Tributo a Sandro con pasión andaluza

Adolfo C. Martínez
(0)
20 de septiembre de 2017  

¡Por ese palpitar! Gitano X gitano

Idea, libro, coreografía y dirección: Jorge Mazzini/ vestuario: Pablo Bonet/ ambientación: Patricia Marchitto/ iluminación: Paco Urdiales/ música original: Gabriel Espósito/ intérpretes: Baldomero Cádiz, Hernán Malagoli (piano), Aníbal Colli (teclados), Daniel Milciades López (bajo), Juan Romero Cádiz (percusión flamenca), Gabriel Espósito y Pamela Tello (coros y voces solistas), Mariana Vergara (coros) y Darío Oliva (bailarín)/ teatro: Astral/ funciones: miércoles, a las 20.30/ duración: 75 minutos/ Nuestra opinión: muy buena

Hay, sin duda, muchas formas de recordar a Sandro, y este espectáculo es una de ellas. Por él transitan canciones y recuerdos de ese icono de la música popular y se lo vincula con su enorme pasión por lo gitano, que se remite desde sus canciones hasta su voz y su porte. El director Jorge Mazzini estructuró así un poético y melancólico espectáculo en el que el excelente cantaor Baldomero Cádiz se encarga de hacer revivir, con aire flamenco, temas tan populares como "Rosa, rosa?", "Quiero llenarme de ti", "La vida continúa" y otros títulos que integraron el vasto repertorio de Sandro.

El gran Baldomero de Cádiz
El gran Baldomero de Cádiz

En un escenario despojado de artilugios escenográficos y alumbrado con luces multicolores, Baldomero Cádiz no sólo entona esas emblemáticas canciones, sino que también recuerda algunas anécdotas de su amistad con la figura evocada, apoyado por los cantantes Gabriel Espósito y Pamela Tello, quienes recuerdan a ese Sandro cuando, y con los de Fuego, inició los primeros pasos del rock nacional.

El bailaor Darío Oliva muestra toda su fuerza flamenca en un par de bulerías, para dar fin al espectáculo con "Dame fuego", entonado por todo el elenco y coreado entusiastamente por el público. La gitanería de Sandro, nunca dejada de lado por él (tal es así que en 1970 rodó el film Gitano), está presente en la totalidad de este show que une la poesía con ese aire cálido que el artista supo imponer a su auditorio. Este tributo, más que merecido, es un recuerdo flamenco para alguien que también supo de palmas y de danzas con sabor a esa Andalucía que habla de amores contrariados y de voces profundamente quebradas por la emoción de la nostalgia.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.