Suman pruebas a la causa que investiga irregularidades en los sorteos judiciales

Servini examina una planilla de dos martilleros que muestra direccionamientos en el mecanismo de selección de auxiliares
Maia Jastreblansky
(0)
20 de septiembre de 2017  

La causa que pesquisa los sorteos judiciales navega una nueva línea de investigación. El caso a cargo de la jueza María Servini, que indaga si existen irregularidades en el sistema informático que asigna los casos a los juzgados, incorporó la prueba de dos martilleros que aseguran que también existen arbitrariedades en la selección de los auxiliares de la Justicia.

El año pasado, por una denuncia de Elisa Carrió, Servini puso bajo la lupa al sistema Lex 100 que, mediante un algoritmo, determina qué juez queda a cargo de las denuncias que llegan a Comodoro Py y al resto de los fueros. Por cuerda separada, la magistrada recibió la denuncia penal de dos martilleros que afirman que los profesionales que intervienen en las tasaciones y subastas judiciales no son elegidos por sorteos aleatorios, sino que hay direccionamientos.

Como ambos expedientes apuntan al mismo sistema operativo, Servini decidió unificarlos bajo una misma causa y, días atrás, incorporó al caso una prueba clave aportada por los martilleros. Se trata de una planilla con el historial de todos los sorteos de auxiliares de Justicia realizados en los últimos tres años y medio, donde quedarían evidenciadas las inequidades.

Para probar su tesis, los profesionales realizaron un seguimiento minucioso y continuo: si bien los datos de los sorteos son públicos, sólo están disponibles los registros de los últimos 15 días.

El juzgado de Servini requirió que los denunciantes entreguen el material en crudo, para evaluar esos registros de manera objetiva y decidir los pasos a seguir en esta causa de alto voltaje para los tribunales. Hasta ahora la investigación encontró vulnerabilidades en el sistema informático. Pero eso no prueba que existe una "mano" que pueda digitar los sorteos.

LA NACION accedió a la planilla de Excel confeccionada por los martilleros. En el padrón hay inscriptos unos 850 profesionales. Esos datos muestran que sólo un profesional salió sorteado diez veces, tres salieron en nueve oportunidades, cuatro martilleros tuvieron ocho sorteos y 36 salieron siete veces. La frecuencia más habitual son cinco sorteos por martillero. En varios casos, un mismo profesional salió varias veces en el lapso de un mes.

"No es sólo un tema de cantidad, sino de calidad. Sólo un grupo se lleva los peces gordos de los remates", señaló Roberto Efrain Cereijo, uno de los denunciantes. Su colega, Ricardo Sánchez, aseguró que en el pasado, lo "borraron" del padrón. Ambos están recibiendo asistencia jurídica de Poder Ciudadano, que los acompaña en su recorrido judicial.

A fines del año pasado, Servini allanó el centro de datos del Poder Judicial en un operativo respaldado por personal de la AFIP con experiencia en la materia. Luego se recabaron testimonios del personal de la Dirección General de Tecnología. Tras esas pesquisas, los expertos realizaron un informe en el que listaron una serie de vulnerabilidades en el Lex 100. El diagnóstico fue lapidario y Servini lo compartió con el Consejo de la Magistratura y la Corte Suprema. Entre otros puntos, los especialistas señalaron que varias personas utilizaban un mismo usuario para ingresar al sistema de sorteos y que se implementaron contraseñas de baja complejidad, "pjn123" en muchos casos. La aplicación, que fue contratada tras una licitación, "carecía de información vital como el código fuente" y "faltaban políticas de manejo de información crítica".

Los testigos, en tanto, manifestaron que los usuarios administradores, de forma previa, tenían a la vista los valores que se utilizan para determinar las "bolillas" con los juzgados que ingresan al sorteo. Señalaron que "el sistema es inestable", más aún en los fueros donde incide la calidad de conexión.

En su informe, Servini también puso en relieve el sorteo de la causa por la muerte de Alberto Nisman, que se efectuó dos veces. Ese procedimiento en particular es investigado en una causa aparte por el juez Claudio Bonadio. Por ahora, todo apunta a un error del sistema y no hay huellas de una adulteración voluntaria, por lo que ni siquiera hay imputados.

Tras el informe de Servini, el Consejo de la Magistratura impulsó una reestructuración de las áreas de Tecnología y Seguridad Informática. Se ordenó hacer tres auditorías: una a la Sigen, otra a la AGN y una tercera a un nuevo cuerpo, la Unidad de Auditoría Informática que depende del Consejo. Los dos últimos organismos están por finalizar su investigación. Según pudo conocer LA NACION, el informe de la AGN se mostrará crítico con el sistema de sorteos. Ahora, la pesquisa de Servini en el caso de los martilleros podría abonar al expediente sobre la asignación de los juzgados. La propia magistrada dijo meses atrás que "el sistema de sorteos informáticos es manejable" y conmocionó a Comodoro Py.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.