhood" (la más beatle); y puede pasar del sonido garagero de "Dee da" a la psicodelia pop de "Dirty Waters", otra de las grandes canciones del disco, que parece mezclada por "Ziggy Stardust".

Concrete and Gold también incorpora elementos icónicos del grupo con esa capacidad para transformar la furia en una canción épica, como "Arrows", más en línea con sus primeros discos, y recordarse como hijos de la generación beatle en la balada pop y acústica "Happy Ever After (Zero Hour). Los Foo Figthers pueden sonar funkys y modernos en "Sunday Rain"; desatar un temporal sónico en canciones como "The Line" y meterse en la influencia experimental que dejaron discos como Revolver en el tema que cierra el disco y da nombre al álbum.

La gira presentación del nuevo disco de Foo Fighters comenzó el pasado 16 de junio en Reykjavík, Islandia, para luego continuar en varias ciudades europeas y terminar el año en Asia y Norteamérica. Todavía no está confirmada la fecha en la Argentina. Las negociaciones apuntan a que la gira podría pasar entre marzo y abril de 2018 por el Estadio Único de La Plata. La última vez que se presentaron en el país fue en enero de 2015, en ese mismo estadio.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.