Emmy: Hollywood volvió a desafiar a Trump con su apuesta por la diversidad

En los premios de la TV, el enfrentamiento con los valores que propugna el presidente marcó la pauta y el perfil de los ganadores
Natalia Trzenko
(0)
19 de septiembre de 2017  

Fuente: AFP - Crédito: Fereric Brown

Aun cuando todo indicaba que la 69» ceremonia de los premios Emmy sería una de las más relevantes en términos de política y conflictos sociales de los últimos años, ni los pronósticos más atrevidos podrían haber imaginado que la fiesta para celebrar lo mejor de la TV realizada en Hollywood tendría la contundencia de un discurso de campaña. Una campaña organizada en el corazón de la comunidad artística de los Estados Unidos, decidida a darle voz, voto y tiempo en cámara a cada uno de los temas que el gobierno de Donald Trump ignora o vulnera.

La defensa de la diversidad, sea racial, de género, de orientación sexual y partidaria, no sólo apareció en los discursos de los ganadores, sino que ellos mismos encarnaron la voluntad de la Academia televisiva de Hollywood de distanciarse de un presidente que no los representa ni defiende los ideales de derechos que sus ficciones intentan transmitir. El mejor ejemplo del espíritu contestatario de la ceremonia de anteanoche fue el triunfo de la serie The Handmaid's Tale como el mejor drama. Más allá de la innegable calidad artística de la ficción basada en la novela de Margaret Atwood, no es casualidad que el cuento sobre un régimen totalitario se haya destacado del resto de la competencia.

El espíritu feminista que impulsa la trama central de la serie creada por el servicio de streaming Hulu -ver aparte-, también estuvo representado en el triunfo de Big Little Lies. La ficción de HBO consiguió ocho premios, incluidos los de mejor miniserie, mejor actriz y actor de reparto (Laura Dern y Alexander Skarsgård), dirección (Jean-Marc Vallée) y actriz protagónica para Nicole Kidman. Con su primer Emmy en mano, la intérprete -que también produjo la ficción junto a Reese Witherspoon- aprovechó su discurso para hacer foco en la violencia de género. "Es una enfermedad horrible que es más frecuente de lo que nos atrevemos a aceptar", dijo Kidman, y luego reforzó la idea de defender los derechos de las mujeres cuando el programa se llevó la estatuilla a la mejor miniserie.

La reunión sobre el escenario de Jane Fonda, Lily Tomlin y Dolly Parton completó el relato feminista. Las actrices de la película de Cómo eliminar a su jefe, de 1980, fueron recibidas con una ovación de pie que terminó en un aplauso cerrado cuando las tres recordaron que en el film sus personajes se negaban a ser controladas por un jefe mentiroso, hipócrita, egomaníaco y machista. "Y en 2017 seguimos resistiéndonos", exclamó Tomlin sin dar nombres, pero haciendo referencia al presidente Trump. "La mayor estrella televisiva del año pasado", lo definió Stephen Colbert en su monólogo inicial, y propuso una teoría conspirativa. Según el conductor de la ceremonia, si el magnate y ex estrella de reality shows hubiera ganado un Emmy cuando fue nominado por El aprendiz nunca habría intentado ser presidente. "Así que es culpa de ustedes", lanzó Colbert. Unos minutos después, Alec Baldwin, al ganar el premio a mejor actor de reparto en comedia por su imitación de Trump en Saturday Night Live -el ciclo que con 9 galardones fue el más ganador este año-, completó la idea: "Finalmente, aquí está su Emmy, señor presidente".

Sensatez y sentimientos

Con las tintas cargadas en el costado político de todos los nominados, un punto de vista que marcó cada una de las intervenciones de Colbert, lo cierto es que la noche de los Emmy también resultó una celebración de un grupo de ganadores que representó perfectamente el mensaje que la Academia televisiva quiso transmitir al mundo que consume sus historias. Fue tanto una declaración de principios como una mirada sobre su propio futuro. Presente y temor por lo que vendrá se unieron gracias al triunfo de The Handmaid's Tale, que desplazó a Stranger Things y This Is Us, los fenómenos sentimentales de la última temporada. Además de por su relevante temática, la serie feminista quedará en la historia de estos premios por ser el primer drama producido por una plataforma de streaming en ganar los galardones más importantes de la noche.

Elisabeth Moss fue elegida como la mejor actriz dramática luego de estar nominada en otras seis oportunidades; Ann Dowd se quedó con el premio en la categoría de actriz de reparto, y la serie también fue reconocida por su dirección (Reed Morano) y guiones (Bruce Miller). En total fueron ocho premios (los tres restantes fueron entregados en la ceremonia anticipada) que pusieron a Hulu por delante de Netflix y Amazon, al menos en lo que a reconocimientos se refiere. Y lo cierto es que para una industria que en la temporada actual distribuirá más de 400 series, el hecho de contar con la marca dorada de los Emmy contribuye a evidenciar una diferencia, a distinguirse de la manada en la superpoblada oferta televisiva.

Hacer historia

Entre los ganadores de anteanoche, un trío consiguió hacer historia. Donald Glover (creador y protagonista de Atlanta) se llevó el premio al mejor director, convirtiéndose en el primer realizador negro en tener un Emmy en esa categoría. Igual resultado tuvo el triunfo de Aziz Ansari y Lena Waithe en el rubro de mejor guión de comedia por el brillante episodio "Thanksgiving" de Master of None. Waithe, que en la serie de Netflix interpreta a Denise, la mejor amiga del protagonista, es la primera mujer negra en ser nominada en la categoría y la primera en ganarla.

Otro de los actores cuyo premio representó la amplitud de mirada de los Emmy -y planteó un fuerte contraste con lo que suele suceder en los Oscar- fue Sterling K. Brown, que se quedó con el galardón a mejor intérprete dramático por su papel en la serie This Is Us. Brown, que el año pasado ganó como mejor actor de reparto por la miniserie Todos contra O. J. Simpson, se convirtió en el primer actor negro en ganar esta categoría en 19 años. Por su lado, Riz Ahmed es el primer intérprete de origen asiático (es británico de padres paquistaníes) en ganar en la categoría de mejor actor de miniserie por su trabajo en The Night Of, de HBO.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.